Publicado 29/04/2020 7:17:59 +02:00CET

Descubren potenciales biomarcadores para el Alzheimer

Encuentran evidencia sólida sobre potenciales biomarcadores para el diagnóstico
Encuentran evidencia sólida sobre potenciales biomarcadores para el diagnóstico - CHRISTINE DANILOFF, MIT - Archivo

   MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los biomarcadores, signos físicos medibles de una afección, podrían ser una forma útil de detectar la enfermedad de Alzheimer y los investigadores han encontrado evidencia sólida de su posible desarrollo, según un nuevo estudio de revisión publicado en la revista 'Annals of Internal Medicine' por investigadores del Sistema de Atención Médica de Minneapolis VA y la Universidad de Minnesota.

   El autor principal del estudio, el doctor Howard Fink, explica que las pruebas precisas ayudarían a planificar la atención y el tratamiento. "Un diagnóstico más preciso de las causas subyacentes de la demencia en pacientes vivos podría ayudar a los pacientes y sus familias a planificar mejor qué esperar en el futuro", explica.

   Si hay disponibles nuevos tratamientos para la demencia, "una identificación más precisa del tipo de demencia puede ayudar a dirigir a los pacientes a estudios de investigación dirigidos a tipos de demencia específicos".

   El Alzheimer generalmente se diagnostica mediante pruebas cognitivas clínicas, que incluyen un historial de cambios cognitivos y funcionales y un examen físico. Estudios anteriores encontraron que la evaluación clínica puede identificar correctamente la enfermedad de Alzheimer alrededor del 80% del tiempo.

   También puede identificar cuándo la demencia no es causada por el Alzheimer el 70% de las veces. Según los investigadores, estas tasas son probablemente más bajas en entornos de atención primaria fuera de los estudios de investigación y al principio del curso de la enfermedad.

   La única forma segura de confirmar el Alzheimer sigue siendo una autopsia del cerebro después de la muerte. Sin embargo, los estudios sugieren que los biomarcadores emergentes eventualmente pueden proporcionar una forma confiable de confirmar la enfermedad en pacientes vivos.

   En el estudio de revisión de biomarcadores, los investigadores revisaron la literatura disponible sobre varias pruebas diferentes diseñadas para detectar cambios en el cerebro asociados con la enfermedad de Alzheimer.

   Concluyeron, según los hallazgos reportados hasta la fecha, que tres pruebas diferentes son altamente precisas para distinguir entre la enfermedad de Alzheimer y otras causas de demencia. Los estudios compararon los diagnósticos de estas pruebas con los resultados de la autopsia después de la muerte para confirmar la presencia o ausencia de Alzheimer.

   La primera prueba es una exploración de PET amiloide (tomografía por emisión de positrones). Las exploraciones PET implican inyectar a los pacientes una sustancia radiactiva y luego medir la radiación emitida. En la PET amiloide, los médicos pueden mapear la acumulación de proteína amiloide. Las placas amiloides en el cerebro son un signo de Alzheimer. En los estudios que usaron PET amiloide, las tasas de diagnóstico fueron superiores al 90% de precisión.

   La próxima prueba que muestra resultados prometedores se llama FDG-PET. Esta prueba utiliza un químico llamado fluorodesoxiglucosa para mapear cómo el cerebro absorbe la glucosa. Los cambios en la captación de glucosa pueden ser un signo de neurodegeneración. En la literatura, la FDG-PET fue precisa para distinguir el Alzheimer de otros tipos de demencia. Podría detectar con precisión la enfermedad aproximadamente el 90% del tiempo.

   Otra prueba que se está estudiando es la MRI (resonancia magnética). Los médicos pueden usar la resonancia magnética para detectar cambios de tamaño en el lóbulo temporal del cerebro. El volumen reducido del hipocampo puede indicar la enfermedad de Alzheimer. La precisión del diagnóstico por resonancia magnética fue superior al 90%.

   Ambos tipos de exploración PET mejoraron el diagnóstico cuando se agregaron a la evaluación clínica. Los estudios que observaron la resonancia magnética no consideraron combinarlo con la evaluación clínica versus la evaluación clínica sola.

   La revisión también encontró otras dos pruebas que fueron moderadamente precisas, pero no tan precisas como las otras tres. Uno es la tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT), que mide la presión del flujo sanguíneo al cerebro como un signo de degeneración. La otra consiste en analizar el líquido cefalorraquídeo en busca de proteínas relacionadas con el Alzheimer.

   Si bien estas pruebas parecen prometedoras para mejorar el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, dicen los investigadores, se necesitan más estudios. La revisión no pudo determinar qué prueba es más efectiva. Los investigadores señalan que, debido a la variación en los métodos y sujetos de los estudios, la precisión de la prueba en un entorno clínico probablemente sea menor. La prueba de biomarcadores también necesita más estandarización para establecer niveles de medición y métodos de prueba.

   El mismo equipo de investigación también realizó otras dos revisiones sobre la enfermedad de Alzheimer. El primero fue sobre la precisión con que las pruebas cognitivas pueden distinguir entre la demencia de Alzheimer y el deterioro cognitivo leve o la cognición normal.

   Encontraron numerosos estudios que muestran que las pruebas son altamente sensibles al Alzheimer versus la cognición normal. Varias evaluaciones independientes parecen ser precisas en esta tarea, incluidas las pruebas de memoria, el Mini examen del estado mental y la Evaluación cognitiva de Montreal.

   La revisión mostró que las pruebas cognitivas son menos capaces de mostrar una diferencia entre el Alzheimer leve y la cognición normal. Los investigadores también encontraron una menor precisión para diferenciar entre el Alzheimer y el deterioro cognitivo leve.

   Casi todos los estudios en la revisión fueron pequeños y pocos compararon diferentes pruebas o combinaciones de pruebas. Esto limitó las conclusiones que podrían extraerse, según los investigadores. Se necesita más estudio sobre el tema, dicen.

   En la revisión de la prueba cognitiva, los investigadores analizaron las pruebas para pacientes en quienes se sospechaba deterioro cognitivo pero que aún no habían sido diagnosticados. La revisión de biomarcadores se centró en pacientes que ya habían sido diagnosticados clínicamente con demencia.

   Otra revisión del equipo analizó los beneficios y los daños del tratamiento farmacológico para la demencia de tipo Alzheimer. Los investigadores encontraron alguna evidencia de que los medicamentos llamados inhibidores de la colinesterasa condujeron a pequeñas mejoras cognitivas, en comparación con el placebo.

   Estas diferencias eran de importancia clínica incierta, según Fink. Los estudios revisados no mostraron mucho efecto del medicamento sobre la función o la impresión clínica global. La impresión clínica global es una clasificación de la gravedad de los síntomas, la respuesta al tratamiento y la efectividad del tratamiento.

   La revisión también analizó la adición del medicamento memantina al tratamiento con inhibidores de la colinesterasa. Algunos estudios mostraron que la memantina mejoró inconscientemente la cognición y la impresión clínica global. Sin embargo, la fuerza de la evidencia fue baja.

   Los resultados llevaron a los investigadores a concluir que "la evidencia era principalmente insuficiente sobre los medicamentos recetados para los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia".

   Los investigadores revisaron además si los suplementos, como los ácidos grasos omega-3, la melatonina y la vitamina B, tenían algún beneficio para la demencia de Alzheimer. Encontraron evidencia insuficiente sobre los efectos de cualquier suplemento para la cognición, la función, la impresión clínica global o los síntomas conductuales y psicológicos de la demencia.