Publicado 20/01/2021 07:58CET

Así consigue prosperar la bacteria 'C. diff' en el intestino

Clostridium difficile
Clostridium difficile - UNIVERSIDAD DE MICHIGAN - LABORATORIO HANNA

   MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NC State), en Estados Unidos, ha demostrado que la inflamación causada por la infección por 'Clostridioides difficile' ('C. diff') le da al patógeno una ventaja doble: al crear un ambiente inhóspito para las bacterias competidoras y al proporcionar nutrientes que permiten prosperar, según publican en la revista 'Nature Communications'.

   La 'C. diff' es una bacteria que causa diarrea, a menudo con consecuencias graves o incluso fatales. Como parte de su ciclo de crecimiento, produce dos toxinas que causan inflamación y dañan el revestimiento del intestino.

   "La 'C. diff' prospera cuando no hay otros microbios en el intestino, razón por la cual es más frecuente después de la terapia con antibióticos", explica Casey Theriot, profesor asociado de enfermedades infecciosas en NC State y autor correspondiente de la investigación.

   "Pero cuando coloniza el intestino, también produce dos toxinas grandes, TcdA y TcdB, que causan inflamación --prosigue--. Queríamos saber si estas toxinas que causan inflamación en realidad le dan a la 'C. diff' un beneficio de supervivencia: si el patógeno puede explotar un medio ambiente para prosperar".

   Theriot y el exinvestigador postdoctoral de la NC State Josh Fletcher dirigieron un equipo que estudió dos variedades de 'C. diff', una que producía las toxinas y una cepa genéticamente modificada que no las producía, tanto in vitro como en un modelo de ratón.

   En ambos modelos, la 'C. diff' productora de toxinas se asoció con un aumento de la inflamación y el daño celular. El análisis genético encontró que en un ambiente inflamado expresaba más genes relacionados con el metabolismo de carbohidratos y aminoácidos. Finalmente, los experimentos in vitro demostraron que la 'C. diff' era capaz de utilizar aminoácidos del colágeno para el crecimiento.

   "Las toxinas de la 'C. diff' dañan las células que recubren el intestino --dice Theriot--. Estas células contienen colágeno, que está compuesto de aminoácidos y péptidos. Cuando el colágeno es degradado por toxinas, la 'C. diff' responde activando la expresión de genes que pueden usar estos aminoácidos para el crecimiento".

   Los investigadores también notaron que un ambiente inflamado suprimió la cantidad de otros microbios en el intestino. Entonces, las toxinas juegan un papel doble: al causar inflamación, la 'C. diff' elimina la competencia por los recursos y crea más recursos para su propio crecimiento.

   "Siempre me pareció interesante que la 'C. diff' cause una inflamación tan intensa --admite Fletcher--. Nuestra investigación muestra que esta inflamación puede contribuir a la persistencia de la 'C. diff' en el ambiente intestinal, prolongando la infección".