Publicado 09/10/2020 07:44CET

Salud.-Descubiertos los primeros parientes del virus de la rubeola en murciélagos de Uganda y ratones de Alemania

Descubiertos los primeros parientes del virus de la rubeola en murciélagos de Ug
Descubiertos los primeros parientes del virus de la rubeola en murciélagos de Ug - MAREN WINTER / FERMATE/GETTY - Archivo

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dos equipos de investigadores que estaban trabajando de forma independiente en dos países distintos han descubierto a la vez los primeros parientes del virus de la rubeola en murciélagos de Uganda y ratones de Alemania, y ahora publican conjuntamente sus resultados en la revista 'Nature'.

Un equipo de científicos estadounidenses y africanos estudiaban murciélagos cíclopes que se alimentan de insectos en Uganda, mientras los investigadores alemanes en una sala de necropsias intentan determinar qué mató a un burro, un canguro de Bennett y un capibara de un zoológico alemán, todos ellos con una inflamación cerebral severa.

Ninguno de los equipos estaba al tanto del otro, pero ambos estaban a punto de converger en un descubrimiento que los vincularía para siempre y ayudaría a resolver un misterio de larga data. Cada uno de ellos estaba a punto de encontrar dos nuevos parientes del virus de la rubéola, que había sido, desde que fue identificado por primera vez en 1962, el único miembro conocido de su familia de virus, 'Matonaviridae'.

En África, este pariente es el virus ruhugu, llamado así por el lugar donde fue encontrado, el Subcondado de Ruteete, y la palabra en el idioma local Tooro que describe el batir de alas de murciélago en el hueco de un árbol: obuhuguhugu. El virus que se encuentra en Alemania, ligeramente diferente de la rubéola y el ruhugu, es rustrela, llamado así por el cercano Strela Sound.

Los dos equipos describen los nuevos virus, sus similitudes con el virus de la rubéola y sus diferencias. Se sabe que ninguno de los nuevos virus infecta a las personas.

"¿Por qué ha sido tan difícil rastrear los orígenes o los parientes del virus de la rubéola? --se pregunta Tony Goldberg, profesor de epidemiología de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin-Madison, quien dirigió los trabajos estadounidenses--. ¿Por qué pasaron 206 años desde el momento en que George Maton describió la rubeola por primera vez, y por qué dos equipos que trabajaban de forma independiente lo resolvieron con tres meses de diferencia, tuvieron la suerte de conocer los resultados del otro y luego tuvieron la suerte de trabajar y publicarlo juntos?".

No es porque la gente no lo haya intentado, se contesta Goldberg. Puede ser que el avance de la tecnología lo haya hecho más fácil: es notoriamente difícil trabajar con los genomas del virus de la rubeola y los nuevos virus comparten estas características.

El equipo de Goldberg, cuyos trabajos en el nuevo estudio fueron dirigidos por su exalumno de posgrado Andrew Bennett, ni siquiera buscaba virus similares a la rubeola. Estaban, antes de la pandemia de COVID-19, trabajando con sus colegas ugandeses para buscar coronavirus transmitidos por murciélagos. El virus Ruhugu apareció como una extraña cadena de letras en los análisis gigantes de código genético que el equipo estaba realizando en muestras recolectadas de los murciélagos.

Cuando miraron más de cerca, vieron que era bastante similar al virus de la rubeola, solo una palabra corta, o un aminoácido, diferente en una región clave del genoma que permite que los virus se unan a las células huésped. El virus Rustrela tiene algunas diferencias de aminoácidos más. Los investigadores están trabajando actualmente para estudiar más ambos virus en el laboratorio.

La rubeola es un virus transmitido por el aire que se ha erradicado en gran medida gracias a una vacuna eficaz, aunque todavía existen focos de enfermedad en todo el mundo. Puede provocar erupciones cutáneas y síntomas similares a los de la gripe. Durante el embarazo, el virus puede causar aborto espontáneo, muerte fetal o defectos del desarrollo fetal: cada año nacen hasta 100.000 niños con síndrome de rubéola congénita y pueden ser sordos, ciegos o tener problemas cardíacos.

No se ha encontrado rubeola en animales, lo que ha facilitado que la Organización Mundial de la Salud apunte a la eliminación del virus. Sin embargo, ambos nuevos virus se han encontrado en especies de mamíferos comunes en Uganda y en Alemania (los investigadores han encontrado el virus rustrela en ratones de campo de cuello amarillo).

Hasta la mitad de los murciélagos y la mitad de los ratones analizados eran portadores de sus respectivos virus. Esto sugiere que ambas especies pueden actuar como reservorios virales, portando y transmitiendo patógenos sin enfermarse.

El estudio también indica que la rubeola, como muchos otros virus humanos, probablemente se originó en animales. Los investigadores no saben si el virus de la rubéola puede regresar a los animales.

"No hay evidencia de que el virus ruhugu o el virus rustrela puedan infectar a las personas, pero si pudieran, podría ser tan importante que deberíamos considerar la posibilidad --advierte Goldberg--. Sabemos que en Alemania, el virus rustrela saltó entre las especies que no están relacionadas en absoluto. Si alguno de estos virus resulta ser zoonótico, o si el virus de la rubeola puede volver a los animales, eso cambiaría las reglas del juego para la erradicación de la rubeola".

El análisis del equipo sugiere que los tres virus pueden ser lo suficientemente similares como para que la vacuna contra la rubeola actual sea eficaz contra todos ellos, una cuestión clave para la investigación en el futuro, dice Goldberg, también miembro del Instituto de Salud Global UW-Madison.

Los nuevos virus también proporcionan a los científicos nuevas herramientas para investigar la biología del virus de la rubeola y la familia 'Matonaviridae'. No existen buenos modelos animales para la rubéola, pero el virus rustrela brinda una nueva oportunidad para explorar uno. Los ratones son especies modelo comunes en el laboratorio.

Además, los hallazgos refuerzan la importancia crítica de los esfuerzos de conservación en Uganda para proteger los bosques del desarrollo invasor, y el importante trabajo que los científicos y otros están realizando para estudiar los efectos de un medio ambiente cambiante en las enfermedades humanas y animales.

Por ejemplo, el subdirector de operaciones de campo de la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda, Charles Tumwesigye, dice que los hallazgos del estudio se incorporarán a los programas de concienciación sobre conservación de la comunidad de la UWA, especialmente en los alrededores del Parque Nacional Kibale, donde se encontró el virus ruhugu.

El estudio "ayudará a la administración a proteger aún más los aspectos únicos del ecosistema, así como a mantener segura a la población --destaca--. La Autoridad de Vida Silvestre de Uganda valora la investigación científica porque proporciona información clave para la toma de decisiones en el manejo de áreas protegidas".

Tumwesigye agrega que las formas en que las personas y la vida silvestre se relacionan son "la clave para la coexistencia armoniosa... Cuando las comunidades alrededor del Parque Nacional Kibale aprecian el valor de los murciélagos, por ejemplo, apoyan sus iniciativas de conservación y aprenden a proteger sí mismos".

Contador