Publicado 19/01/2021 07:24CET

Nuevo enfoque para aliviar los síntomas de depresión grave

Pensando, triste, depresión
Pensando, triste, depresión - FLICKR/JULIEN HALER - Archivo

   MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La neuromodulación dirigida y adaptada a los síntomas de cada paciente es una forma cada vez más común de corregir los circuitos cerebrales defectuosos en personas con epilepsia o enfermedad de Parkinson. Ahora, científicos del Dolby Family Center for Mood Disorders, de la Universidad de California (UC San Francisco), han demostrado un nuevo enfoque de neuromodulación personalizado que, al menos en un paciente, pudo aliviar los síntomas de la depresión severa resistente al tratamiento en cuestión de minutos.

   "Los intentos anteriores de desarrollar la neuromodulación para la depresión siempre han aplicado la estimulación en el mismo sitio en todos los pacientes, y en un horario regular que no se dirige específicamente al estado patológico del cerebro --recuerda Katherine Scangos, profesora asistente en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento y autora correspondiente del nuevo estudio.--. Sabemos que la depresión afecta a diferentes personas de formas muy diferentes, mapear sitios individualizados para la neuromodulación que coincidan con un paciente".

   En el estudio de caso publicado en la revista 'Nature Medicine', Scangos y sus colegas mapearon los efectos de la estimulación leve de varios sitios del cerebro relacionados con el estado de ánimo en un paciente con depresión severa resistente al tratamiento.

   Descubrieron que la estimulación en diferentes sitios podría aliviar distintos síntomas de la enfermedad cerebral (reduciendo la ansiedad, aumentando los niveles de energía o restaurando el placer en las actividades cotidianas) y, en particular, que los beneficios de los diferentes sitios de estimulación dependían del estado mental del paciente en el tiempo.

   El estudio de prueba de concepto sienta las bases para un importante ensayo clínico de cinco años que Scangos está liderando, llamado ensayo PRESIDIO, que evaluará la efectividad de la neuromodulación personalizada en 12 pacientes con depresión severa resistente al tratamiento.

   "Hemos desarrollado un marco sobre cómo personalizar el tratamiento en un solo individuo, mostrando que los efectos distintivos de estimular diferentes áreas del cerebro son reproducibles, duraderos y dependientes del estado", resalta Andrew Krystaldirector del UCSF Dolby Center y coautor principal del nuevo estudio.

   "Nuestro ensayo será innovador en el sentido de que cada persona en el estudio potencialmente recibirá un tratamiento personalizado diferente, y brindaremos tratamiento solo cuando las firmas cerebrales personalizadas de un estado cerebral deprimido indiquen que se necesita tratamiento", añade.

   La depresión es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes, que afecta a 264 millones de personas en todo el mundo y ocasiona cientos de miles de muertes al año. Pero hasta el 30 por ciento de los pacientes no responden a los tratamientos estándar como la medicación o la psicoterapia. Algunas de estas personas responden positivamente a la terapia electroconvulsiva (TEC), pero el estigma y los efectos secundarios hacen que la TEC sea indeseable para muchos, y uno de cada diez pacientes experimenta pocos beneficios incluso con TEC.

   Una investigación anterior realizada por Edward Chang, coautor principal del nuevo estudio, ha demostrado el potencial del mapeo cerebral para identificar sitios prometedores para la estimulación cerebral que mejore el estado de ánimo. En el nuevo estudio, el equipo de la UCSF demostró el uso de un enfoque de mapeo cerebral similar para identificar sitios de estimulación terapéutica específicos del paciente como la primera fase del ensayo PRESIDIO.

   El equipo utilizó un enfoque mínimamente invasivo llamado estéreo-EEG para colocar 10 cables de electrodos intracraneales en el cerebro del primer paciente inscrito en el ensayo: una mujer de 36 años que ha experimentado múltiples episodios de depresión severa resistente al tratamiento desde la infancia.

   Encontraron que la estimulación de 90 segundos de varios sitios cerebrales diferentes podría producir de manera confiable una variedad de estados emocionales positivos distintivos. Luego, probóaron una estimulación más prolongada (de tres a 10 minutos) de estas tres áreas para intentar un alivio más duradero de los síntomas de depresión del paciente. Para su sorpresa, encontraron que la estimulación de cada uno de los tres sitios mejoraba sus síntomas de diferentes maneras.

   "Lo he intentado literalmente todo, y durante los primeros días estaba un poco preocupada de que esto no fuera a funcionar --recuerda la paciente--. Pero luego, cuando encontraron el lugar correcto, no me había reído de nada durante tal vez cinco años y de repente sentí una genuina sensación de alegría y felicidad, y el mundo pasó de los tonos de gris oscuro a simplemente... una sonrisa".

   "Mientras seguían trabajando, gradualmente miré hacia abajo a la costura que había estado haciendo como una forma de mantener mi mente alejada de los pensamientos negativos y me di cuenta de que disfrutaba haciéndolo, que era un sentimiento que no había sentido en años --recuerda la paciente--. Me sorprendió tan claramente en ese momento que mi depresión no era algo que estuviera haciendo mal o simplemente necesitaba esforzarme más para salir; realmente era un problema en mi cerebro que esta estimulación podía solucionar".

   Los investigadores descubrieron que los efectos de la estimulación se podían adaptar al estado de ánimo del paciente y que los efectos positivos duraban horas, mucho más allá de la ventana de 40 minutos diseñada en el protocolo del estudio. Los síntomas del paciente también mejoraron significativamente en el transcurso del estudio de 10 días, lo que llevó a una remisión temporal que duró 6 semanas.

   "El hecho de que pudiéramos eliminar los síntomas de esta paciente durante horas con solo unos minutos de estimulación dirigida fue notable de ver --destaca Krystal--. Enfatiza que incluso la depresión más severa es una enfermedad del circuito cerebral que puede necesitar un empujón específico para regresar a un estado saludable".

   A su juicio, "adiferencia de los medicamentos antidepresivos, que pueden no tener efecto durante uno a tres meses, probablemente al alterar los circuitos cerebrales de alguna manera que no entendemos, nuestra esperanza es que este enfoque sea eficaz precisamente porque solo requiere una estimulación breve y leve cuando el estado cerebral no deseado que queremos cambiar está presente".

   Cuando los síntomas de la paciente regresaron después de su remisión inicial, los investigadores pasaron a la siguiente fase del ensayo PRESIDIO: implantando un dispositivo neuromodulador sensible llamado NeuroPace RNS System, que se usa para el control de convulsiones en pacientes con epilepsia, para detectar patrones característicos de la actividad cerebral que indican que un participante se está moviendo hacia un estado muy deprimido y luego proporciona niveles leves e indetectables de estimulación a una región específica del cerebro para contrarrestar esta caída.

   "Esperamos que al proporcionar una neuromodulación suave durante todo el día se pueda evitar que los pacientes caigan en episodios depresivos prolongados --señala Scangos--. La idea es que manteniendo la actividad del circuito neuronal funcionando a lo largo del camino correcto, las vías que apoyan los procesos patológicos de pensamiento negativo en la depresión pueden desaprenderse".

   El dispositivo le se implantó en junio de 2020 y se activó en agosto, y hasta ahora, la participante del estudio ha informado que sus síntomas, que en los últimos siete años le habían hecho imposible tener un trabajo o incluso conducir, han desapareció casi por completo.