Halloween: los riesgos de llevar lentillas de colores

Publicado 31/10/2019 12:06:53CET
Ópticos y optometristas alertan del riesgo del uso de las lentillas 'de fantasía
Ópticos y optometristas alertan del riesgo del uso de las lentillas 'de fantasía - CNOO - Archivo

   MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El uso de lentes cosméticas de fantasía no adquiridas en establecimientos sanitarios de óptica y bajo la supervisión de un óptico-optometrista, como bazares o tiendas 'on line', puede poner en riesgo la salud visual, provocando irritación, conjuntivitis, reacciones alérgicas y, en casos más extremos, pérdida de visión, según advierten los especialistas con motivo de la celebración de Halloween.

   Las lentes cosméticas de fantasía se consideran productos sanitarios, por lo que su manipulación y prescripción corresponden obligatoriamente a un profesional sanitario, como es el óptico-optometrista, según alertan desde el el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), ya que estas se deben adaptar de forma individual a cada paciente y al estado de su visión. En este sentido, es necesario evaluar las particularidades de cada ojo para evitar síntomas como la sequedad o incluso el dolor, como consecuencia del material utilizado para la fabricación de la lente.

   Además, en muchas ocasiones, los consumidores no saben cómo usar lentes de contacto, por lo que se basan en tutoriales 'on line'. Por todo ello, tal y como explica la oftalmóloga del Instituto Clínico de Oftalmología (ICQO), Bárbara Berasategui, desconocen que "es un producto sanitario de adaptación individualizada y deben cumplir los mismos requisitos que las lentillas graduadas".

   Por otro lado, como explica el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral, aunque el tamaño de las lentes cosméticas de fantasía se ajustan en la mayoría de los usuarios, es importante que se realice la adaptación por parte de un óptico-optometrista, "ya que hay ocasiones durante el parpadeo en que la parte coloreada se desliza un poco sobre la pupila". Además, la pupila cambia constantemente para adaptarse a las condiciones variables de la luz, "por lo que esta puede ser mayor que la parte central no coloreada de la lente, lo que afecta ligeramente a la visión", ha detallado.

   En este sentido, el uso incorrecto de las lentes de contacto, sin la supervisión de un especialista, puede provocar hipoxia corneal, esto es, un efecto de vacío o de ventosa que se crea al no corresponder la lente con el radio de curvatura en el ojo, impidiendo que entre oxígeno.

   Otro riesgo muy grave, tal y como advierten, es cuando la lente está contaminada. "Hay veces que los usuarios no las limpian bien, o se les caen y las limpian con agua para volver a usarla. Esto es un gran error, ya que se puede producir una queratitis bacteriana que puede degenerar en una ceguera", afirma Berasategui.

   Otro aspecto relevante acerca de estos complementos, que permiten modificar el color y aspecto del iris para ofrecer un resultado lo más realista posible en función del disfraz al que acompañen, es la necesidad de seguir las pautas de mantenimiento e higiene recomendadas por los expertos, necesarias para disminuir el riesgo de lesiones corneales e infecciones oculares.

   En este sentido, los especialistas recomiendan consultar al óptico-optometrista de confianza sobre el uso de estas lentes, aclararlas con el líquido correspondiente, llevar a cabo una estricta higiene y no utilizarla más horas de lo estipulado.

EL MAQUILLAJE

   El maquillaje no adecuado supone otro factor de riesgo visual. De hecho, según los expertos, la mayoría de las infecciones y lesiones oculares son resultado de un uso inadecuado del maquillaje más que de alguno de sus componentes, ya que una manipulación deficiente puede favorecer la proliferación de bacterias y hongos. La clave, en estos casos, es "utilizar cosméticos indicados para el área ocular, no dejar que se cubran de polvo o se manchen, y lavarse las manos antes de maquillarse", aconseja Martínez Moral.

   Así, los expertos hacen hincapié en la importancia de mantener los accesorios de maquillaje limpios para evitar la contaminación de bacterias y hongos peligrosos que puedan provocar una infección ocular, no frotar los párpados con algodón o toallitas desmaquillantes para impedir que los restos de pintura alcancen los ojos y tener cuidado de no acercar el material de las pelucas a los ojos y así evitar irritaciones o que las partículas entren en la zona ocular.