Publicado 01/03/2021 07:57CET

La 'epidemia silenciosa de dolor' deja en apuros a los profesionales de la atención al duelo

Archivo - Mujeres llorando, pena, tristeza, depresión, duelo, llorar
Archivo - Mujeres llorando, pena, tristeza, depresión, duelo, llorar - BEN WHITE - Archivo

   MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Se han producido cambios importantes en la atención al duelo durante la pandemia de COVID-19, en medio de una avalancha de demanda de ayuda de personas en duelo, según una nueva investigación de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido. El primer estudio importante de los cambios relacionados con la pandemia en la atención al duelo descubrió que el cambio al trabajo a distancia ha ayudado a que algunos servicios se extiendan, pero muchos profesionales sienten que no tienen la capacidad para satisfacer las necesidades de las personas.

   Se estima que por cada muerte, nueve personas se ven afectadas por el duelo. La escala del impacto de la pandemia de COVID-19 en los afligidos ahora se está haciendo evidente, ya sea que la muerte fue por COVID o por otras causas.

   Aquellos cuyos seres queridos han muerto con COVID-19 han tenido que hacer frente a una muerte súbita e inesperada, muertes en unidades de cuidados intensivos y ver a sus seres queridos sufrir síntomas graves, como disnea y agitación al final de la vida.

   Las medidas de distanciamiento social han significado visitas restringidas al final de la vida, dejando que algunos mueran solos. La visualización del cuerpo de la persona fallecida y los procedimientos funerarios se han reducido drásticamente, con un gran impacto en las personas en duelo por todas las causas, no solo por el COVID-19. Todos estos factores significan que los riesgos de respuestas de duelo prolongadas y complicadas se han vuelto mayores durante la pandemia.

   En una investigación publicada en 'BMJ Open', los investigadores del Departamento de Salud Pública y Atención Primaria de Cambridge informan los resultados de una encuesta en línea enviada al personal de atención médica y social en agosto de 2020, invitándolos a describir sus experiencias y puntos de vista sobre los cambios en la atención al duelo. Respondieron 805 personas, incluidas las que trabajan en la comunidad, hogares de ancianos, hospitales y centros de cuidados paliativos en el Reino Unido e Irlanda.

   Los servicios enfrentaron desafíos iniciales para adaptarse a las directrices cambiantes del gobierno nacional. Se suspendieron algunos servicios de duelo debido a que el personal fue suspendido o reasignado, en particular los servicios especializados en duelo. El apoyo voluntario en hospitales y hospicios se redujo y algunos servicios vieron aumentadas las listas de espera.

   "Tuvimos un aumento del 600% en las muertes durante un período de 3 semanas. Tratar con la acumulación de apoyo por duelo fue un desafío", resalta un médico de medicina paliativa.

   La atención por duelo recayó en una gama más amplia de miembros del personal, incluidos algunos con experiencia limitada. Algunas personas informaron que los servicios carecían de recursos antes de la pandemia y que la pandemia empeoraría la situación y agregaría nuevas dificultades debido a las complejas reacciones de duelo.

   El cambio más grande ha sido el cambio a métodos remotos para brindar soporte, como teléfono y video, que fue informado por el 90% de los encuestados. Adaptar la atención a los formatos en línea o telefónicos fue particularmente desafiante, con un acceso limitado al equipo necesario y una capacitación limitada del personal en su uso.

   El paso al soporte remoto ha sido un arma de doble filo. Por un lado, aumentó algunas oportunidades de apoyo al duelo. Los servicios que brindan apoyo a niños y jóvenes a veces informaron que estos grupos eran más receptivos al apoyo en línea y los hospicios, y los equipos hospitalarios informaron que ampliaron el acceso a su apoyo en duelo. Sin embargo, los practicantes describieron el trabajo remoto como "agotador" y difícil de manejar, junto con sus propias tensiones emocionales durante la pandemia.

   Algunos practicantes temían verse abrumados por la demanda: "Realmente solo estamos viendo a aquellos que han estado en duelo en enero / febrero hasta ahora, por lo que puede haber muchos más por venir", señala un coordinador del servicio de escucha comunitaria.

   Se informa de que los cambios en los servicios habían interrumpido la capacidad de ofrecer apoyo emocional: "Se ha sentido como si estuviéramos tratando con ellos con el brazo extendido mientras que estaríamos allí para tomar sus manos, darles un abrazo cuando sea necesario", explica un médico de medicina paliativa.

   Muchos encuestados expresaron serias preocupaciones sobre los impactos a largo plazo en las personas en duelo, y destacaron la incapacidad o las restricciones para estar con el paciente moribundo como un impacto profundo en el duelo.

   "A muchas personas que murieron se les negó la oportunidad de morir en su lugar preferido de atención / lugar preferido de muerte y murieron en entornos subóptimos para recibir su atención en los últimos días", añade un médico de cabecera.

   Si bien las personas en duelo por COVID-19 y condiciones no relacionadas con COVID se vieron igualmente afectadas por las restricciones, se informaron desafíos específicos relacionados con COVID-19. Algunos encuestados describieron el enojo de los familiares por tener COVID-19 en el certificado de defunción.

   Una enfermera de enlace especialista en duelo apunta que la enfermedad "parecía tener un 'estigma' para algunos". Se pensaba que este sentido de estigma exacerbaba los sentimientos de las personas de no haber podido proteger a su familiar del COVID-19.

   Se plantearon preocupaciones sobre una gran "cohorte invisible de personas" que pueden no tener acceso al apoyo o para quienes el apoyo será restringido, lo que generará una mayor necesidad insatisfecha. "Puede haber una epidemia silenciosa de duelo que aún no hemos detectado", advierte un médico de medicina paliativa.

   La doctora Caroline Pearce, investigadora principal, señala que "la atención al duelo ha experimentado importantes cambios tanto en los centros de agudos como en los comunitarios, afectando a las personas en duelo, a los médicos, a los trabajadores de apoyo y al sistema de atención sanitaria y social en general".

   El aumento de la necesidad de atención al duelo ha supuesto un reto para los profesionales, que han asumido nuevas responsabilidades y competencias y han pasado a trabajar a distancia y por medios electrónicos --prosigue--. El aumento de la posibilidad de respuestas de duelo prolongadas y complicadas entre los afligidos durante este período es particularmente preocupante".

   Por su parte, Andy Langford, director clínico del CRUSE Bereavement Care, agrega que "hablar sobre el duelo sigue siendo un área de malestar público, y es importante que los profesionales alienten a las personas en duelo a ver el duelo como una razón 'válida' para buscar ayuda en los servicios de salud y comunitarios, como así como de aquellos en quienes confían en sus comunidades. Fue alentador que muchos encuestados informaran sobre el desarrollo de servicios nuevos y ampliados, pero es imperativo que estos sean sostenibles a largo plazo. La necesidad no va a desaparecer", asegura.