Publicado 18/11/2020 07:06CET

Salud.-La exposición infantil al plomo provoca cambios estructurales en los cerebros de mediana edad

Niño bebe agua de una fuente.
Niño bebe agua de una fuente. - PIXABAY/MAKAMUKI0 - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más de tres décadas después de que se descubriera que tenían niveles elevados de plomo en sangre cuando eran niños, una investigación ha comprobado que un grupo de adultos de mediana edad presentaba algunos cambios pequeños pero significativos en la estructura cerebral que correspondían a su dosis de exposición al plomo en vida temprana, según un estudio que publican en la revista 'JAMA'.

Las resonancias magnéticas a los 45 años revelaron algunos cambios pequeños pero significativos en los cerebros de las personas que tenían mayores exposiciones al plomo medidas a los 11 años.

Por cada 5 microgramos por decilitro más de plomo que tenían cuando eran niños, los participantes del estudio perdieron un promedio de 2 puntos de CI a los 45 años. También tenían un poco más de 1 centímetro cuadrado menos de superficie cortical y 0,1 centímetro cúbico menos de volumen en el hipocampo. que juega un papel en la memoria, el aprendizaje y las emociones.

Los participantes con la mayor exposición infantil al plomo también demostraron déficits estructurales en la integridad de la materia blanca de sus cerebros, que es responsable de la comunicación entre las regiones del cerebro.

Los propios participantes de la investigación no informaron pérdida de habilidades cognitivas, pero las personas cercanas a ellos dijeron lo contrario, señalando que tendían a mostrar pequeños problemas cotidianos con la memoria y la atención, como distraerse o perder elementos.

"Encontramos que existen déficits y diferencias en la estructura general del cerebro que son aparentes décadas después de la exposición --señala el candidato a doctorado de la Universidad de Duke, Aaron Reuben, quien es coautor del estudio--. Y eso es importante porque nos ayuda a comprender que las personas no parecen recuperarse completamente de la exposición al plomo en la niñez y pueden, de hecho, experimentar mayores problemas con el tiempo".

"Todas nuestras medidas cerebrales se seleccionaron en base a asociaciones previas con el deterioro y la cognición relacionados con la edad --añade el candidato a doctorado de Duke, Maxwell Elliott, co-primer autor del estudio--. El área de la superficie cortical tiene una de las relaciones más sólidas con el funcionamiento cognitivo".

Los hallazgos provienen de un estudio a largo plazo de más de 1.000 personas nacidas en la misma ciudad en Nueva Zelanda en 1972 y 1973 que han sido estudiadas casi continuamente desde entonces.

Para este estudio, los investigadores tenían datos de exposición infantil al plomo de 564 de los participantes del estudio, que crecieron durante la era máxima de la gasolina con plomo, que se extendió desde finales de la década de 1960 hasta finales de la de 1980.

Como sucedió en todo el mundo desarrollado durante ese tiempo, casi todos los participantes del estudio estuvieron expuestos a niveles de plomo más altos que los permitidos en la actualidad.

"Nuestros hallazgos involucran características generales de cómo se ve su cerebro en su conjunto --explica Terrie Moffitt, profesora distinguida de psicología y neurociencia de Nannerl O. Keohane en Duke y autora principal del artículo--. Nuestra investigación comenzó analizando estas características del cerebro porque los científicos realmente no saben mucho sobre la exposición al plomo en la niñez y el cerebro más adelante en la vida".

Pero las diferencias están ahí. Elliott señala que pueden reflejar las consecuencias a largo plazo de la exposición al plomo, ya que el área de superficie cortical, el volumen del hipocampo y la estructura de la materia blanca crecen durante la infancia y alcanzan su punto máximo en la edad adulta temprana.

Pueden surgir más diferencias a medida que estas personas envejecen, advierte Reuben. Probablemente sea demasiado pronto para decirlo con este grupo bien estudiado de neozelandeses de mediana edad, pero lo que a Reuben le gustaría saber con el tiempo es si las personas expuestas al plomo en la infancia pueden tener un mayor riesgo de enfermedad degenerativa a medida que envejecen.

Los estudios en animales han demostrado que la exposición temprana al plomo puede provocar cambios cerebrales que contribuyen a la degeneración, como diferentes patrones de expresión genética y una peor salud vascular. Pero esto aún no se ha demostrado en humanos, apunta Reuben.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Coronavirus.- El Supremo de Venezuela declara constitucional el decreto de estado de alarma de Maduro por el coronavirus

  2. 2

    Venezuela.- Maduro asegura que deja la Presidencia de Venezuela si la oposición gana las parlamentarias

  3. 3

    Neutrinos del Sol revelan directamente el ciclo de fusión estelar

  4. 4

    Maduro levanta el toque de queda en la frontera con Colombia y Brasil pero mantiene los controles fronterizos

  5. 5

    Un viento estelar similar a la Tierra para Próxima Centauri c