Publicado 29/05/2024 11:29

Padilla asegura que la obligación de Sanidad es comportarse de "manera estricta" con las nuevas formas del tabaco

Archivo - El secretario de Estado de Sanidad, Javier Padilla.
Archivo - El secretario de Estado de Sanidad, Javier Padilla. - MINISTERIO DE SANIDAD - Archivo

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Sanidad, Javier Padilla, ha asegurado que es una obligación del Ministerio comportarse de "manera estricta, ambiciosa y valiente en términos regulatorios" con las nuevas formas del tabaco.

"Necesitamos facilitar las salidas de aquellas personas que ya fuman y necesitamos liberar espacios libres de humo. También tenemos que equiparar la regulación de las nuevas formas del tabaco, de los nuevos productos a la regulación de los ya existentes", ha resaltado Padilla durante la inauguración de la jornada 'Protegiendo a los más jóvenes', que se ha celebrado en el Ministerio de Sanidad este miércoles con motivo del Día Mundial Sin Tabaco.

Durante su intervención, el secretario de Estado de Sanidad ha sido crítico con "el entorno económico e industrial" del tabaco que, según ha asegurado, "se reconfigura de forma constante para poder seguir ampliando sus beneficios y poder impactar de forma clara sobre la salud de la población".

"La misma industria que ha generado un problema no va a ser la que va a ayudar a resolverlo, especialmente en un ámbito en el cual se trata de una industria que no aporta absolutamente nada positivo para la salud de la población. Esa es una cosa de la que tenemos que partir de la misma forma que no confiaríamos en la camorra para resolver el problema de la mafia", ha manifestado Padilla.

En este sentido, Padilla ha señalado que las nuevas formas del tabaco están encaminadas principalmente en su ámbito de publicidad y de promoción a la población más joven. "Aquella población que es muy consciente de que fumar un cigarrillo convencional da auténtico asco", ha añadido.

Por ello, Padilla ha indicado que el Ministerio de Sanidad debe marcarse como reto conseguir que "el tabaco no se vuelva sexy para los jóvenes", por lo que "el objetivo es evitar el comienzo de la adicción al tabaco y a la adicción a fumar de este colectivo".

Contador