Publicado 28/10/2020 07:59CET

Salud.-No convivir con el padre en los dos primeros años de vida puede adelantar la pubertad en las niñas

No convivir con el padre en los dos primeros años de vida puede adelantar la pub
No convivir con el padre en los dos primeros años de vida puede adelantar la pub - FLICKR//JORIS LOUWES - Archivo

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las niñas que no conviven con ambos padres desde el nacimiento hasta los dos años pueden tener un mayor riesgo de comenzar la pubertad a una edad más temprana que las niñas que sí lo hacen, según una investigación publicada en la revista de acceso abierto 'BMC Pediatrics'.

Los autores sugieren que sus hallazgos apoyan la hipótesis de que el estrés en la vida temprana puede influir en el inicio de la pubertad. El riesgo de aparición temprana de la pubertad podría mitigarse potencialmente con intervenciones destinadas a mejorar el bienestar infantil, según los autores.

Un equipo de investigadores de la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California, ha descubierto que las niñas que no vivieron con ambos padres desde el nacimiento hasta los dos años tenían un 38% más de probabilidades de comenzar su período antes de los 12 años en comparación con las niñas que vivían con ambos padres. Las niñas que no vivían con ambos padres entre las edades de dos y seis años tenían un 18% más de probabilidades que las niñas cuyos padres vivían juntos de comenzar su período antes de los 12 años.

La investigadora Ai Kubo señala que "el estrés experimentado antes de los dos años puede tener una mayor influencia en el inicio de la pubertad que el estrés experimentado por los niños mayores. La pubertad temprana se asocia con un mayor riesgo de problemas mentales y emocionales durante la adolescencia".

"Además, las niñas que comienzan la pubertad temprano tienen un mayor riesgo de sufrir diversas afecciones, como enfermedades cardíacas y cáncer de mama y de útero --continúa--. Para el propósito de este estudio, investigamos el vivir con uno o dos padres como una forma de evaluar el estrés potencial que una niña puede experimentar. Nuestra investigación podría ser usada para guiar las intervenciones de cuidado de salud para identificar y apoyar a las niñas que pueden estar en mayor riesgo de una pubertad temprana".

Los autores también encontraron que las niñas que no vivieron con ambos padres desde el nacimiento hasta los dos años tenían un 29% más de probabilidades de comenzar a desarrollar senos antes y un 21% más de probabilidades de comenzar el crecimiento del vello púbico antes, en comparación con las niñas que vivían con ambos padres.

Las niñas que no vivían con ambos padres entre las edades de dos y seis años tenían un 13% más de probabilidades de comenzar a desarrollar senos y un 15% más de probabilidades de comenzar a desarrollar vello púbico antes que las niñas que vivían con ambos padres.

Para examinar la estructura familiar y el inicio de la pubertad en las niñas, los autores utilizaron datos de registros médicos electrónicos de niñas nacidas entre 2003 y 2010 dentro del sistema de atención médica del Kaiser Permanente del Norte de California. De las 26.044 niñas incluidas en el estudio, 2.034 (8%) vivían con uno de los padres antes de los dos años y 2.186 (8%) vivían con uno de los padres entre las edades de dos y seis años.

Los autores observaron que el riesgo de aparición más temprana de la pubertad variaba según el origen racial y étnico. Entre todas las niñas negras, blancas y latinas incluidas en el estudio, aproximadamente el 30%, el 5,6% y el 9,6% vivían en un hogar con un solo padre antes de los dos años.

Las niñas negras, blancas y latinas que vivían con uno de los padres antes de los dos años tenían un 60%, 24% y 30% más de probabilidades de comenzar a desarrollar senos antes en comparación con las niñas de etnia similar que vivían con ambos padres.

Las niñas negras o blancas que vivían con uno de los padres entre las edades de dos y seis años tenían un 44% y un 21% más de probabilidades de comenzar el desarrollo de los senos temprano, en comparación con las niñas que vivían con ambos padres. Las niñas latinas criadas por un padre soltero entre las edades de dos y seis años no tenían más probabilidades de comenzar el desarrollo de los senos temprano que las niñas que vivían con dos padres.

El IMC de las niñas no influyó significativamente en la asociación entre vivir en un hogar monoparental y el inicio temprano de la pubertad, según los autores. Sin embargo, otros factores como el estatus socioeconómico, el estrés percibido o los eventos adversos de la infancia pueden explicar aún más las diferencias.

Los autores sugieren que la inseguridad del apego infantil, la falta de un vínculo positivo que se desarrolla entre el bebé y el cuidador, puede ser un mecanismo por el cual las niñas que viven en hogares monoparentales antes de los dos años están experimentando un inicio puberal más temprano.

"Investigaciones anteriores han demostrado que los lactantes que viven en hogares monoparentales tienen más probabilidades de mostrar inseguridad de apego en comparación con los lactantes que viven en hogares con dos padres y las niñas con apego inseguro a los lactantes tenían más probabilidades de experimentar un inicio temprano de la pubertad --señala Kubo--. También era probable que terminaran la pubertad antes".

Los autores advierten de que, dado que los datos se tomaron de los registros de salud electrónicos, la información detallada sobre la estructura familiar, las razones para tener solo un padre en el hogar, como el divorcio, el padre soltero por elección o el encarcelamiento, la ingesta nutricional, la actividad física y la la edad del primer período de la madre no estaba disponible.

Si bien los autores controlaron los ingresos del hogar a nivel de vecindario al nacer, no se consideraron los cambios posteriores de dirección y, por lo tanto, los cambios en la calidad del vecindario que podrían haber ocurrido durante la infancia de la niña.

Advierten de que las investigaciones futuras, incluidos otros factores como los ingresos del hogar o el vecindario que pueden ser fuentes independientes de estrés infantil, deberían estudiar los posibles mecanismos subyacentes a la asociación entre la estructura familiar y el inicio de la pubertad a una edad más temprana

Contador