Publicado 15/04/2020 7:01:59 +02:00CET

Salud.-Los hijos de padres con enfermedades mentales tienen mayor riesgo de lesiones

Los hijos de padres con enfermedades mentales tienen mayor riesgo de lesiones
Los hijos de padres con enfermedades mentales tienen mayor riesgo de lesiones - PIXABAY / MASIMBATINASHEMADONDO - Archivo

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los hijos de padres que padecen enfermedades mentales tienen un mayor riesgo de lesiones que otros niños, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, y publicado en la revista 'BMJ'.

El riesgo se eleva hasta los 17 años y alcanza su punto máximo durante el primer año de vida. Los hallazgos resaltan la necesidad de que los padres con enfermedades mentales reciban apoyo adicional en torno a las medidas de prevención de lesiones infantiles, así como el tratamiento temprano de la morbilidad mental entre los futuros padres.

Según las estimaciones de los investigadores, entre el 7 y el 11 por ciento de todos los niños en Suecia tienen al menos un padre diagnosticado con una enfermedad mental. Las medidas para proteger a los niños se han centrado principalmente en prevenir el abandono y el maltrato y, en menor medida, en detener los accidentes y las lesiones.

Sin embargo, según los investigadores, podría ser posible reducir las lesiones infantiles al ayudar a los padres con enfermedades mentales a adoptar medidas preventivas de seguridad en sus hogares y en el exterior.

"Nuestros resultados muestran que es necesario aumentar el apoyo a los padres con enfermedades mentales, especialmente durante el primer año de vida --destaca Alicia Nevriana, estudiante de doctorado en el Departamento de Salud Pública Global y autora correspondiente del estudio--. Ya hay recomendaciones para que los nuevos padres garanticen la seguridad de sus hijos, pero creemos que es necesario actualizar estas recomendaciones también teniendo en cuenta la salud mental de los padres".

Los niños en las edades de 0 a 1 tenían un 30 por ciento más de riesgo de lesiones si tenían un padre con enfermedad mental. El riesgo disminuyó con la edad, pero siguió siendo algo mayor (6 por ciento) para los niños de entre 13 y 17 años.

Los investigadores encontraron que el riesgo de lesiones era ligeramente mayor en los trastornos mentales comunes de los padres, como la depresión, la ansiedad y las enfermedades relacionadas con el estrés, en comparación con las enfermedades mentales más graves, como la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. El riesgo también fue ligeramente mayor en la enfermedad mental materna en comparación con la paterna.

Además, el riesgo también era algo mayor para los tipos de lesiones más infrecuentes causadas, por ejemplo, por la violencia interpersonal en comparación con las lesiones más comunes causadas, por ejemplo, por caídas o accidentes de tránsito. Sin embargo, los investigadores señalan que las lesiones relacionadas con la violencia son raras también en familias con enfermedades mentales.

El estudio, que se realizó en colaboración con investigadores de la Universidad de Manchester, en el Reino Unido, siguió a 1,5 millones de niños que residen en Suecia y nacieron entre 1996-2011, de los cuales más de 330.000 tenían al menos un padre diagnosticado con una enfermedad mental durante ese período o cinco años antes.

El estudio no explica por qué los hijos de padres con enfermedades mentales tienen un mayor riesgo de lesiones. Según los investigadores, algunas explicaciones plausibles pueden ser que algunos padres con enfermedades mentales tienen dificultades para supervisar adecuadamente a sus hijos y proteger sus hogares.

"La enfermedad mental a menudo se asocia con peores condiciones socioeconómicas, lo que podría llevar a la familia a vivir en un entorno menos seguro dentro y al aire libre o no puede permitirse algunas medidas de seguridad", añade Nevriana.

"No podemos excluir por completo que los riesgos más altos en nuestro estudio podrían explicarse en parte por las condiciones socioeconómicas de la familia, a pesar de que tratamos de controlar los factores socioeconómicos lo mejor que pudimos --prosigue--. Tampoco hemos estudiado si ciertos medicamentos para enfermedades mentales, especialmente aquellos con un impacto en el estado de alerta y la atención, podrían afectar el riesgo de lesiones de los niños, y esto debería estudiarse en futuras investigaciones".