Publicado 12/08/2020 07:55CET

El distanciamiento físico ha evitado 600.000 casos de COVID-19 en EEUU

Un estudio revela que el distanciamiento físico evitó 600.000 casos de COVID-19
Un estudio revela que el distanciamiento físico evitó 600.000 casos de COVID-19 - Vanessa Carvalho/ZUMA Wire/dpa - Archivo

   MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación de médicos del Hospital General de Massachusetts (MGH) ha demostrado que las órdenes de distanciamiento físico emitidas por el gobierno de Estados Unidos al inicio de la pandemia de coronavirus entre el 10 y el 25 del pasado marzo, desaceleraron significativamente la epidemia, lo que llevó a una reducción estimada de más de 600.000 casos de COVID-19 en las tres semanas posteriores, según publican en la revista 'PLOS Medicine'.

   "Muchos han sospechado firmemente que las políticas de distanciamiento físico ayudaron a interrumpir la transmisión del COVID-19 durante los primeros días de la epidemia en Estados Unidos --señala Mark J. Siedner, médico de enfermedades infecciosas en el MGH, profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y coautor de la investigación--. Este estudio agrega evidencia clara para respaldar esas sospechas".

   Según asegura, "los resultados muestran que el momento de las órdenes emitidas por el gobierno se correlacionó fuertemente con las reducciones tanto en los casos como en las muertes. En resumen, estas medidas funcionan, y los legisladores deberían usarlas como una flecha en sus carcaj para superar las epidemias locales en las que no responden a las medidas de contención".

   Los investigadores del MGH, en colaboración con colegas del University College de Londres, la Harvard TH Chan School of Public Health y la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pennsylvania, analizaron datos de los primeros cinco meses de la epidemia de COVID-19 en Estados Unidos.

   Recopilaron datos sobre las órdenes emitidas por el gobierno sobre medidas de distanciamiento físico en todo el estado y compararon los cambios en los casos de COVID-19 y las muertes atribuidas al virus en los estados que implementaron medidas de distanciamiento físico antes y después de su implantación.

   Los resultados muestran que la tasa promedio diaria de crecimiento de casos de COVID-19 comenzó a disminuir aproximadamente un período de incubación (es decir, cuatro días) después de la implementación de las primeras medidas de distanciamiento físico en todo el estado.

   El período de tiempo necesario para que se duplique el número de casos (tiempo de duplicación de la epidemia) aumentó de aproximadamente cuatro días a ocho días en las tres semanas posteriores a la implementación.

   Estos hallazgos son consistentes con otros trabajos publicados recientemente. Lo que es novedoso es que los investigadores encontraron que la tasa promedio diaria de muerte atribuida al COVID-19 también comenzó a disminuir después de la implementación de medidas de distanciamiento físico, que antes de este estudio no habían sido analizadas.

   El estudio analizó una amplia gama de medidas, incluidos cierres de escuelas y negocios, restricciones a las reuniones públicas y órdenes de refugio en el lugar. La mayoría de las combinaciones de estas órdenes parecen tener efectos beneficiosos similares.

   Debido a que los diferentes tipos de medidas de distanciamiento físico generalmente se implementaron en una proximidad temporal cercana entre sí, el equipo de investigación no pudo determinar específicamente qué tipos de medidas de distanciamiento físico fueron más efectivas.

   Los hallazgos del modelo sugieren que las medidas de distanciamiento físico en todo el estado redujeron el número total de casos de COVID-19 reportados en aproximadamente 1.600 casos una semana después de la implementación y, debido al crecimiento exponencial de la propagación, en aproximadamente 621.000 casos tres semanas después de la implementación.

   "Los hallazgos muestran que las medidas de distanciamiento físico desaceleraron el crecimiento de la epidemia de COVID-19 y salvaron vidas, y también les dieron a nuestros líderes de atención médica algo de tiempo para fortalecer su capacidad de aumento para hacer frente a la epidemia", resalta el autor principal Alexander C. Tsai, psiquiatra del MGH y profesor asociado de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard.

   Sin embargo, lamenta que, "desafortunadamente, la respuesta nacional ha abdicado en gran medida de las responsabilidades de planificar una respuesta coordinada, por lo que probablemente podríamos haber hecho más antes. Esto significa que gran parte del tiempo antes de que se implementaran estas medidas locales simplemente se desperdició", asegura.

   Por su parte, Siedner agrega que "este es un caso en el que el éxito pasado no predice el control futuro. El crecimiento de casos de COVID-19 parece tener una tendencia ascendente en muchos estados del país, incluido Massachusetts. Si la contención y las medidas más conservadoras fallan, debemos estar preparados para esfuerzos de reapertura lentos o revertidos --advierte--. Hasta que una vacuna esté disponible y se implemente ampliamente de manera equitativa, tenemos pocas opciones más. Afortunadamente, nuestros datos muestran que estas medidas funcionan, si tenemos los medios para usarlas".