Publicado 23/10/2020 08:07CET

La capacidad matemática es hereditaria

Descubren cómo la variación genética da lugar a diferencias en la capacidad mate
Descubren cómo la variación genética da lugar a diferencias en la capacidad mate - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PESHKOV - Archivo

   MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La variación del ADN en un gen llamado ROBO1 se asocia con diferencias anatómicas tempranas en una región del cerebro que desempeña un papel clave en la representación de cantidades, lo que podría explicar cómo la variabilidad genética podría moldear el rendimiento matemático en los niños, según un estudio en la versión de acceso abierto en la revista 'PLOS Biology'.

   El investigador del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas, Michael Skeide, y sus colegas. Específicamente, los autores encontraron que las variantes genéticas de ROBO1 en niños pequeños están asociadas con el volumen de materia gris en la corteza parietal derecha, que a su vez predice los puntajes de las pruebas matemáticas en segundo grado.

   Se sabe que la capacidad matemática es hereditaria y está relacionada con varios genes que desempeñan un papel en el desarrollo del cerebro. Pero no ha quedado claro cómo los genes relacionados con las matemáticas podrían esculpir el cerebro humano en desarrollo.

   Como resultado, es una pregunta abierta cómo la variación genética podría dar lugar a diferencias en la capacidad matemática. Para abordar esta brecha en el conocimiento, Skeide y sus colaboradores combinaron el genotipado con imágenes cerebrales en niños no escolarizados sin formación matemática.

   Los autores analizaron 18 polimorfismos de un solo nucleótido (SNP), variantes genéticas que afectan a un solo bloque de construcción de ADN, en 10 genes previamente implicados en el rendimiento matemático. Luego examinaron la relación entre estas variantes y el volumen de materia gris (que consiste principalmente en cuerpos de células nerviosas), en todo el cerebro en un total de 178 niños de tres a seis años que se sometieron a imágenes de resonancia magnética.

   Finalmente, identificaron regiones del cerebro cuyos volúmenes de materia gris podrían predecir los puntajes de las pruebas de matemáticas en segundo grado.

   Descubrieron que las variantes en ROBO1, un gen que regula el crecimiento prenatal de la capa más externa de tejido neural en el cerebro, están asociadas con el volumen de materia gris en la corteza parietal derecha, una región clave del cerebro para la representación de cantidades.

   Además, el volumen de materia gris dentro de estas regiones predijo los puntajes de las pruebas de matemáticas de los niños entre los siete y nueve años de edad. Según los autores, los resultados sugieren que la variabilidad genética podría moldear la capacidad matemática al influir en el desarrollo temprano del sistema de procesamiento de cantidades básicas del cerebro.