Publicado 13/08/2020 7:06:56 +02:00CET

Salud.-Los nuevos tratamientos consiguen una fuerte reducción de la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón

Los nuevos tratamientos consiguen una fuerte reducción de la tasa de mortalidad
Los nuevos tratamientos consiguen una fuerte reducción de la tasa de mortalidad - HELMHOLTZ ZENTRUM MÜNCHEN - Archivo

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los avances recientes en el tratamiento de cáncer de pulmón han conseguido reducir drásticamente en los últimos años las tasas de mortalidad por el cáncer de pulmón más común, el cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP), según un estudio realizado en Estados Unidos por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), publicado en la revista 'New England Journal of Medicine'.

"La reducción del consumo de tabaco en Estados Unidos se ha asociado con una disminución progresiva de las muertes por cáncer de pulmón que comenzó alrededor de 1990 en hombres y alrededor de 2000 en mujeres. Hasta ahora, sin embargo, no hemos sabido si los tratamientos más nuevos podrían contribuir a algunas de las mejoras recientes", reconoce Douglas R. Lowy, subdirector del NCI y coautor de este estudio.

"Este análisis muestra por primera vez que las tasas de mortalidad a nivel nacional para la categoría más común de cáncer de pulmón, el cáncer de pulmón de células no pequeñas, están disminuyendo más rápido que su incidencia, un avance que se correlaciona con la aprobación de la FDA varias terapias dirigidas para este cáncer en los últimos años".

En este estudio, los investigadores analizaron los datos tanto del CPCNP, que representa el 76% del cáncer de pulmón en Estados Unidos, como del cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP), que representa el 13% (otros subtipos de cáncer de pulmón que constituyen el porcentaje restante de los casos no fueron cubiertos en este estudio).

En la última década, han aparecido nuevos tratamientos para el NSCLC, incluidos los que se dirigen a los cambios genéticos observados en algunos tumores de NSCLC, así como a los inhibidores de puntos de control inmunitarios que ayudan al sistema inmunológico a atacar mejor al NSCLC. En cambio, ha habido avances limitados en el tratamiento del SCLC.

Aunque los registros de defunción no distinguen entre las muertes por cáncer de pulmón atribuibles a NSCLC y las de CPCP, los registros de diagnóstico de cáncer compilados por el programa de registro de cáncer de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del NCI distinguen entre estos dos subtipos de cáncer de pulmón.

Por lo tanto, los investigadores pudieron estimar las tendencias de mortalidad por cáncer de pulmón para estos subtipos específicos de cáncer de pulmón al vincular los registros de muerte por cáncer de pulmón de cada paciente con los datos de incidencia de estos pacientes en la base de datos de cáncer de SEER.

Los investigadores encontraron que, en los últimos años, las muertes por NSCLC disminuyeron incluso más rápido que la disminución de la incidencia de NSCLC y la disminución de las muertes se asoció con una mejora sustancial en la supervivencia.

Entre los hombres, por ejemplo, las muertes por NSCLC disminuyeron 3,2% anual de 2006 a 2013 y 6,3% anual de 2013 a 2016, mientras que la incidencia disminuyó 1,9% anual durante 2001 a 2008 y 3,1% anual de 2008 a 2016.

La supervivencia a dos años para los hombres con NSCLC mejoró durante este tiempo, del 26% para los pacientes diagnosticados en 2001 al 35% para los diagnosticados en 2014. Se observó una mejora similar para las mujeres.

Los investigadores habían considerado originalmente la posibilidad de que la detección del cáncer de pulmón podría ayudar a explicar la disminución de la mortalidad por CPCNP, pero sus hallazgos sugieren que las tasas de detección del cáncer de pulmón, que permanecieron bajas y estables, no explican la disminución de la mortalidad. En cambio, la rápida disminución de las muertes refleja tanto la disminución de la incidencia (debido en gran parte a la reducción del tabaquismo) como la mejora del tratamiento.

Por el contrario, la disminución de las muertes por SCLC se correspondió con la disminución de la incidencia, y la supervivencia a dos años se mantuvo prácticamente sin cambios. Entre los hombres, por ejemplo, las muertes disminuyeron un 4,3% anual y la incidencia un 3,6% anual.

Los resultados fueron similares entre las mujeres. La reducción de la mortalidad por SCLC con el tiempo, por lo tanto, refleja principalmente una disminución en la incidencia, nuevamente, debido en gran parte a la reducción del tabaquismo.

Los investigadores señalan que la disminución acelerada de la mortalidad por NSCLC que comenzó en 2013 se corresponde con el momento en que los médicos comenzaron a realizar pruebas de rutina en los pacientes para detectar alteraciones genéticas dirigidas a los medicamentos recientemente aprobados.

En 2012, la National Comprehensive Cancer Network recomendó que todos los pacientes con NSCLC no escamoso se sometieran a pruebas genéticas. Posteriormente, las pruebas genéticas para mutaciones en EGFR (receptor del factor de crecimiento epidérmico) y reordenamientos del gen ALK (quinasa de linfoma anaplásico), que son el objetivo de los tratamientos más nuevos, aumentaron sustancialmente.

Dado que los inhibidores de los puntos de control inmunitarios no se utilizaron de forma generalizada durante el período del análisis, los autores sospechan que la mayor parte del beneficio de supervivencia se atribuyó a los inhibidores eficaces de EGFR o ALK u otros avances en la terapia.

"El beneficio de supervivencia para los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas tratados con terapias dirigidas se ha demostrado en ensayos clínicos, pero este estudio destaca el impacto de estos tratamientos a nivel de población --señala Nadia Howlader, de la División de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del NCI, quien dirigió el estudio--. Ahora podemos ver el impacto de los avances en el tratamiento del cáncer de pulmón en la supervivencia".