Publicado 22/06/2020 07:17CET

Investigan una vacuna basada en células tumorales para el linfoma de células del manto

Los primeros ensayos clínicos apoyan la vacuna basada en células tumorales para
Los primeros ensayos clínicos apoyan la vacuna basada en células tumorales para - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un ensayo clínico de fase I / II realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, sugiere que las vacunas preparadas a partir de las células tumorales de un paciente pueden evitar que el linfoma de células del manto (LCM) regrese después del tratamiento.

   El estudio, que se publica en el 'Journal of Experimental Medicine' (JEM), revela que las vacunas son una forma segura y efectiva de inducir al sistema inmunitario del cuerpo a atacar cualquier célula tumoral que pueda causar una recaída de la enfermedad.

   El linfoma de células del manto es una forma agresiva de linfoma no Hodgkin en el que los glóbulos blancos conocidos como células B se vuelven cancerosos y forman tumores en los ganglios linfáticos y otras partes del cuerpo.

   La enfermedad generalmente se trata con una combinación de quimioterapia e inmunoterapia, a menudo acompañada de un trasplante de células madre hematopoyéticas para restaurar la capacidad del cuerpo para formar células sanguíneas normales y sanas. Pero el cáncer generalmente regresa, y el tiempo de supervivencia promedio para pacientes con LCM es de 5-7 años.

   Ronald Levy y sus colegas de la Universidad de Stanford desarrollaron previamente una vacuna basada en células tumorales que evita que los linfomas vuelvan a aparecer en ratones. Las células tumorales aisladas de los ratones se cargan con oligonucleótidos CpG, fragmentos cortos de ADN que imitan el ADN bacteriano y pueden provocar una respuesta inmune contra las células cuando se inyectan nuevamente en los ratones.

   "Guiados por estos resultados preclínicos, diseñamos un ensayo clínico de fase I / II ( NCT00490529 ) para evaluar el potencial terapéutico de un enfoque de vacunación similar como un aditivo para el trasplante estándar de células madre para pacientes con LCM", dice Levy.

   En el ensayo, 47 pacientes que habían logrado la remisión mediante inmunoterapia y quimioterapia estándar fueron vacunados con sus propias células tumorales cargadas con CpG. Las células inmunes de los pacientes fueron recolectadas y guardadas mientras los pacientes recibían un trasplante de células madre.

   Finalmente, las células inmunes fueron transferidas nuevamente a los pacientes, quienes luego fueron monitorizados para detectar signos de que su LCM regresara.

   El régimen de vacunación pareció ser seguro, sin causar efectos secundarios más allá de los normalmente asociados con los trasplantes de células madre. Durante el año siguiente, el 89% de los pacientes permanecieron libres de enfermedad residual mínima (MRD), lo que significa que su sangre contenía muy pocas células cancerosas para formar nuevos tumores. "Eso supera las tasas libres de MRD informadas anteriormente para pacientes con LCM", destaca Levy.

   De los pacientes, el 40% formó células inmunes capaces de atacar y matar directamente las células cancerosas. Estos pacientes parecían estar especialmente bien protegidos contra la recaída de la enfermedad, y duraron mucho más sin recurrencia de LCM, incluso si sus tumores contenían mutaciones genéticas asociadas con un mal pronóstico.

   "En general, nuestros datos demuestran que la adición de una vacuna contra el tumor de células enteras activada por CpG seguida de la transferencia adoptiva de células inmunes preparadas para el tratamiento de LCM es factible, segura y puede inducir respuestas inmunitarias asociadas con una clínica superior resultado", asegura Levy.

   Los investigadores ahora están considerando formas de mejorar aún más la respuesta inmune a la vacunación con células tumorales.