Publicado 18/12/2020 07:05CET

Pesadillas frecuentes en pacientes cardíacos, relacionadas con cinco veces mayor ansiedad

Hombre, ansiedad, noche, ventana.
Hombre, ansiedad, noche, ventana. - TALIPOZER/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los pacientes cardíacos con pesadillas semanales tienen cinco veces más probabilidades de sentirse deprimidos o ansiosos e incluso más probabilidades de tener dificultades para dormir en comparación con aquellos sin pesadillas frecuentes, según un estudio publicado en el 'European Journal of Cardiovascular Nursing', una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

   "Los profesionales de la salud deben preguntar a los pacientes si tienen pesadillas como una señal de advertencia de depresión, ansiedad o problemas para dormir --el doctor Takashi Kohno, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Keio, en Tokio (Japón)--. Los trastornos psicológicos y el insomnio están relacionados con el desarrollo y la progresión de enfermedades cardíacas y los sueños perturbadores podrían ser una pista de que los pacientes necesitan esfuerzos de prevención adicionales".

   "Nuestro estudio muestra fuertes asociaciones entre depresión, ansiedad, insomnio y pesadillas en pacientes con enfermedades cardíacas --añade--. Como se trataba de un estudio observacional, no puede determinar la relación causa-efecto, pero puede ser bidireccional. En otras palabras, la depresión, la ansiedad y el insomnio pueden causar pesadillas, y las pesadillas pueden conducir a depresión, ansiedad e insomnio".

   Investigaciones anteriores han demostrado que las pesadillas frecuentes están asociadas con trastornos psicológicos y del sueño en la población general. Este fue el primer estudio que investigó esta relación en pacientes con enfermedades cardíacas. También examinó si los medicamentos para el corazón estaban relacionados con sueños desagradables.

   El estudio incluyó a 1.233 pacientes ingresados con diversas enfermedades cardíacas en el Hospital Universitario de Keio. La edad media fue de 64 años y el 25% eran mujeres. Las pesadillas, el sueño y las características psicológicas se evaluaron con cuestionarios autoinformados y se midieron los trastornos respiratorios del sueño (cuando la respiración se detiene y comienza durante el sueño) utilizando oximetría de pulso nocturna (una medida de los niveles de oxígeno en sangre).

   Casi el 15% de los pacientes tenía al menos una pesadilla por mes y el 3,6% tenía al menos una pesadilla por semana (definida como pesadillas frecuentes). Las mujeres tenían más probabilidades de tener sueños desagradables frecuentes en comparación con los hombres. Alrededor del 45,9% de los pacientes informaron de insomnio, el 18,5% tenía depresión, el 16,9% tenía ansiedad y el 28,0% tenía trastornos respiratorios del sueño.

   Las pesadillas frecuentes no se asociaron con medicamentos para el corazón y trastornos respiratorios del sueño, pero sí con depresión, ansiedad e insomnio. Los pacientes con pesadillas semanales tenían cinco veces más probabilidades de estar deprimidos, cinco veces más probabilidades de estar ansiosos y siete veces más probabilidades de tener insomnio.

   El doctor Kohno añade que "la prevalencia de pesadillas y las pesadillas frecuentes en la población general, informada por otros grupos, es similar a la experiencia de los pacientes cardíacos en nuestro estudio".

   "Demostramos que en las personas con enfermedades cardíacas, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres tener pesadillas persistentes; esto también refleja los hallazgos del público en general --prosigue--. Las fuertes asociaciones entre pesadillas frecuentes, insomnio y trastornos psicológicos que observamos reflejan investigaciones anteriores en personas sanas, lo que sugiere que estas relaciones podrían ser universales independientemente de la presencia de enfermedades cardíacas".

   Concluye que "las pesadillas pueden ser una alerta de problemas psicológicos o del sueño subyacentes que deben abordarse para evitar problemas cardíacos nuevos o que empeoren. Los profesionales de la salud deben incluir una pregunta sobre los malos sueños en sus evaluaciones", reclama.