Publicado 10/02/2021 07:58CET

Estudian enfermedades crónicas para mejorar el tratamiento del COVID-19

RECTORADO UNIVERSIDAD COMPLUTENSE - Archivo

   MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación ha examinado hallazgos previos en el campo de la neuroinmunología que sugieren posibles estrategias de tratamiento para pacientes que sufren síntomas a largo plazo de COVID-19, según publican en la revista 'Oxford Open Immunology'.

   Aunque inicialmente se creía que el COVID-19 era una enfermedad a corto plazo, que duraba entre una y tres semanas, está claro que una cantidad sustancial de pacientes experimentarán síntomas más allá de eso, y algunos pacientes sufrirán problemas de salud durante más de 12 semanas. De hecho, para los pacientes que fueron inicialmente hospitalizados, más del 80% informó al menos un síntoma que persistió más allá del primer mes.

   Los síntomas del COVID prolongado pueden variar ampliamente, como tos, fiebre baja, fatiga, dolor de pecho, dificultad para respirar, dolores de cabeza, dificultades cognitivas, dolor y debilidad muscular, malestar gastrointestinal, erupciones cutáneas, trastornos metabólicos, depresión y otras afecciones de salud mental.

   En el contexto de otros trastornos y síndromes, estos síntomas parecen tener un fuerte vínculo con un desafío al sistema inmunológico. Incluso las infecciones leves y la inflamación de bajo grado pueden causar depresión o fatiga persistente.

   Como se han propuesto varias causas para explicar la persistencia de estos síntomas de COVID a largo plazo --desde la presencia de una carga viral baja y persistente y la reinfección, hasta los cambios en la actividad de las células inmunitarias y el daño tisular causado por la infección inicial--, los investigadores han explorado los conocimientos obtenidos en las últimas décadas a partir de varios estudios a gran escala sobre el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, la depresión y otros trastornos de salud mental que muestran anomalías inmunitarias.

   Los investigadores del King's College de Londres argumentan que varias vías posibles podrían ser relevantes para comprender la persistencia del COVID prolongado, como la participación de las células gliales y la permeabilidad de la barrera hematoencefálica.

   También proponen estrategias para controlar los síntomas. Algunos de los síntomas del COVID prolongado, la depresión y otros problemas de salud mental están relacionados con la inflamación crónica de bajo grado. Como tal, las estrategias de tratamiento actuales para pacientes con depresión incluyen medicamentos antiinflamatorios.

   Los factores psicosociales también son muy importantes para regular nuestra activación inmunológica. Los investigadores consideran que las estrategias que abordan el nivel de estrés de un paciente con mayor apoyo social, ejercicio físico y una dieta ajustada también podrían ser útiles para controlar los síntomas a largo plazo relacionados con el COVID-19.

   "Estamos sugiriendo aprovechar lo que hemos aprendido a lo largo de los años sobre cómo se comunican el cerebro y el sistema inmunológico y sobre la contribución del sistema inmunológico al desarrollo de síntomas de COVID prolongado en otras afecciones médicas", explica la autora del estudio, Valeria Mondelli--. Es probable que esto acelere nuestra comprensión de los mecanismos subyacentes al COVID prolongado y la identificación de tratamientos efectivos".