Publicado 20/04/2021 07:34CET

Salud.-Un nuevo fármaco regenera los nervios eréctiles dañados por la cirugía de próstata

El Hospital Vithas Medimar incorpora una técnica capaz de detectar un indicativo de recaída en pacientes tratados de cáncer de próstata
El Hospital Vithas Medimar incorpora una técnica capaz de detectar un indicativo de recaída en pacientes tratados de cáncer de próstata - VITHAS MEDIMAR

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein, en Estados Unidos, han desarrollado un fármaco tópico que, en ensayos con ratas, regenera y restaura la función de los nervios eréctiles dañados por la prostatectomía radical, el tratamiento más común para el cáncer de próstata localizado, según publican en línea en la revista 'JCI Insight'.

"La disfunción eréctil (DE) después de una prostatectomía radical tiene un gran impacto en la vida de muchos pacientes y sus parejas", recuerda el codirector del estudio, el doctor David J. Sharp, profesor de fisiología y biofísica y de oftalmología y ciencias visuales y profesor del Departamento de Neurociencia Dominick P. Purpura en Einstein.

"Dado que las ratas son modelos animales fiables en la investigación urológica, nuestro fármaco ofrece una esperanza real de función sexual normal para las decenas de miles de hombres que se someten a esta cirugía cada año", añade.

La prostatectomía radical -cirugía para extirpar la glándula prostática- se considera el tratamiento definitivo del cáncer de próstata localizado. "A pesar de la aparición de los llamados procedimientos de preservación de los nervios, la cirugía puede dañar los nervios cavernosos, que controlan la función eréctil mediante la regulación del flujo sanguíneo al pene", explica el co-líder del estudio Kelvin P. Davies, profesor de urología y de fisiología y biofísica en Einstein.

Señala que alrededor del 60% de los pacientes declaran tener disfunción eréctil 18 meses después de la operación, y menos del 30% tienen erecciones lo suficientemente firmes para el coito después de cinco años. La 'Viagra' y otros tratamientos similares para la disfunción eréctil rara vez son eficaces en estos pacientes, afirma.

Hace una década, el doctor Sharp y sus colegas descubrieron que la enzima fidgetin-like 2 (FL2) frena a las células de la piel cuando migran hacia las heridas para curarlas. Para acelerar la cicatrización de las heridas, los investigadores desarrollaron un fármaco "anti-FL2": pequeñas moléculas de ARN de interferencia (siRNA) que inhiben el gen que codifica la FL2.

Empaquetadas en nanopartículas de gel y rociadas en ratones, las siRNAs no sólo curaron las heridas dos veces más rápido que las no tratadas, sino que también regeneraron el tejido dañado. Un estudio realizado en febrero de 2021 en ratas descubrió que los siRNAs también ayudaban a la curación de las quemaduras alcalinas de la córnea.

El doctor Sharp, el doctor Davies y sus equipos se dieron cuenta de que los nervios lesionados podrían ser especialmente aptos para este fármaco silenciador de genes: por razones desconocidas, el gen FL2 se vuelve hiperactivo después de una lesión en las células nerviosas, haciendo que éstas produzcan cantidades copiosas de la enzima FL2.

El equipo de Einstein evaluó el fármaco utilizando modelos de rata de lesión nerviosa periférica en los que los nervios cavernosos estaban aplastados o seccionados, imitando el daño nervioso asociado a la prostatectomía radical. El gel de ARNsi se aplicó a los nervios inmediatamente después de la lesión.

Cuando se aplicó el tratamiento después de la lesión por aplastamiento del nervio, el tratamiento con ARNsi mejoró la regeneración del nervio (rebrote) y restauró la función del nervio, tal y como demostró la cavernosometría, una prueba en la que se mide la presión sanguínea dentro del cuerpo del pene después de estimular eléctricamente los nervios cavernosos.

A las tres o cuatro semanas de la terapia, los animales tratados presentaban una función eréctil significativamente mejor en comparación con los controles. Al cabo de un mes, la respuesta de la presión sanguínea de los animales tratados era comparable a la de los animales normales.

Sorprendentemente, incluso después de cortar los nervios, el tratamiento farmacológico indujo la regeneración nerviosa y la recuperación parcial de la función eréctil. Se observaron nervios regenerados en 7 de los 8 animales tratados, pero no en ninguno de los animales de control (nervios seccionados tratados con ARNsi no funcionales).

Según el doctor Sharp, el fármaco de ARNsi fue capaz de curar huecos de varios milímetros entre los extremos de los nervios seccionados, un resultado que antes sólo se conseguía con injertos de nervios. "Funcionalmente, el resultado del tratamiento con ARNsi fue equivalente o mejor que el injerto de nervio", añade.

Los investigadores también descubrieron que los conductos del pene de los animales tratados tenían niveles más altos de la enzima óxido nítrico sintasa en comparación con los controles. Esta enzima produce el óxido nítrico necesario para desencadenar la secuencia de acontecimientos que conducen a la erección.

"Esto es importante porque los fármacos como la 'Viagra' no funcionan si no hay óxido nítrico para desencadenar las cosas --añade el doctor Sharp--. Pero si podemos restablecer incluso parte del óxido nítrico en estos nervios, el Viagra y otros medicamentos para la disfunción eréctil podrían entonces ejercer sus efectos".

El equipo del doctor Sharp está estudiando actualmente si los siRNAs pueden promover la regeneración de los nervios después de las lesiones de la médula espinal.

Contador