Publicado 15/04/2020 7:54:20 +02:00CET

Salud.-Las pautas para diagnosticar alergia a la leche pueden estar causando un diagnóstico excesivo en bebés y niños

Las pautas para diagnosticar alergia a la leche pueden estar causando un diagnós
Las pautas para diagnosticar alergia a la leche pueden estar causando un diagnós - PIXABAY - Archivo

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las pautas médicas actuales para diagnosticar la alergia a la leche de vaca en bebés y niños pequeños pueden estar relacionadas con el sobrediagnóstico de la afección, según de un nuevo análisis del Imperial College de Londres y la Universidad Sechenov de Moscú.

En el estudio, una revisión publicada en la revista 'JAMA Pediatrics', el equipo encontró que alrededor del 1 por ciento de los niños tienen alergia a la leche de vaca, pero hasta el 14 por ciento de las familias creen que su hijo la pacede. El equipo señala las pautas oficiales para detectar la alergia a la leche de vaca como una posible causa del sobrediagnóstico.

Los investigadores analizaron nueve pautas oficiales para la alergia a la leche de vaca publicadas entre 2012 y 2019. Estas pautas fueron de una variedad de organizaciones médicas en varios países, predominantemente en Europa. El equipo descubrió que muchas de las pautas mencionaban síntomas como llanto excesivo, regurgitación de leche y heces sueltas como indicaciones de alergia a la leche de vaca, pero los autores argumentan que estos síntomas son muy comunes en bebés normales y sanos.

El equipo descubrió que en un reciente estudio europeo de cohorte de nacimiento que siguió a más de 12.000 bebés en nueve países, menos del 1 por ciento de los bebés tenían alergia a la leche de vaca. Sin embargo, también encontraron que en algunos estudios hasta el 14 por ciento de las familias creen que su bebé la padece.

Además de esto, el análisis sugiere que la prescripción de fórmulas especializadas para bebés con alergia a la leche de vaca aumentó significativamente entre 2000 y 2018 en países como Australia e Inglaterra, sin ninguna evidencia de un aumento en la alergia a la leche de vaca.

El equipo analizó el número de autores de las pautas que habían declarado un conflicto de intereses con los fabricantes de fórmulas, y encontró que ocho de cada diez autores de pautas informaron un conflicto de intereses.

El equipo también encontró que siete de las nueve pautas aconsejaban a las mujeres en periodo de lactancia que eliminaran todos los lácteos de su dieta si su hijo sospechaba de alergia a la leche de vaca. Sin embargo, su análisis de 13 estudios sobre la composición de la leche materna sugiere que menos de una millonésima parte de la proteína de la leche de vaca viaja a la leche materna, y esto sería demasiado pequeño para provocar una reacción en la mayoría de los niños alérgicos.

El doctor Robert Boyle, especialista consultor en Alergia y autor principal de la investigación del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones de Imperial, explica que "muchos bebés etiquetados como alérgicos a la leche en realidad no tienen la afección. El diagnóstico erróneo de la alergia a la leche podría conducir a otra afección con síntomas similares que se pasan por alto, o que las madres que amamantan innecesariamente sigan dietas restringidas, o incluso que dejen de amamantar por completo. También puede hacer que las familias y la sanidad pública paguen innecesariamente costosas fórmulas especializadas".

La alergia a la leche es más común en niños menores de dos años y se clasifica en dos tipos diferentes: mediada por IgE y no mediada por IgE. En la IgE mediada, una reacción involucra un componente del sistema inmune, llamado IgE, y síntomas que incluyen vómitos, urticaria y, en casos muy raros, una reacción severa que causa dificultad para respirar, llamada anafilaxia.

Los síntomas de las reacciones no mediadas por IgE pueden incluir vómitos, diarrea o llanto excesivo. Sin embargo, el equipo señala que la naturaleza de estos síntomas significa que a menudo se confunden con los síntomas normales en los bebés pequeños.

El doctor Daniel Munblit, profesor asociado de pediatría de la Universidad Sechenov y primer autor del artículo, explica que "en las nueve pautas estudiadas, siete de ellas sugirieron incluir síntomas más leves como indicación de alergia a la leche de vaca no IgE, como la regurgitación de la leche, llanto y erupciones cutáneas, pero muchos de estos síntomas están presentes normalmente en los bebés y mejorarán con el tiempo".

El equipo analizó datos sobre la cantidad de un tipo de proteína de leche de vaca que se sabe que desencadena reacciones alérgicas, llamada betalactoglobulina. Su análisis reveló que la cantidad de esta proteína en la leche materna era solo microgramos (millonésimas de gramo) por litro. El equipo también calculó que esta cantidad es demasiado baja para provocar una reacción a través de la lactancia materna en más del 99 por ciento de los niños con alergia a la leche de vaca.

El equipo también descubrió que los fabricantes de fórmulas o los consultores de marketing apoyaban directamente tres pautas, y el 81 por ciento de todos los autores de las pautas informaron un conflicto de intereses con los fabricantes de fórmulas. Un conflicto de intereses significa recibir fondos de una empresa que podría obtener ganancias del asesoramiento incluido en la directriz.

"Los fabricantes de fórmulas pueden beneficiarse al promover un mayor diagnóstico de alergia a la leche de vaca, al influir en los profesionales y los padres para que usen una fórmula especializada en lugar de una fórmula más barata, y potencialmente socavando la confianza de las mujeres en la lactancia materna, de modo que la fórmula especializada se use en lugar de la leche materna", explica el doctor Boyle.

"No solo debemos evaluar críticamente nuestras pautas actuales, y disociar el desarrollo de pautas de aquellos que pueden beneficiarse de ellas, sino también asegurarnos de que estamos brindando a cada familia la mejor atención posible evitando el diagnóstico excesivo de alergia a la leche de vaca", agrega.