Publicado 10/06/2020 07:26CET

Enfermedad de Crohn, las complicaciones pueden prevenirse en los jóvenes

Las complicaciones graves de la enfermedad de Crohn pueden prevenirse en los jóv
Las complicaciones graves de la enfermedad de Crohn pueden prevenirse en los jóv - HEY PAUL STUDIOS - Archivo

   MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio reciente sugiere que para los niños y adultos jóvenes que padecen la enfermedad de Crohn, las terapias de ahorro de esteroides pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar una complicación grave y común de la enfermedad inflamatoria intestinal.

   Aproximadamente una de cada tres personas con enfermedad de Crohn desarrolla lo que se conoce como fístula perianal, que puede ser dolorosa, difícil de tratar y puede volverse debilitante, y son mucho más comunes en los niños.

   Estas fístulas son causadas por una inflamación severa en el tracto digestivo que se extiende tan profundamente que crea una abertura anormal a través de la pared del intestino en el área del recto y se conecta a otros tejidos vecinos del cuerpo o la piel.

   Pero los niños y adultos jóvenes con enfermedad de Crohn que usaron terapias de ahorro de esteroides tenían casi un 60% menos de probabilidades de desarrollar fístulas perianales que aquellos que no lo hicieron, según publican los investigadores en la revista 'JAMA Network Open'.

   Y si desarrollaron una fístula, las personas tratadas previamente con tales terapias tenían un 55% menos de probabilidades de someterse a una cirugía para crear una ostomía, un dispositivo médico que desvía las heces a una ostomía o bolsa.

   "Las fístulas perianales tienen un efecto devastador en la calidad de vida de las personas con la enfermedad de Crohn", dice el autor principal Jeremy Adler, gastroenterólogo pediátrico e investigador del Michigan Medicine C.S. Mott Children's Hospital y del Centro de Evaluación e Investigación de la Salud Infantil Susan B. Meister (CHEAR).

   "La mayor parte de la investigación hasta ahora se ha centrado en el tratamiento de las fístulas una vez que ocurren, pero descubrimos que una terapia efectiva con anticipación puede reducir significativamente el riesgo de desarrollarlas en primer lugar --asegura--. Hasta ahora, ha habido pocos datos que llevasen a estrategias destinadas a prevenir las fístulas perianales".

   Adler y sus colegas analizaron datos nacionales entre 2.214 personas con seguro privado de 5 a 24 años con enfermedad de Crohn entre 2001 y 2016. El 56% de los pacientes, o 1.242, iniciaron una terapia ahorradora de esteroides, como azatioprina, metotrexato y / o infliximab, antes de desarrollar fístulas perianales. En general, el 20% de los participantes en el estudio desarrollaron fístulas perianales dentro de los dos años posteriores al diagnóstico, con menos frecuencia en aquellos tratados con terapias ahorradoras de esteroides.

   La afección puede causar inflamación intestinal destructiva, que a menudo se canaliza hacia las capas de tejido intestinal afectado y puede crear fístulas que penetran a través de la pared intestinal.

   Las fístulas proporcionan un camino para que las heces invadan los tejidos y causen complicaciones graves, con el área más común para el desarrollo de fístulas en el área del recto o el ano.

   Alrededor del 70% de los pacientes con fístulas perianales finalmente se someten a cirugía, mientras que el 8-19% de los pacientes finalmente requieren ostomía de derivación permanente. Las fístulas pueden causar molestias extremas, drenaje anormal de moco e incontinencia fecal.

   "A pesar de las mejoras en las terapias médicas, estas fístulas siguen siendo difíciles de tratar y comúnmente se repiten. Incluso después de la cirugía, muchos pacientes solo experimentan un alivio temporal --reconoce Adler--. Los tratamientos efectivos podrían potencialmente tener un papel importante en la prevención de las fístulas perianales y mejorar los resultados para los pacientes".

   Las fístulas también aparecen con mayor frecuencia entre los niños que desarrollan la enfermedad de Crohn en comparación con los que experimentan la enfermedad por primera vez en la edad adulta.

   "Por razones que no se comprenden bien, la enfermedad de Crohn a menudo tiende a ser más agresiva cuando se desarrolla durante la infancia --recuerda Adler--. Los niños tienen casi el doble de probabilidades de desarrollar fístulas perianales que los adultos. Esto puede ser realmente difícil para las familias. Y especialmente para adolescentes y adultos jóvenes, estas complicaciones pueden aumentar el riesgo de una imagen corporal negativa".

   Los fármacos inmunosupresores de ahorro de esteroides se han utilizado durante décadas y pueden ser efectivas en la curación de las fístulas, aunque a menudo se repiten y comúnmente requieren cirugía.

   Pero el estudio encontró que estos medicamentos también se asociaron significativamente con una reducción de las complicaciones y el desarrollo de la fístula perianal, y pueden reducir la gravedad de las fístulas en quienes sí las desarrollan.

   La nueva investigación sigue a otro estudio reciente de Adler y colegas de 248 pacientes pediátricos en Michigan Medicine que mostró resultados similares. Los hallazgos, publicados en 'Clinical Gastroenterology and Hepatology', también sugieren que los afroamericanos y los asiáticos pueden tener un mayor riesgo de desarrollar fístulas perianales.

   Si bien las pautas de las sociedades médicas recomiendan la terapia ahorradora de esteroides para tratar la enfermedad de Crohn, los datos nacionales muestran que casi la mitad de los pacientes no los están usando. Las posibles barreras pueden incluir el costo y la cobertura del seguro, o la falta de claridad sobre la seguridad de los medicamentos y los efectos secundarios, dice Adler.

   "Necesitamos abogar por un uso más amplio de medicamentos que se sabe que son efectivos para tratar y controlar la enfermedad de Crohn y que pueden ayudar a prevenir complicaciones de por vida para pacientes jóvenes", dice.

   "Nuestra investigación respalda los esfuerzos para proporcionar la terapia más conocida lo antes posible para mejorar las posibilidades de alterar el curso de la enfermedad y prevenir complicaciones --continúa--. Esto puede marcar una gran diferencia en la calidad de vida de los niños y adultos jóvenes diagnosticados con esta grave enfermedad crónica".