Una atención sanitaria desde la infancia reduce el número de patologías típicas de esta etapa

Publicado 20/08/2019 12:54:13CET
Un diagnóstico precoz de las cardiopatías puede reducir la muerte súbita en un 9
Un diagnóstico precoz de las cardiopatías puede reducir la muerte súbita en un 9 - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MANDICJOVAN - Archivo

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un diagnóstico temprano de las cardiopatías, una de las principales causas de fallecimiento en jóvenes deportistas, puede prevenir la muerte súbita hasta en un 98 por ciento de los casos, según ha destacado el doctor Fernando Villagrá, jefe de la Unidad de Cardiopatías Congénitas (UCC) del Hospital Universitario HM Montepríncipe (Madrid), quien ha recomendado realizar una consulta preventiva a partir de los 8 años de edad.

Por su parte, las cardiopatías congénitas se dan en aproximadamente el 1 por ciento de los recién nacidos. Solamente en España se operan 2.000 casos anuales, "muchos de ellos diagnosticados en el útero y tratados desde el nacimiento". Así, el experto ha explicado que el procedimiento convencional suelen ser cirugías resolutivas que aumentan la calidad de vida, aunque existe la posibilidad de necesitar otra intervención en un futuro.

La infancia es una etapa de desarrollo físico y emocional, por lo que es muy común que en ella tengan lugar trastornos que requieren de un diagnóstico precoz y una intervención temprana. Por ello, la doctora Isabel Romero Blanco, coordinadora del Servicio de Pediatría de HM Hospitales en Madrid, ha puesto de relieve la "importancia" de adaptar hábitos saludables en esta etapa.

En este sentido, la doctora Patricia Calvo, en Ginecología y Obstetricia de HM Hospitales, ha hecho hincapié en llevar a las chicas a un especialista durante su primera menstruación o al año de haber mantenido las primeras relaciones sexuales, con el objetivo de evitar futuras patologías como problemas endocrino-metabólicos, alteraciones genéticas, enfermedades de transmisión sexual o trastornos psicológicos como depresión, anorexia o bulimia.

"La primera visita al ginecólogo puede ser una experiencia traumática o educativa y gratificante, y esto va a condicionar la relación médico paciente para siempre", ha explicado la doctora Calvo, quien ha abogado por la sensibilidad del profesional durante el proceso.

Por último, durante esta etapa también pueden tener lugar problemas asociados al desarrollo emocional, afectivo o evolutivo que necesitan una atención temprana. En edades tempranas suele tratarse de trastornos relacionados con el aprendizaje, mientras que durante la adolescencia están vinculados al consumo de sustancias tóxicas, adicciones o trastornos de la alimentación.

Por ello, la doctora Lilia Marinas Navarro, psiquiatra infantojuvenil del Hospital Universitario HM Puerta del Sur (Madrid), ha concluido que una valoración y diagnóstico precoz conllevan un mejor pronóstico y evitan tener que recurrir a fármacos durante los primeros años de vida.