Publicado 12/03/2021 07:54CET

La exposición a contaminantes antes de nacer con mayor riesgo de rinitis alérgica

Archivo - Mano de bebé recién nacido
Archivo - Mano de bebé recién nacido - VERITAS INTERCONTINENTAL - Archivo

   MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La exposición a partículas finas contaminantes del aire (PM2.5) antes y después del nacimiento está relacionada con un mayor riesgo de rinitis alérgica infantil, según una investigación publicada en línea en la revista 'Thorax'. El período de vulnerabilidad puede ser desde el final del embarazo (30 semanas) hasta el primer año de vida, sugieren los hallazgos.

   La rinitis alérgica se define como la inflamación de las membranas que recubren la nariz y típicamente implica uno o más de estornudos, picor, goteo de nariz o nariz tapada. No causa problemas de salud graves, pero sus diversos síntomas, en particular si son intensos, afectan la vida social, el rendimiento escolar y la productividad laboral, dicen los investigadores.

   Varios estudios han vinculado PM2.5 y enfermedades respiratorias alérgicas, pero algunos han descartado dicho vínculo, y si existe una asociación, no está claro cuándo podría ser el período crítico de exposición.

   Para explorar más a fondo estos temas, los investigadores se basaron en datos de la base de datos de salud maternoinfantil de Taiwán, que incluye 147.637 bebés, todos nacidos en Taichung (Taiwán) entre el 1 de enero de 2005 y el 31 de diciembre de 2011, y que luego fueron monitoreados hasta el finales de 2014.

   El análisis final incluyó a 140.911 niños únicos, un tercio de los cuales (47.276) desarrollaron rinitis alérgica, que fue diagnosticada cuando tenían alrededor de 3 años, en promedio.

   Para medir la exposición a PM2.5, los investigadores utilizaron una combinación de lecturas de tendencias de tiempo por satélite, variables meteorológicas y datos de uso de la tierra en Taichung desde la concepción hasta la primera infancia. Las estimaciones de PM2.5 se compararon con las direcciones residenciales de los bebés y se calcularon semanalmente, en base al promedio diario de cada bebé.

   Los niveles semanales promedio de PM2.5 durante el embarazo y los primeros 12 meses después del nacimiento fueron 34.26 microgramos / m3 (rango 4.46-91.13 microgramos / m3) y 33.56 microgramos / m3 (rango 4.46-91.13 microgramos / m3), respectivamente. La rinitis alérgica era más probable que se diagnosticara en los niños y en aquellos cuyas madres tenían alergias.

   Otros factores influyentes incluyeron el nacimiento prematuro, vivir en un hogar relativamente rico y bien educado,y tener una madre que padecía una enfermedad cardíaca, presión arterial alta o preeclampsia o tener una madre que haya fumado durante el embarazo.

   Surgieron asociaciones positivas significativas entre la rinitis alérgica y las exposiciones a PM2.5 por encima de 25 microgramos / m3. Un aumento de 17,98 microgramos / m3 en PM2,5 desde las 30 semanas de embarazo hasta los 12 meses después del nacimiento se asoció significativamente con la rinitis alérgica.

   La asociación entre la exposición posnatal y la rinitis alérgica fue más fuerte que la asociación con la exposición prenatal. El riesgo más alto ocurrió 46 semanas después del nacimiento: las asociaciones entre la rinitis alérgica y la exposición a PM2.5 fueron positivas y significativas a niveles entre 26 y 76 microgramos / m3.

   Cada aumento de 10 microgramos / m3 en PM2.5 se asoció con un 30% más de probabilidades de un diagnóstico de rinitis alérgica, y esto fue significativamente mayor durante el primer año de vida.

   Cuando se estratificó por género, los niños parecían más susceptibles a la exposición a PM2.5 durante el embarazo que las niñas. Pero las niñas eran más susceptibles al efecto de la exposición a PM2.5 durante la infancia.

   Aunque es un estudio observacional hay varias explicaciones posibles para los hallazgos, dicen los investigadores. Estos incluyen que el desarrollo del revestimiento nasal comienza a las 8 semanas de embarazo. En los últimos tres meses de embarazo, la nariz fetal tiene todos los elementos de una nariz funcional, pero solo se vuelve completamente funcional después del nacimiento.

   Por lo tanto, la exposición a PM2.5 al final del embarazo y la primera infancia podría aumentar el riesgo de rinitis alérgica, ya que esta es la etapa crítica del desarrollo de la nariz y los senos nasales, sugieren.

   Se requiere más investigación, reconocen los investigadores, pero concluyen que los hallazgos "proporcionan evidencia adicional de que las exposiciones prenatales y posnatales a PM2.5 están asociadas con el desarrollo posterior de rinitis alérgica. La ventana de tiempo vulnerable puede ser la gestación tardía y el primer año de vida", señalan.

Contador