Publicado 13/05/2021 07:24CET

Salud.-Desarrollan un dispositivo para el diagnóstico rápido de la gonorrea

Archivo - Pareja desnuda, sexo. Relaciones sexuales.
Archivo - Pareja desnuda, sexo. Relaciones sexuales. - STOCKSNAP/PIXABAY - Archivo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Un equipo dirigido por la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, ha creado un dispositivo portátil de bajo coste y una aplicación para teléfonos móviles que permite diagnosticar la gonorrea en menos de 15 minutos y determinar si una cepa concreta responde a los antibióticos de primera línea, según publican en la revista 'Science Translational Medicine'.

El dispositivo mejora las pruebas tradicionales de los laboratorios y clínicas de los hospitales, que suelen tardar hasta una semana en dar resultados, tiempo durante el cual los pacientes pueden propagar sus infecciones sin saberlo.

"Nuestra plataforma de pruebas portátil y barata puede cambiar las reglas del juego en lo que respecta al diagnóstico y el tratamiento rápido de las infecciones de transmisión sexual", afirma el director del equipo, Tza-Huei Wang, profesor de ingeniería mecánica e investigador principal del Instituto de NanoBioTecnología de la Escuela de Ingeniería Whiting de la Universidad Johns Hopkins.

Según destaca, "garantiza que los pacientes sean diagnosticados en el momento, y el tratamiento puede comenzar inmediatamente, mejorando los resultados clínicos. Esto será especialmente valioso en entornos de bajos recursos, donde los laboratorios bien equipados no siempre están disponibles para todos los pacientes", añade.

Más de 87 millones de personas en todo el mundo están infectadas por la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual potencialmente devastadora con una resistencia cada vez mayor a los antibióticos. Los expertos afirman que identificar y tratar rápidamente a los infectados es la única manera de evitar la espiral de casos y el aumento de las cepas resistentes a los antibióticos.

Denominado 'PROMPT' (de portable, rapid, on-cartridge, magnetofluidic purification and testing platform), el dispositivo del equipo de Wang funciona con una simple pila de cinco voltios e incluye cartuchos termoplásticos que cuestan unos 2 dólares (1,65 euros).

Las pruebas son sencillas: Un hisopo que contiene el fluido corporal del paciente se mezcla con una solución de partículas magnéticas en un tubo, y una gota de esa mezcla se carga en un cartucho, que se encaja en el dispositivo.

El dispositivo transfiere las partículas magnetizadas a los reactivos del cartucho, que se somete a 40 ciclos de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) antes de mostrar los resultados en la pantalla del teléfono móvil. Las pruebas de PCR permiten a los científicos tomar pequeñas muestras de ADN y amplificarlas para estudiarlas en detalle. Son el estándar de oro para las pruebas de COVID-19, por ejemplo.

Durante las pruebas realizadas en clínicas de salud sexual de Baltimore y Kampala (Uganda), PROMPT detectó correctamente la cepa más común de gonorrea en un 97% de las ocasiones. Tuvo una precisión del 100% a la hora de determinar si la cepa de gonorrea analizada respondería a la ciprofloxacina, un medicamento destinado a las infecciones resistentes a otros antibióticos.

"Nuestra prueba mantiene la misma sensibilidad y especificidad que se utiliza actualmente en los laboratorios de hospitales y clínicas, pero reduce el coste y el tiempo que conlleva --afirma Alex Trick, miembro del equipo y estudiante de posgrado en ingeniería biomédica de la Johns Hopkins--. Queremos que estos diagnósticos estén al alcance de todas las personas que los necesiten, cuando los necesiten".

Wang y su equipo están formando una filial universitaria para trabajar en la aprobación reglamentaria, la fabricación y la distribución. "Esperamos poder entregar estos productos a quienes realmente pueden beneficiarse de ellos en dos o tres años", añade.