Publicado 27/05/2020 07:55CET

Cambios cerebrales por el Huntington se pueden detectar 24 años antes de los síntomas

Los primeros cambios cerebrales por el Huntington se pueden detectar 24 años ant
Los primeros cambios cerebrales por el Huntington se pueden detectar 24 años ant - FLICKR//M.PEINADO - Archivo

   MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   Los primeros cambios cerebrales debidos a la enfermedad de Huntington se pueden detectar 24 años antes de que aparezcan los síntomas clínicos, según un nuevo estudio dirigido por el University College de Londres(UCL).

   Los investigadores dicen que sus hallazgos, publicados en 'The Lancet Neurology', podrían ayudar con los ensayos clínicos al determinar el momento óptimo para comenzar a tratar la enfermedad. Actualmente no existe una cura para el Huntington, una enfermedad neurodegenerativa hereditaria, pero los avances recientes en terapias genéticas son muy prometedores.

   Los investigadores finalmente desearían tratar a las personas antes de que la mutación genética haya causado un deterioro funcional. Sin embargo, hasta ahora se desconocía cuándo surgen los primeros signos de daño, pero como hay una prueba genética para la susceptibilidad de Huntington, los investigadores tienen una oportunidad única de estudiar la enfermedad antes de que aparezcan los síntomas.

   La profesora Sarah Tabrizi, del Centro de Enfermedades de Huntington de la UCL, del Instituto de Neurología Queen Square del UCL y directora del estudio, explica que, "en última instancia, el objetivo es administrar el medicamento correcto en el momento adecuado para tratar esta enfermedad de manera efectiva. Idealmente, nos gustaría retrasar o prevenir la neurodegeneración mientras la función aún está intacta, dando a los portadores de genes muchos años más de vida sin deterioro", añade.

   "A medida que el campo avanza a pasos agigantados con el desarrollo del fármaco, estos hallazgos brindan nuevas ideas vitales que informan el mejor momento para iniciar los tratamientos en el futuro y representan un avance significativo en nuestra comprensión de los principios de Huntington", continúa.

   El estudio financiado por Wellcome, dirigido por investigadores de UCL en colaboración con colegas de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Iowa, investigó una gran cohorte de portadores de mutaciones de Huntington a una edad mucho más joven que la examinada en detalle anteriormente. Participaron 64 personas con la mutación junto con otras 67 sin la mutación que sirvieron como sujetos de control para la comparación.

   El estudio incluyó las pruebas más extensas de Huntington jamás realizadas, incluidas las pruebas de pensamiento, comportamiento, escáneres cerebrales y proteínas en el líquido cefalorraquídeo.

   Los portadores de mutaciones fueron, en promedio, 24 años antes del inicio de la enfermedad previsto, según su edad y una prueba genética. No mostraron cambios en el pensamiento, el comportamiento o los movimientos involuntarios que se encuentran comúnmente en la enfermedad, y hubo muy poca evidencia de cambios en el escáner cerebral.

   Pero los investigadores detectaron un aumento sutil en el líquido cefalorraquídeo de una proteína neuronal llamada luz de neurofilamento (NfL), que a menudo es el producto del daño de las células nerviosas.

   Poco menos de la mitad (47%) de los portadores de la mutación tenían valores de NfL en su líquido cefalorraquídeo por encima del rango de valores encontrados en el grupo de control, a los 24 años antes de la aparición de la enfermedad, lo que sugiere que los autores han identificado un punto crucial en el que empiezan a producirse los cambios cerebrales. Los valores de NfL se correlacionaron con el tiempo previsto para el inicio de la enfermedad. El hallazgo fue apoyado por el uso de los datos para modelar las trayectorias predichas.

   El coautor del estudio, el doctor Paul Zeun, del Centro de Investigación de Enfermedades de Huntington de UCL, destaca: "Hemos encontrado lo que podrían ser los primeros cambios relacionados con Huntington, en una medida que podría usarse para monitorear y medir la efectividad de futuros tratamientos en portadores de genes sin síntomas".

   Por su parte, el coautor del estudio, la doctora Rachael Scahill, del Centro de Investigación de Enfermedades de Huntington de la UCL, agrega que "otros estudios han encontrado que las deficiencias cognitivas, motoras y neuropsiquiátricas sutiles pueden aparecer entre 10 y 15 años antes del inicio de la enfermedad".

   "Sospechamos que iniciar el tratamiento incluso antes, justo antes de que comience cualquier cambio en el cerebro, podría ser ideal, pero puede haber una compensación compleja entre los beneficios de retrasar la enfermedad en ese punto y cualquier efecto negativo del tratamiento a largo plazo", apunta.

   La enfermedad de Huntington es causada por una única mutación genética conocida, que codifica la producción de la proteína de latintin mutante tóxica que daña lentamente las neuronas en los enfermos de enfermedades. La enfermedad generalmente se desarrolla en la edad adulta y causa movimientos involuntarios anormales, síntomas psiquiátricos y demencia. Los pacientes generalmente mueren dentro de los 20 años posteriores al inicio de los síntomas.

   No existen tratamientos efectivos para frenarlo. El profesor Tabrizi dirigió el primer ensayo de seguridad humana, completado en 2017, de un medicamento desarrollado para reducir los niveles de la proteína huntingtina en el sistema nervioso, que redujo con éxito los niveles de la proteína tóxica de la cazatina en los participantes.

   Ahora es una de las investigadoras principales en un importante ensayo clínico global de fase 3, que prueba la seguridad a largo plazo y la eficacia clínica del medicamento, y si ralentiza la progresión de la enfermedad.