Publicado 26/02/2020 07:13CET

Los suplementos de electrolitos no previenen enfermedades en los atletas

Un estudio halla que los suplementos de electrolitos no previenen enfermedades e
Un estudio halla que los suplementos de electrolitos no previenen enfermedades e - Eduardo Briones - Europa Press

   MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los corredores de resistencia no pueden confiar en los suplementos de electrolitos populares para mantener los niveles esenciales de sodio en equilibrio, advierten los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y sus colaboradores en el 'Clinical Journal of Sports Medicine'.

   Concretamente, se demostró que distancias de entrenamiento más largas, una masa corporal más baja y evitar la sobrehidratación son factores más importantes para prevenir la enfermedad causada por los desequilibrios electrolíticos, apuntan los investigadores. Su estudio también mostró que el clima cálido aumentó las tasas de este tipo de enfermedades.

   "Los suplementos de electrolitos se promueven para prevenir las náuseas y los calambres causados por los bajos niveles de sal, pero este es un falso paradigma --señala Grant Lipman, profesor de Medicina de Emergencia en Stanford y director de Stanford Wilderness Medicine--. Nunca se ha demostrado que previenen enfermedades o incluso mejoran el rendimiento, y si se diluye con demasiada agua puede ser peligroso".

   Lipman y varios de sus coautores tienen experiencia en prestar atención médica a ultramaratonistas y competir en ultramaratones, por lo que están familiarizados con los desafíos que afrontan los atletas. La idea para este estudio surgió al ver de primera mano con qué frecuencia los atletas de resistencia usan suplementos de electrolitos, ya sea en forma de píldora, polvo o líquido, y querer saber si previenen la enfermedad.

   "En el pasado, se les dijo a los atletas que se aseguraran de tomar suplementos de electrolitos y beber tanta agua como puedan --recuerda Lipman--. En general, se pensaba que eso evitaría cosas como calambres musculares, desequilibrios electrolíticos y mareos. Pero actualmente no hay evidencia que demuestre que esto sea cierto".

   Los niveles de sodio que son demasiado altos o demasiado bajos durante el ejercicio pueden dañar a los atletas. Este estudio se centró en dos condiciones: hipernatremia, que ocurre cuando los niveles de sodio son demasiado altos y está asociada con la deshidratación, y la hiponatremia asociada con el ejercicio (HAE), que es causada por una caída en los niveles de sodio y puede provocar alteraciones del estado mental, convulsiones, edema pulmonar e incluso la muerte. Ha habido 14 muertes documentadas de este tipo desde 1985, según estudios previos.

   "La mayoría de los atletas se preocupan por la deshidratación, pero eso no te matará --advierte Lipman--. "Ha habido múltiples muertes por HAE, no solo entre atletas de resistencia sino también entre militares, jugadores de fútbol y medio maratonistas".

   Para llevar a cabo el estudio, los investigadores reclutaron a 266 ultramaratonistas de los eventos deportivos de una semana de RacingThePlanet, que implican correr 155 millas durante siete días a través de terreno irregular en condiciones climáticas extremas en diferentes desiertos de todo el mundo.

   Cada uno de los participantes del estudio corrió en una de las cinco carreras diferentes que se realizaron en 2017 y 2018 en América del Sur, Namibia y Mongolia. Los datos se recopilaron el quinto día del evento, cuando los atletas corrieron 50 millas. Noventa y ocho de los corredores compitieron en temperaturas que promediaron más de 34ºC.

   "Es un poco loco --reconoce el coautor Patrick Burns, profesor asistente de Medicina de Emergencia en Stanford y participante en el ensayo, quien completó una de las carreras más frías, realizada en la región de la Patagonia de Chile--. La carrera comenzó a las 8 de la mañana y terminé a las 8 de la tarde. Corrimos por el bosque con trepadas de mil pies y múltiples cruces de ríos hasta la cintura. Hacía frío, estaba nublado y llovía. Estaba empapado. Mis talones de Aquiles estaban me ardían".

   "La gente tiene diferentes estrategias en estas carreras --señala Lipman--. Algunas personas toman una tableta de sal cada hora. Algunas prefieren poner los suplementos en una botella de agua, luego alternar con una botella con solo agua. A algunos les gusta una mezcla diluida con polvo o tabletas. Existen múltiples métodos diferentes. Sin embargo, la mayoría de los electrolitos las estrategias terminan con una bebida que tiene una concentración de sodio más baja que la que se encuentra en el cuerpo. Es por eso que beber demasiadas soluciones de electrolitos puede provocar HAE".

   La evidencia pasada ha demostrado que los suplementos de electrolitos no protegen contra la HAE. Por lo general, el trastorno es causado por beber demasiado mientras hace ejercicio, lo que diluye los niveles de sal.

   "La realidad es que la deshidratación no es tan peligrosa como la sobrehidratación --explica Lipman--. La deshidratación y la hipernatremia pueden causar síntomas similares a la HAE, que pueden confundirse fácilmente, especialmente en el calor, pero rara vez son fatales".

   El análisis de los datos mostró que 41 de los atletas tenían desequilibrios de sodio al final de la carrera: se encontró que 11 tenían HAE debido a muy poco sodio, y 30 estaban deshidratados, con demasiado sodio en la sangre.

   Además, el 88% de los desequilibrios de sodio registrados ocurrieron durante las carreras calientes, lo que indica que los niveles de calor e hidratación fueron mucho más predictivos de los desequilibrios de sodio que la forma o el tipo de suplementos de electrolitos tomados. Cada uno de los participantes tomó suplementos, aunque el tipo, la cantidad y la forma de ingestión mostraron poco o ningún efecto sobre los niveles de sodio.

   "La sobrehidratación puede reducir los niveles de electrolitos, y los suplementos de electrolitos no lo protegerán --asegura Lipman--. Debe ser inteligente mientras hace ejercicio, especialmente en el calor cuando suda más y tiene mayores necesidades de hidratación".

   Un análisis más detallado de los datos también mostró que los participantes con HAE tenían, en promedio, programas de entrenamiento más cortos, pesaron más y tomaron de cinco a seis horas más para completar la carrera.

   Los investigadores concluyeron que correr a altas temperaturas es un factor de riesgo independiente para enfermedades por desequilibrios de sodio, evitar la sobrehidratación era el factor más importante para prevenir la HAE y evitar la deshidratación prevenía la hipernatremia.

   Burns apunta que este estudio plantea preguntas sobre cuáles son exactamente los beneficios de los suplementos de electrolitos, pero aún planea seguir usándolos durante las competiciones deportivas hasta que se realicen más investigaciones.