Publicado 13/02/2020 11:17:01CET

Los hombres homosexuales y bisexuales tienen una mayor tasa de cáncer de piel

   MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

   En el estudio más grande sobre las tasas de cáncer de piel entre personas homosexuales, lesbianas o bisexuales, los investigadores del Hospital Brigham and Women's informan de diferencias importantes en la prevalencia del cáncer de piel entre las minorías sexuales, según publican en la revista 'JAMA Dermatology'.

   Así, las tasas de cáncer de piel fueron más altas entre los hombres homosexuales y bisexuales en comparación con los hombres heterosexuales, pero más bajas entre las mujeres bisexuales que las heterosexuales.

   Estos hallazgos, que fueron posibles debido al módulo de orientación sexual e identidad de género (SOGI, por sus siglas en inglés) integrado en un sistema nacional de encuestas en Estados Unidos, tienen implicaciones para la educación del paciente y las iniciativas de alcance comunitario enfocadas en reducir el riesgo de cáncer de piel. También tienen implicaciones para el diseño de futuras encuestas a nivel nacional.

   "Es absolutamente fundamental que preguntemos acerca de la orientación sexual y la identidad de género en las encuestas nacionales de salud; si nunca hacemos la pregunta, nunca sabríamos que existen estas diferencias", advierte el autor correspondiente, Arash Mostaghimi, director de el Servicio de Dermatología para pacientes hospitalizados en el Brigham.

   "Esto ayuda a informar a la nación sobre cómo asignar recursos de salud y cómo capacitar a proveedores y líderes. Cuando observamos las disparidades, puede resultar incómodo, pero debemos seguir haciéndonos estas preguntas para ver si mejoramos o empeoramos al abordarlas --asegura--. Históricamente, este tipo de variación en la salud estaba oculta, pero ahora reconocemos que es clínicamente significativa".

   Mostaghimi y sus colegas aprovecharon los datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS), utilizando datos recopilados de cuestionarios anuales de 2014 a 2018.

   Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos usan los BRFSS para recopilar información sobre los factores de riesgo y los comportamientos entre los adultos. Unos 450.000 adultos son entrevistados por teléfono por el BRFSS cada año. A partir de 2014, se comenzó a utilizar el módulo SOGI para incluir preguntas sobre orientación sexual e identidad de género. Este módulo fue administrado en 37 estados.

   Los investigadores compararon las tasas de cáncer de piel entre los hombres heterosexuales con las tasas de los hombres homosexuales o bisexuales y las tasas entre las mujeres heterosexuales con las mujeres lesbianas o bisexuales.

   Las tasas de cáncer de piel fueron 8,1 por ciento entre los hombres homosexuales y 8,4 por ciento entre los hombres bisexuales, estadísticamente más altas que la tasa de 6,7 por ciento entre los hombres heterosexuales.

   Las tasas de cáncer de piel fueron del 5,9 por ciento entre las mujeres lesbianas y del 6,6 por ciento entre las mujeres heterosexuales, lo que no fue una diferencia estadísticamente significativa. Sin embargo, la tasa de 4,7 por ciento entre las mujeres bisexuales fue estadísticamente significativamente menor que las mujeres heterosexuales.

   Los autores señalan que los datos se basan en diagnósticos de cáncer de piel autoinformados, que no han sido confirmados por un médico. El módulo SOGI también se implementó solo en 37 estados, por lo que puede no ser generalizable a todos los estados norteamericanos.

   La encuesta BRFSS no recopiló información sobre los factores de riesgo de cáncer de piel, como la exposición a los rayos UV, el tipo de piel Fitzpatrick (una medida del color de la piel y la susceptibilidad a las quemaduras solares), el estado del VIH y más. Sin embargo, estudios más pequeños han reportado un mayor uso de camas de bronceado en interiores entre hombres de minorías sexuales, un factor de riesgo conocido para el cáncer de piel.

   Recientemente, los CDC consideraron detener la implementación del módulo SOGI para futuras encuestas BRFSS, una medida que Mostaghimi considera que obstaculizaría los esfuerzos para apoyar a esta población.

   "Esta es la primera vez que hemos podido ver a nivel nacional los datos sobre las tasas de cáncer de piel entre las minorías sexuales. Eliminar SOGI nos impediría estudiar mejor a esta población vulnerable con el tiempo para ver cómo las tasas pueden cambiar de un año a otro", alerta.

   Mostaghimi anuncia que, como siguiente paso, pretenden ponerse en contacto con las comunidades de minorías sexuales para ayudar a identificar la causa de estas diferencias en las tasas de cáncer de piel. WEste es un trabajo que deberá hacerse con cuidado, pero puede ayudar no solo a las minorías sexuales sino a todos", asegura.

Contador