Publicado 04/03/2021 07:15CET

Hallan detalles del sistema de guía de la defensa inmunológica que podrían conducir a mejores fármacos

Archivo - Fármacos, pastillas
Archivo - Fármacos, pastillas - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

   MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Al principio de una respuesta inmunitaria, una molécula conocida por movilizar las células inmunitarias hacia el torrente sanguíneo, donde se dirigen a los focos de infección, cambia rápidamente de posición, según un nuevo estudio publicado en la revista 'Nature'. Los investigadores afirman que esto amplifica indirectamente el ataque a los microbios extraños o a los propios tejidos del organismo y el hallazgo podría conducir al desarrollo de mejores fármacos contra la inflamación.

   Estudios anteriores habían demostrado que el sistema inmunológico regula la concentración de la molécula, fosfato de esfingosina 1 (S1P), para llevar las células a los lugares correctos. Las células objetivo tienen proteínas en su superficie que son sensibles a los niveles de esta molécula, lo que les permite seguir el "rastro" de la molécula, dicen los investigadores.

   Los gradientes de concentración de S1P, por ejemplo, pueden guiar a las células T inmunitarias para que permanezcan en los ganglios linfáticos, las glándulas conectadas en las que estas células maduran o se muevan hacia los vasos sanguíneos.

   Por primera vez, los investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York mostraron en experimentos con ratones que los niveles de S1P en los ganglios linfáticos aumentan a medida que aumenta la respuesta inmune. Tal activación de las células inmunes puede causar inflamación, hinchazón y / o muerte de las células diana.

   Si bien el trabajo anterior había demostrado que la S1P es producida por células adheridas a los ganglios linfáticos, el nuevo estudio encontró que los monocitos, células inmunes circulantes, también la producían cuando los ratones estaban infectados con un virus. Esto, a su vez, puede influir en la migración de las células T, un conjunto de glóbulos blancos que se expande rápidamente en respuesta a una infección, dicen los autores del estudio.

   Los resultados mostraron que las células T dejaron los ganglios linfáticos del ratón menos de la mitad de rápido cuando los niveles de S1P aumentaron, mientras que la mayoría de las células inmaduras escaparon cuando los niveles de S1P no aumentaron.

   "Nuestra investigación muestra un papel más importante para la esfingosina 1 fosfato en la coordinación de las defensas inmunitarias en respuesta a la infección y la inflamación", resalta la investigadora líder del estudio Audrey Baeyens, becaria postdoctoral en NYU Langone y su Instituto Skirball de Medicina Biomolecular.

   "Si bien se necesitan más pruebas, nuestros hallazgos aumentan la posibilidad de controlar los niveles de S1P para estimular o disminuir la respuesta inmune del cuerpo, según sea necesario", añade.

   Además, los investigadores encontraron que cuando los niveles de S1P en los ganglios linfáticos subían, indicaba a las células T que permanecieran en los ganglios linfáticos. Tales células T "atrapadas", con más tiempo para madurar y armarse completamente en el nódulo, aumentan su toxicidad. Estas células T maduras pueden atacar células infectadas por virus o células sanas como parte de enfermedades autoinmunes.

   De hecho, los medicamentos que bloquean la S1P, evitando que las células inmunitarias abandonen los ganglios linfáticos, se utilizan para frenar la inflamación autoinmune y no deseada relacionada con la enfermedad inflamatoria intestinal, la psoriasis y la esclerosis múltiple, una enfermedad para la que fingolimod (comercializado como 'Gilenya') es una de las pocas aprobadas.

   Los investigadores dicen que sus hallazgos también podrían explicar por qué los pacientes con esclerosis múltiple pueden experimentar una recaída grave de la enfermedad inmediatamente después de suspender el tratamiento con fingolimod, ya que las células T retenidas durante mucho tiempo en los ganglios linfáticos se liberan para atacar los nervios del cuerpo, un rasgo clave de la enfermedad.

   "Ahora que tenemos una mejor comprensión de la inhibición del fosfato de esfingosina 1, podemos trabajar para encontrar nuevos usos para esta clase de medicamentos, quizás manipulando el tiempo que las células T pasan en los ganglios linfáticos", destaca la investigadora principal del estudio, Susan Schwab, profesora asociada en el Departamento de Patología de NYU Langone y Skirball.

   Para el estudio, se midieron los niveles de S1P en ratones criados para desarrollar síntomas de esclerosis múltiple, una enfermedad que involucra una inflamación severa del cerebro y la columna vertebral. También midieron los niveles de S1P en ratones expuestos a material genético viral para imitar la inflamación que ocurre en la infección.

   Schwab dice que a continuación el equipo planea estudiar cómo los diferentes niveles de S1P afectan la maduración de las células T y cómo estos diferentes tiempos de maduración fortalecen o debilitan la respuesta inmune general a la infección.