Publicado 16/02/2021 07:14CET

Salud.-Desarrollan una nueva cirugía que puede permitir un mejor control de las prótesis

La prótesis de pierna que estimula los nervios mejora el movimiento y la funcionalidad en amputados.
La prótesis de pierna que estimula los nervios mejora el movimiento y la funcionalidad en amputados. - FRANCESCO M. PETRINI - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han inventado un nuevo tipo de cirugía de amputación que puede ayudar a los amputados a controlar mejor sus músculos residuales y localizar su 'miembro fantasma', lo que permite un mejor control de las prótesis, así como en una reducción del dolor en las extremidades, según publican en la revista 'Proceedings of National Academy of Sciences'.

En la mayoría de las amputaciones se cortan los pares de músculos que controlan las articulaciones afectadas, como los codos o los tobillos. Sin embargo, el equipo del MIT ha descubierto que volver a conectar estos pares de músculos, lo que les permite mantener su relación normal de empujar y tirar, ofrece a las personas una retroalimentación sensorial mucho mejor.

"Tanto nuestro estudio como estudios anteriores muestran que cuanto mejor los pacientes puedan mover dinámicamente sus músculos, más control tendrán. Cuanto mejor pueda una persona accionar los músculos que mueven su tobillo fantasma, por ejemplo, mejor será en realidad capaces de usar sus prótesis", explica Shriya Srinivasan, postdoctorado del MIT y autor principal del estudio.

En el estudio, 15 pacientes que recibieron este nuevo tipo de cirugía, conocida como interfaz mioneural agonista-antagonista (IAM), pudieron controlar sus músculos con mayor precisión que los pacientes con amputaciones tradicionales. Los pacientes con IAM también informaron sentir más libertad de movimiento y menos dolor en la extremidad afectada.

"A través de técnicas quirúrgicas y regenerativas que restauran los movimientos musculares agonistas-antagonistas naturales, nuestro estudio muestra que las personas con una amputación de IAM experimentan una mayor amplitud de movimiento de la articulación fantasma, un nivel reducido de dolor y una mayor fidelidad de la capacidad de control de la prótesis", señala Hugh Herr, profesor de artes y ciencias de los medios, jefe del grupo de Biomecatrónica en el Media Lab y autor principal del artículo.

La mayoría de los músculos que controlan el movimiento de las extremidades se producen en pares que se estiran y contraen alternativamente. Un ejemplo de estos pares agonista-antagonista son los bíceps y tríceps. Cuando dobla el codo, el músculo bíceps se contrae, lo que hace que el tríceps se estire, y ese estiramiento envía información sensorial al cerebro.

Durante una amputación convencional de una extremidad, estos movimientos musculares están restringidos, cortando esta retroalimentación sensorial y haciendo que sea mucho más difícil para los amputados sentir dónde están sus prótesis en el espacio o sentir las fuerzas aplicadas a esas extremidades.

"Cuando un músculo se contrae, el otro no tiene su actividad antagonista, por lo que el cerebro recibe señales confusas --explica Srinivasan, exmiembro del grupo de Biomecatrónica que ahora trabaja en el Instituto Koch para la Investigación Integrativa del Cáncer del MIT--. Incluso con prótesis de última generación, las personas están constantemente siguiendo visualmente la prótesis para tratar de calibrar sus cerebros hacia donde se mueve el dispositivo".

Hace unos años, el grupo MIT Biomechatronics inventó y desarrolló científicamente en estudios preclínicos una nueva técnica de amputación que mantiene las relaciones entre esos pares de músculos. En lugar de cortar cada músculo, conectan los dos extremos de los músculos para que aún se comuniquen dinámicamente entre sí dentro del muñón. En un estudio de 2017 con ratas, demostraron que cuando los animales contraían un músculo del par, el otro músculo se estiraba y enviaba información sensorial al cerebro.

Desde estos estudios preclínicos, unas 25 personas se han sometido a la cirugía de IAM en el Hospital Brigham and Women's, realizada por Matthew Carty, científico visitante del Media Lab, quien también es cirujano plástico en el hospital Brigham and Women's.

En el nuevo estudio, los investigadores midieron la precisión de los movimientos musculares en las articulaciones del tobillo y subastragalina de 15 pacientes a los que se les realizaron amputaciones por debajo de la rodilla por IAM.

Estos pacientes tenían dos conjuntos de músculos reconectados durante la amputación: los músculos que controlan el tobillo y los que controlan la articulación subastragalina, que permite que la planta del pie se incline hacia adentro o hacia afuera. El estudio comparó a estos pacientes con siete personas que tenían amputaciones tradicionales por debajo de la rodilla.

Cada paciente fue evaluado mientras estaba acostado con las piernas apoyadas en una almohada de espuma, permitiendo que sus pies se extendieran en el aire. Los pacientes no usaron prótesis durante el estudio. Los investigadores les pidieron que flexionaran las articulaciones del tobillo, tanto la intacta como la "fantasma", en un 25, 50, 75 o 100 por ciento de su rango de movimiento completo.

Los electrodos conectados a cada pierna permitieron a los investigadores medir la actividad de músculos específicos a medida que cada movimiento se realizaba repetidamente.

Los investigadores compararon las señales eléctricas provenientes de los músculos de la extremidad amputada con las de la extremidad intacta y encontraron que para los pacientes con IAM eran muy similares.

También encontraron que los pacientes con amputación de AMI podían controlar los músculos de su extremidad amputada con mucha más precisión que los pacientes con amputaciones tradicionales. Los pacientes con amputaciones tradicionales tenían más probabilidades de realizar el mismo movimiento una y otra vez en la extremidad amputada, independientemente de cuánto se les pidiera que flexionaran el tobillo.

"La capacidad de los pacientes con IAM para controlar estos músculos era mucho más intuitiva que la de aquellos con amputaciones típicas, lo que en gran parte tenía que ver con la forma en que su cerebro procesaba cómo se movía el miembro fantasma", dice Srinivasan.

En un artículo que apareció recientemente en el 'Science Translational Medicine', los investigadores informaron que los escáneres cerebrales de los amputados de AMI mostraron que estaban recibiendo más retroalimentación sensorial de sus músculos residuales que los pacientes con amputaciones tradicionales. En un trabajo que ahora está en curso, los investigadores están midiendo si esta capacidad se traduce en un mejor control de una pierna protésica al caminar.

Los investigadores también descubrieron un efecto que no anticiparon: los pacientes con IAM informaron mucho menos dolor y una mayor sensación de libertad de movimiento en las extremidades amputadas.

"Nuestro estudio no fue diseñado específicamente para lograr esto, pero fue un sentimiento que nuestros sujetos expresaron una y otra vez. Tenían una sensación mucho mayor de cómo se sentía realmente su pie y cómo se movía en el espacio --explica Srinivasan--. Se hizo cada vez más evidente que restaurar los músculos a su fisiología normal tenía beneficios no solo para el control protésico, sino también para su bienestar mental diario".

El equipo de investigación también ha desarrollado una versión modificada de la cirugía que se puede realizar en personas que ya han tenido una amputación tradicional. Este proceso, al que denominan "IAM regenerativo", implica el injerto de pequeños segmentos de músculos que actúan como músculos agonistas y antagonistas de una articulación amputada. También están trabajando en el desarrollo del procedimiento AMI para otros tipos de amputaciones, incluso por encima de la rodilla y por encima y por debajo del codo.

"Estamos aprendiendo que esta técnica de volver a cablear la extremidad y usar piezas de repuesto para reconstruir esa extremidad está funcionando y es aplicable a varias partes del cuerpo", dice Herr.