Publicado 08/07/2020 07:28CET

Salud.-La exposición al yodo en la UCI neonatal puede provocar una disminución de la función tiroidea

La exposición al yodo en la UCI neonatal puede provocar una disminución de la fu
La exposición al yodo en la UCI neonatal puede provocar una disminución de la fu - RAMOSIQUITOS /PIXABAY - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La exposición al yodo utilizado para procedimientos médicos en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) puede aumentar el riesgo de hipotiroidismo congénito (pérdida de la función tiroidea) de un bebé, sugiere un estudio realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y otras instituciones publicado en el 'Journal of Nutrition'.

Los autores encontraron que los bebés diagnosticados con hipotiroidismo congénito después de una estancia en la UCIN tenían niveles de yodo en sangre más altos en promedio que los infantes que tuvieron una estadía en la UCIN pero tenían una función tiroidea normal.

"Limitar la exposición al yodo entre este grupo de bebés siempre que sea posible puede ayudar a reducir el riesgo de perder la función tiroidea", señala el primer autor del estudio, James L. Mills, de la Rama de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil Eunice Kennedy Shriver de NIH y Desarrollo Humano (NICHD).

El hipotiroidismo congénito es una pérdida parcial o completa de la función tiroidea. La tiroides, ubicada en la garganta, produce hormonas que contienen yodo que regulan el crecimiento, el desarrollo del cerebro y la tasa de reacciones químicas en el cuerpo. El tratamiento consiste en terapia con hormona tiroidea y debe comenzar dentro de las cuatro semanas posteriores al nacimiento o puede producirse una discapacidad intelectual permanente.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron las manchas de sangre por su contenido de yodo. Compararon los niveles de yodo en sangre de 907 niños diagnosticados con hipotiroidismo congénito con los de 909 niños similares que no tenían la afección. Esto incluyó a 183 bebés atendidos en la UCIN: 114 de los cuales tenían hipotiroidismo congénito y 69 que no.

En general, los investigadores no encontraron diferencias significativas entre las concentraciones de yodo en sangre en aquellos que tenían hipotiroidismo congénito y aquellos en el grupo de control. Debido a que los niveles de yodo muy altos o muy bajos aumentan el riesgo de hipotiroidismo congénito, también observaron a los bebés que tienen los niveles de yodo más altos y más bajos.

Los niños con hipotiroidismo congénito tenían más probabilidades de haber sido ingresados en una UCIN que aquellos sin hipotiroidismo congénito. Cuando los investigadores consideraron solo a los bebés con una estadía en la UCIN, encontraron que el grupo con hipotiroidismo congénito tenía niveles de yodo significativamente más altos que aquellos sin la afección que también tuvieron una estadía en la UCIN.

De manera similar, aquellos con hipotiroidismo congénito y una estadía en la UCIN tendieron a tener un mayor contenido de yodo en la sangre que los niños con la afección que no tuvieron una estancia en la UCIN.

Los investigadores no pudieron obtener información sobre los procedimientos médicos que los bebés pudieron haber sufrido durante su tiempo en la UCIN.

Las soluciones de yodo se usan comúnmente como desinfectantes para preparar la piel para procedimientos quirúrgicos u otros. Los bebés prematuros absorben el yodo más fácilmente a través de la piel que los bebés mayores. Además, el yodo también se administra internamente para los procedimientos de imagen utilizados en bebés.

Los investigadores señalan que los niveles más altos de yodo observados entre los bebés con hipotiroidismo congénito y una estadía en la UCIN pueden haber resultado de la exposición al yodo durante un procedimiento médico. Debido a esta posibilidad, advirtieron al personal de la UCIN que use desinfectantes que no contengan yodo siempre que sea posible y que eviten exponer a los bebés al yodo a menos que sea absolutamente necesario.