Publicado 12/05/2020 8:00:24 +02:00CET

Muestran la conexión entre la ascendencia y la composición molecular del cáncer

Un nuevo estudio muestra la conexión entre la ascendencia y la composición molec
Un nuevo estudio muestra la conexión entre la ascendencia y la composición molec - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio de investigadores de la Red de Análisis del Genoma del Cáncer del NCI, un grupo colaborativo de científicos de Europa, Estados Unidos y Canadá, ofrece en la revista 'Cancer Cell' la visión más completa hasta la fecha sobre el efecto de la ascendencia en la composición molecular de los tejidos normales y cancerosos.

   Las preguntas sobre la impronta genealógica de los tumores han estado sobre la investigación del cáncer desde la finalización del Proyecto del Genoma Humano en 2003, es decir, por ejemplo, saber si el cáncer de hígado es diferente a nivel molecular básico en personas de ascendencia africana que en personas de ascendencia europea o si el cáncer de mama tiene un perfil genético diferente en los asiáticos orientales que los nativos americanos.

   Basándose en datos del Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA) con 10.678 pacientes y 33 tipos de cáncer, los investigadores descubrieron que la ascendencia estaba vinculada a variaciones en cientos de genes, pero que las diferencias más importantes estaban relacionadas con tipos de tejidos específicos.

   "Descubrimos que en pacientes de diferentes ancestros, las características moleculares correspondientes a esas diferencias se limitaban en gran medida a órganos y tipos de tejidos específicos", explica Rameen Beroukhim, doctor de Dana-Farber y el Instituto Broad y el coautor principal del estudio con Andrew Cherniack, líder del grupo en Dana-Farber y el Broad Institute.

    "Esto sugiere que el seguimiento de los efectos moleculares de la ascendencia, tanto en el tejido normal como en el cáncer, debe adoptar un enfoque de tejido por tejido", añade.

   Según su investigación, desde un punto de vista molecular, las personas de ascendencia africana tienden a tener un tipo diferente de cáncer de riñón que las personas de ascendencia europea. La variedad africana está marcada con menos frecuencia por mutaciones que desactivan el gen VHL, estimulando el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos para tumores.

   Además, los cánceres de vejiga en personas de procedencia del este asiático muestran menos signos de una respuesta del sistema inmunitario que los tumores de vejiga en personas de origen europeo.

   En el estudio, los investigadores utilizaron una serie de técnicas moleculares para determinar la ascendencia de los pacientes cuyas muestras de tejido fueron analizadas. Los pacientes fueron clasificados principalmente como descendientes de europeos, asiáticos orientales, africanos, nativos / latinoamericanos o del sur de Asia.

   Los pacientes cuya ascendencia era al menos un 20% mixta se clasificaron como descendientes mezclados. Estos pacientes se subcategorizaron por su ascendencia primaria, como los africanos mezclados, los europeos mezclados, etc. Como grupo, los pacientes tenían 33 tipos de cáncer, 13 de los cuales se dividieron en subtipos.

   TCGA había realizado un análisis profundo del tejido de cada paciente, probando las células cancerosas y normales para una gama de características moleculares. Estas incluyeron mutaciones (secciones de ADN mal copiadas); patrones de metilación del ADN (un proceso que influye en si los genes están activados o desactivados); ARN mensajero (una molécula que lleva una versión transcrita de ADN y es indicativa de actividad genética); y microARN (una forma de ARN que ayuda o dificulta la actividad genética).

   Los investigadores de la Red de Análisis del Genoma del Cáncer del NCI utilizaron estos datos para ver si las diferencias en cualquiera de estas características reflejaban diferencias en la ascendencia.

   "Descubrimos que las diferencias asociadas a la ascendencia abarcaban todas estas características y estaban presentes en cientos de genes diferentes --afirma Cherniack--. Sin embargo, resultó que las diferencias más significativas, las que afectan la forma en que las células funcionan e interactúan con el resto del cuerpo, eran profundamente específicas de los tejidos".

   Aunque la ascendencia afectó las características moleculares en la mayoría de los tipos de cáncer, estos efectos no se compartieron entre los tipos de cáncer. Las diferencias moleculares en los cánceres de pulmón que se pueden rastrear hasta la ascendencia africana, por ejemplo, no se encontraron en los cánceres de seno, pancreático u otros tipos de cáncer.

   Los datos también permitieron a los investigadores preguntarse si las características relacionadas con la ascendencia de las células normales transferidas a las versiones cancerosas de esas células, si las particularidades moleculares de las células pulmonares en personas de extracción europea, por ejemplo, también se encuentran en las células cancerosas del pulmón. tales individuos.

   Así, descubrieron que este era abrumadoramente el caso. "La mayoría de las diferencias en los tejidos normales de las personas con ascendencia específica se recapitulan en cáncer", afirma Beroukhim. Además, la evidencia sugiere que algunas de estas diferencias pueden contribuir al desarrollo de ciertos tipos de cáncer en personas con antecedentes similares.

   Tener acceso a los datos de pacientes de linaje mixto demostró ser un activo, dicen los autores del estudio. Los investigadores realizaron su análisis inicial en pacientes cuya ascendencia era al menos del 80% dentro de uno de los cinco grupos genealógicos. Siguieron esto con un análisis similar de datos de las poblaciones mezcladas.

   "Cuando los resultados de los dos análisis coincidieron, cuando las diferencias moleculares específicas de un grupo ancestral también aparecen en pacientes cuya ascendencia es una combinación de ese grupo y otros, fue una evidencia particularmente fuerte de la validez del hallazgo original", apunta uno de los coautores del estudio, Jian Carrot-Zhang, investigador postdoctoral del grupo Meyerson en Dana-Farber and the Broad.

   La naturaleza integral del estudio reveló algunas de las deficiencias de los esfuerzos anteriores para vincular el origen étnico y la ascendencia a los elementos moleculares de las células. Por un lado, tales estudios tienden a agrupar varios subtipos de cáncer, señala Beroukhim, a pesar del hecho de que ciertos subtipos son más comunes en ciertos ancestros que en otros. Algunas de las técnicas utilizadas para diseccionar características moleculares también pueden haber sesgado los resultados de estudios previos.

   Los investigadores aún tienen que determinar si las diferencias moleculares entre los ancestros son el resultado de factores ambientales o factores genéticos. Sin embargo, identificaron diferencias genéticas entre ancestros que podrían explicar muchos de sus hallazgos.

   "Nuestros hallazgos apuntan a la necesidad de más muestras de diversos ancestros para realizar un análisis de ascendencia verdaderamente completo, especialmente de tejidos normales", comenta Beroukhim. "Este estudio representa un paso importante en esa dirección".

Contador