Los dedos de los pintores de pies son interpretados en el cerebro como las de la mano

Publicado 13/09/2019 9:56:25CET
Demuestran con pintores con los pies que el mapa cerebral cambia según las neces
Demuestran con pintores con los pies que el mapa cerebral cambia según las necesFLICKER/NUTMEG - Archivo

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

Usar los pies como manos genera mapas de los dedos de los pies en el cerebro nunca antes documentados en personas, según un nuevo estudio sobre dos pintores profesionales de pies que publica el University College de Londres en la revista 'Cell Reports'. Estos hallazgos demuestran un ejemplo extremo de cómo el mapa del cuerpo humano puede cambiar en respuesta a las necesidades y las experiencias.

"Para casi todas las personas, cada uno de nuestros dedos de la mano está representado por su propia pequeña sección del cerebro, mientras que no hay distinción entre las áreas del cerebro para cada uno de los dedos de los pies", explica el autor principal del estudio, estudiante de doctorado Daan Wesselink, del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UC y de la Universidad de Oxford.

"Pero en otras especies de primates no humanos, que usan habitualmente los dedos de los pies para tareas diestras como escalar, tanto los dedos de las manos como los de los pies están representados específicamente en sus cerebros. Aquí, hemos encontrado eso en personas que usan los dedos de los pies de manera similar a como la gente usa sus dedos, sus dedos de los pies estaban representados en sus cerebros de una manera nunca antes vista en las personas", explica.

Los dos participantes del estudio se encuentran entre los tres pintores de pies profesionales en el Reino Unido que pintan con pinceles sujetos por los dedos de los pies. También os usan para tareas cotidianas como vestirse, usar cubiertos y mecanografiar y lo que la mayoría de las personas haría con sus dos manos.

Sus experiencias distintivas se extienden más allá del comportamiento. Al no usar habitualmente calzado cerrado, los pintores de pies obtienen experiencias táctiles más complejas en los dedos de los pies. Esto también puede haber afectado el desarrollo cerebral de estos mapas organizados de dedos del pie en el cerebro.

Para el estudio, financiado por Wellcome y la Royal Society, los pintores de pies (así como 21 personas con dos manos que sirvieron como grupo de control) completaron una serie de tareas para evaluar su percepción sensorial y el control motor de los dedos de sus pies.

Luego, los participantes se sometieron a una exploración cerebral mediante resonancia magnética de ultra alta resolución de la corteza somatosensorial del cerebro. Mientras estaba dentro del escáner, un investigador tocó los dedos de los pies de los participantes del estudio, primero buscando actividad en el área del pie del mapa corporal.

En los pintores de pies, secciones específicas del área del pie del cerebro reaccionaron claramente al contacto con sus dedos. Se vieron mapas cerebrales compuestos de dedos individuales para el pie diestro de los artistas, con un patrón similar pero menos pronunciado en el pie que utilizan para estabilizarse. Los controles a las personas del grupo de control mostraban tales mapas. Otros análisis mostraron que los pies de los pintores estaban representados en el cerebro como manos, pero no sucedía con los pies de los participantes de control.

Los investigadores también descubrieron que los dedos de los pies del pintor estaban representados adicionalmente en la parte de su cerebro que de otro modo habría servido a sus manos perdidas. Esto corresponde con otro estudio del mismo laboratorio que descubrió que el área de la mano del cerebro se usa para 'atender' las partes del cuerpo que se usan para compensar la discapacidad, como los labios, los pies o los brazos de las personas que nacieron con una sola mano.

Quizás sorprendentemente, las tareas motoras mostraron que los pintores de pies no eran mejores que los controles para mover un dedo del pie a la vez, pero tenían una mayor percepción sensorial de los dedos de los pies en comparación con los controles.

Peter Longstaff, uno de los pintores de pies que participó en el estudio, dijo que estaba fascinado por saber cómo su cerebro se desarrolló de manera diferente debido a cómo ha usado sus pies. Longstaff, quien dirigió su propia granja de cerdos durante 20 años, recurrió a la pintura de pies en 2002.

"Me ha gustado ayudar a la ciencia a demostrar cómo los pies de la mayoría de las personas no están acostumbrados a su máximo potencial, y espero que los resultados alienten a otras personas a considerar formas poco convencionales de sobrevivir sin el uso de las manos", añade.

Los investigadores dicen que los hallazgos revelan que todas las personas pueden tener una capacidad innata para formar estos mapas ordenados de cada dedo del pie en el cerebro, de forma similar a los nuestros parientes los monos. El cerebro de la mayoría de las personas no se desarrolla como tal, sin embargo, probablemente debido a la falta de experiencia necesaria.

"Los mapas corporales que tenemos en nuestros cerebros no están necesariamente fijos, parece ser así porque son muy consistentes en casi todas las personas, pero eso es solo porque la mayoría de las personas se comportan de manera muy similar", señala la coautora principal, la doctora Harriet Dempsey-Jones, del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UCL.

"Nuestro estudio demuestra un ejemplo extremo de la plasticidad natural del cerebro, ya que puede organizarse de manera diferente en personas con experiencias muy diferentes desde el comienzo de sus vidas", añade el autor principal del estudio, el doctor Tamar Makin, también del Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UCL.

Contador