Investigan los microbios intestinales para que los alimentos procesados sean más saludables

Publicado 11/10/2019 11:21:46CET

   MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis arroja luz sobre cómo los microbios intestinales humanos descomponen los alimentos procesados, especialmente los procesos químicos potencialmente dañinos que a menudo se producen durante los procesos modernos de fabricación de alimentos, lo que podría hacer que resultaran más saludables.

Se sabe que comer alimentos procesados como panes, cereales y refrescos está asociado con efectos negativos para la salud, incluida la resistencia a la insulina y la obesidad. Ahora, en un estudio publicado en la revista 'Cell Host & Microbe', los científicos han identificado una cepa bacteriana intestinal humana específica que descompone la fructoselisina química y la convierte en subproductos inofensivos.

   La fructoselisina pertenece a una clase de productos químicos llamados productos de reacción de Maillard, que se forman durante el procesamiento de alimentos. Algunos de estos productos químicos se han relacionado con efectos nocivos para la salud. Estos hallazgos plantean la posibilidad de que sea posible utilizar dicho conocimiento del microbioma intestinal para ayudar a desarrollar alimentos procesados más saludables y nutritivos.

   El estudio se realizó en ratones criados en condiciones estériles, a partir de colecciones conocidas de microbios intestinales humanos y dietas alimentadas con ingredientes alimenticios procesados.

   "Este estudio nos da una visión más profunda de cómo los microbios intestinales metabolizan los componentes de las dietas modernas, incluida la descomposición de los componentes que pueden ser poco saludables para nosotros --explica Jeffrey I. Gordon, profesor universitario y director del Centro Familiar Edison de Ciencias del Genoma y Biología de Sistemas--. Ahora tenemos una manera de identificar estos microbios intestinales humanos y cómo metabolizan los químicos alimenticios nocivos en subproductos inocuos".

   Las comunidades microbianas del intestino humano ven los alimentos como colecciones de productos químicos. Algunos de estos compuestos químicos tienen efectos beneficiosos en las comunidades de microbios que viven en el intestino, así como en la salud humana.

   Por ejemplo, el trabajo anterior de Gordon ha demostrado que el microbioma intestinal desempeña un papel vital en el desarrollo temprano de un bebé, con microbios intestinales sanos que contribuyen al crecimiento saludable, la función inmune y el desarrollo óseo y cerebral. Pero el procesamiento moderno de alimentos puede generar químicos que pueden ser perjudiciales para la salud.

   Dichos productos químicos se han asociado con la inflamación relacionada con la diabetes y las enfermedades cardíacas. Los investigadores están interesados en comprender las complejas interacciones entre los microbios intestinales humanos y los químicos que comúnmente se consumen como parte de una dieta estadounidense típica.

   En el nuevo estudio, los investigadores mostraron que una bacteria específica llamada 'Collinsella intestinalis' descompone la fructoselisina química en componentes que son inofensivos. "La fructoselisina es común en los alimentos procesados, incluida la leche ultrapasteurizada, la pasta, el chocolate y los cereales --explica Ashley R. Wolf, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Gordon--. Las altas cantidades de fructoselisina y productos químicos similares en la sangre se han relacionado con enfermedades del envejecimiento, como la diabetes y la aterosclerosis".

   Cuando se les alimentó con una dieta que contenía altas cantidades de fructoselisina, los ratones que albergaban 'Collinsella intestinalis 'en sus comunidades microbianas intestinales mostraron un aumento en la abundancia de esta bacteria, así como un aumento en la capacidad de las comunidades microbianas intestinales para descomponer la fructoselisina en subproductos inofensivos. "Esta cepa bacteriana específica prospera en estas circunstancias --destaca--. Y a medida que aumenta en abundancia, la fructoselisina se metaboliza de manera más eficiente".

   "Las nuevas herramientas y el conocimiento adquiridos en este estudio inicial podrían usarse para desarrollar alimentos más saludables y nutritivos, así como para diseñar estrategias potenciales para identificar y aprovechar ciertos tipos de bacterias intestinales que se ha demostrado que procesan químicos potencialmente dañinos en inocuos --prosigue--. La conclusión es que pueden ayudarnos a distinguir entre consumidores cuyas comunidades microbianas intestinales son vulnerables o resistentes a los efectos de ciertos productos introducidos durante el procesamiento de alimentos".

   Al enfatizar la complejidad de esta tarea, Gordon, Wolf y sus colegas también mostraron que los 'primos 'cercanos de la 'Collinsella intestinalis 'no respondían a la fructoselisina de la misma manera. Estos primos bacterianos, cuyos genomas varían un poco, no prosperan en un ambiente rico en fructoselisina. Los investigadores consideran, por tanto, que se requieren estudios futuros antes de que los científicos puedan identificar y aprovechar las capacidades específicas de los microbios individuales para limpiar el conjunto de productos químicos potencialmente nocivos producidos durante algunos tipos de fabricación de alimentos modernos.

Contador