Salud.-La comparación cruzada virtual mejora la calidad de vida de los pacientes con trasplante renal

Publicado 04/02/2020 11:21:07CET
La comparación cruzada virtual mejora la calidad de vida de los pacientes con tr
La comparación cruzada virtual mejora la calidad de vida de los pacientes con tr - HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO - Archivo

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

La comparación cruzada de anticuerpos virtuales es una forma segura y eficiente de seleccionar receptores de trasplante de riñón, según ha concluido la división de cirugía de trasplantes de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur (MUSC), tras dos años implementando este proceso, lo que les ha llevado a demostrar que la técnica era tan precisa y sensible como la prueba cruzada física, el estándar actual, y mucho más rápido.

La comparación cruzada virtual redujo el tiempo que los riñones se mantuvieron en hielo mientras esperaban la identificación de un receptor adecuado, mejoró la programación para los cirujanos y el personal de la sala de operaciones, y alivió el estrés emocional y logístico en los pacientes que son llamados al hospital para ser enviados a casa horas más tarde después de que se identificara un receptor más adecuado.

El estudio del proceso y sus efectos sobre los resultados de la práctica clínica y quirúrgica ha sido publicado el sitio web del 'Journal of the American College of Surgeons antes de la publicación impresa'.

Desde 1969, se han utilizado pruebas cruzadas físicas para determinar si los sistemas inmunes de un donante de órganos y un receptor previsto eran compatibles. La sangre del donante y el receptor se mezclan en un tubo de ensayo. Si una coincidencia es incompatible, las células sanguíneas receptoras atacan y destruyen las células donantes.

En cambio, la comparación cruzada virtual aplica el suero del receptor a microperlas que detectan señales de los anticuerpos del donante utilizando un dispositivo especializado para encontrar anticuerpos que puedan reaccionar. El proceso no revela una reacción real entre las células donantes y receptoras sino que pronostica si ocurriría tal reacción.

Una prueba cruzada física es muy sensible, pero consume un tiempo valioso. Los ganglios linfáticos del donante se envían al centro de trasplante, las células se mezclan con suero del posible receptor, y los cirujanos, el receptor y el centro de trasplante deben esperar seis horas para saber si hay una reacción de anticuerpos antes de programar la operación.

Debido a la preocupación por la incompatibilidad potencial del sistema inmune, los centros de trasplante suelen llamar a tres posibles receptores por cada órgano donado.

"Pedimos a tres pacientes que son los siguientes en la lista de trasplantes que vengan al hospital por si hay problemas de incompatibilidad. Piensa en el tiempo, el esfuerzo y el estrés que le lleva a un paciente. No es raro que se llame a un paciente dos, tres o cuatro veces antes de que realmente siga adelante con el trasplante", señala David J. Taber, coautor del estudio y profesor asociado de cirugía en la división de cirugía de trasplantes del MUSC.

La demora prolonga el tiempo que un órgano donado se mantiene en hielo, llamado tiempo de isquemia fría. "Es deseable minimizar la cantidad de tiempo que un órgano está en hielo porque cuanto más tiempo está fuera del cuerpo, menor calidad se vuelve. Después de una tiempo de isquemia fría prolongada existe la posibilidad de que el órgano no funcione de inmediato, llamado función de injerto tardío, lo que lleva a malos resultados a largo plazo", advierte Vinayak S. Rohan, autor principal del estudio y profesor asistente de cirugía en la división de cirugía de trasplante en MUSC.

Los retrasos son particularmente problemáticos desde que se revisó el Sistema de asignación de riñones en 2014 y ahora permite los trasplantes a pacientes altamente sensibilizados.

El estudio es una comparación antes y después de los resultados de los pacientes dos años después de que el equipo de cirugía de trasplante implementara una comparación cruzada virtual. De 825 pacientes que recibieron un trasplante de riñón entre 2014 y 2018, 505 se sometieron a cirugía antes y 227 después de que se instituyera una prueba cruzada virtual.

Las medidas estándar de calidad clínica fueron las mismas en ambos grupos. La incidencia de la función tardía del injerto fue del 19 por ciento antes y del 17 por ciento después de la implementación. El fallo del injerto dentro de un año fue 4 por ciento antes y 3 por ciento después. La mortalidad dentro de un año fue del 2 por ciento antes y del 1 por ciento después.

El tiempo de isquemia fría para los órganos donantes de larga distancia disminuyó en 2,4 horas, y la función de injerto retrasado disminuyó en un 26 por ciento. Es importante destacar que, a pesar de una población altamente sensibilizada, no hubo rechazos hiperagudos.

"El rechazo hiperagudo es un evento extremadamente raro pero catastrófico cuando un órgano rechaza mientras el cirujano está operando. Con segmentos considerables de pacientes que ya estaban altamente sensibilizados, hubo tasas similares de supervivencia del injerto, supervivencia del paciente y supervivencia del injerto renal, lo que confirma a un nivel de resultados del paciente en el que podemos emplear pruebas cruzadas virtuales sin inducir ningún daño potencial o riesgo para el paciente", señala el doctor Taber.

"Debido a que no necesitamos realizar pruebas cruzadas físicas para la mayoría de los pacientes, también podemos mejorar la calidad de vida de los cirujanos al poder programar la operación incluso antes de que llegue un órgano", añade el doctor Rohan.

"Esta técnica también reduce el tiempo y el dinero gastado en hacer que los pacientes de respaldo viajen y esperen en el hospital. Emocionalmente, este enfoque ayuda mucho a los pacientes", prosigue el doctor Taber.

Contador