Salud.-La edad del padre, a diferencia de la madre, no produce un aumento de embriones cromosómicamente anormales

Publicado 21/10/2019 11:23:39CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La edad del padre, a diferencia de la madre, no produce un aumento de embriones cromosómicamente anormales, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por Igenomix y que ha sido publicado en el 'Journal of Assisted Reproduction and Genetics'.

En concreto, la investigación, la más grande hasta la fecha en su área, confirma que la edad del padre no afecta a la salud cromosómica de la descendencia, a diferencia de la edad de la madre, que cuanto más avanzada es, más aneuploidías presentan sus embriones.

Cada vez son más los estudios científicos que abordan el impacto de la edad de los progenitores en la salud de su descendencia, pues estamos ante un paradigma social en el que la paternidad se está demorando hasta una edad avanzada sin precedentes y esa es una preocupación médica. La edad en la que se tiene al primer hijo en España se ha situado en los 31 años, en el caso materno, y en 33 en el caso paterno.

Hasta la fecha, algunos estudios habían sugerido que la edad avanzada tiene consecuencias negativas para la función testicular, muerte fetal, anomalías congénitas, trastorno de espectro autista o esquizofrenia. Siendo las mutaciones monogénicas, el modo de herencia de la enfermedad más estrechamente vinculada a la edad paterna avanzada.

Teniendo en cuenta la certeza de que la edad materna avanzada es la responsable de numerosas aneuplodías en los embriones, dando lugar a abortos durante el primer trimestre de embarazo o a una descendencia con problemas cromosómicos, los investigadores de Igenomix han puesto el foco en el varón, por ser el responsable generalmente de aproximadamente el 55 por ciento de las aneuploidías cromosómicas sexuales, incluido el 80 por ciento del síndrome de Turner y el 50 por ciento del síndrome de Klinefelter.

"En esta investigación quisimos determinar la responsabilidad de la edad paterna en la salud cromosómica del embrión para saber si hay verdaderamente una relación directa como en el caso de la mujer. Para ello estudiamos un total de 6.934 embriones, todos ellos de óvulos de donante (menor de 35 años y con fertilidad probada) y semen de hombres entre 18 y más de 60 años, de más de 150 clínicas de España, EEUU, Canadá, Brasil, India y Émiratos Árabes, entre 2016 y 2018", ha explicado el director de la investigación, Scientific Advisor y Coordinador de Embriología de Igenomix, Nasser Al-Asmar.