Retrasar más de 3 días la extracción de la vesícula aumenta el riesgo de complicaciones

Publicado 06/11/2019 11:16:50CET
Retrasar más de 3 días la extracción de la vesícula aumenta el riesgo de complic
Retrasar más de 3 días la extracción de la vesícula aumenta el riesgo de complic - JUNTA DE ANDALUCÍA. - Archivo

   MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Retrasar una operación de extracción de vesícula biliar o colecistectomía necesaria ante una inflamación (colecistitis aguda) durante más de 72 horas después del ingreso en el hospital puede no ser el enfoque más seguro para los pacientes.

   Los cirujanos informan de que este retraso aumenta las probabilidades de complicaciones y reingresos de 30 días, prolonga la hospitalización y puede hacer que los pacientes tengan más probabilidades de necesitar operaciones abiertas, respecto de los pacientes a quienes se opera dentro de las 24 horas posteriores al ingreso, según una investigación presentada en el Congreso Clínico 2019 del Colegio Americano de Cirujanos.

   Las personas que tienen cálculos biliares pueden desarrollar inflamación e infección graves de la vesícula biliar y necesitan extirpación urgente, en uno de los procedimientos quirúrgicos abdominales más comunes.

   "Las personas que tienen un episodio de colecistitis aguda tienen un riesgo muy alto de sufrir otro ataque y la infección podría poner en peligro la vida --explica el coautor del estudio Stanley Z. Trooskin, jefe de servicios quirúrgicos en el Hospital Universitario Robert Wood Johnson--. En nuestro estudio, aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes que se sometieron a una colecistectomía esperaron más de 72 horas para someterse a la operación, por lo que es común retrasar la extracción de la vesícula biliar".

   Como tal, el autor principal del estudio, Michael T. Scott, residente de cirugía en el Hospital Universitario Robert Wood Johnson, investigó la pregunta de si un paciente con enfermedad de la vesícula biliar es admitido el viernes, pueden permitirse esperar hasta el lunes para someterse a una colecistectomía.

   El doctor Scott y sus colegas utilizaron la base de datos del Programa Nacional de Mejora de la Calidad Quirúrgica ACS 2012-2016 ('ACS NSQIP') para identificar a los pacientes que se sometieron a una cirugía laparoscópica (mínimamente invasiva) o se sometieron a cirugía abdominal abierta por colecistitis aguda.

   'ACS NSQIP' es un programa validado a nivel nacional, ajustado al riesgo y basado en los resultados para medir y mejorar la calidad de la atención quirúrgica.

   Para el análisis, los investigadores dividieron casi 50.000 casos en tres grupos. El grupo de referencia consistió en 12.968 pacientes a quienes se les extirparon las vesículas dentro de las 24 horas posteriores al ingreso.

   El segundo grupo incluyó a 26.758 pacientes que fueron enviados a la sala de operaciones entre 24 y 72 horas después del ingreso. Y el tercer grupo consistió en 9.594 pacientes cuya operación se retrasó 72 horas o más después del ingreso.

   Los investigadores ajustaron los factores de confusión como la edad, el índice de masa corporal y la diabetes y luego evaluaron las probabilidades de complicaciones y los reingresos de 30 días. También observaron la duración de la hospitalización.

   Los pacientes que se sometieron a la operación dentro de las 24 horas posteriores al ingreso se fueron a su casa el día después de la operación. Sin embargo, cuando el procedimiento se retrasó 72 horas o más, la duración total de la estancia hospitalaria aumentó a aproximadamente cinco días.

   "Nuestro estudio muestra que potencialmente el 20 por ciento de los pacientes tendrían una estancia más corta si se hubieran sometido a una operación anterior", explica el doctor Trooskin.

   Además, retrasar la operación tres días o más después del ingreso aumentó las posibilidades de tener una operación abierta versus un procedimiento laparoscópico (mínimamente invasivo) en un 28 por ciento.

   Otro hallazgo importante fue que el riesgo de complicaciones aumentó drásticamente cuando se retrasó la operación. En comparación con la operación poco después del ingreso, retrasar la operación 72 horas o más aumentó las probabilidades de sepsis en aproximadamente un 50 por ciento, de embolia de trombo venoso en más de un 80 por ciento y de infección del sitio quirúrgico en un 20 por ciento.

   Además, la readmisión de 30 días fue mayor en las personas que esperaron 72 horas o más para su operación. Las probabilidades de regresar al hospital dentro de un mes aumentaron en un 25 por ciento para esos pacientes.

   Estos datos sugieren que no debe esperar hasta el lunes para hacerse la operación, y que debe hacerse la operación tan pronto como se haga el diagnóstico, concluye el doctor Trooskin.

   "No solo es mejor para la seguridad del paciente, sino que en esta era de conciencia de costos, implica que deberíamos tener disponible la experiencia técnica para hacer las operaciones el fin de semana y llevar al paciente a la sala de operaciones y al hospital como lo antes posible. Además de un mejor resultado para el paciente, también está ahorrando dinero para el sistema de prestación de atención médica", añade.

   El siguiente paso es identificar las razones reales del retraso en la realización de la operación. ¿Es una barrera para el paciente, una barrera de instalaciones/equipos o no tener un equipo calificado disponible que pueda realizar la operación más rápidamente? La investigación futura responderá a esta pregunta, asegura el doctor.