Publicado 23/06/2021 07:52CET

El uso de estatinas se relaciona con un menor riesgo de cáncer

Archivo - Estatinas
Archivo - Estatinas - VNUKKO/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El uso de estatinas entre los pacientes con insuficiencia cardíaca se asocia a un riesgo 16% menor de desarrollar cáncer en comparación con los que no las toman durante una media de cuatro años de seguimiento, según una nueva investigación publicada en la revista 'European Heart Journal'.

   Además, el estudio descubrió que el uso de estatinas se asociaba a una reducción del 26% del riesgo de morir de cáncer durante el mismo periodo.

   Investigaciones anteriores han demostrado que los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer, posiblemente porque la insuficiencia cardíaca puede ser una enfermedad causante de cáncer a través de vías compartidas como la inflamación o los factores genéticos. Sin embargo, se ha estudiado muy poco la relación entre el uso de estatinas y el riesgo de desarrollar y morir de cáncer en pacientes con insuficiencia cardíaca.

   El presente estudio observacional de más de 87.000 personas en Hong Kong es el mayor estudio realizado en este sentido y los autores creen que sus resultados pueden extrapolarse a otras poblaciones.

   El estudio también reveló que cuanto más tiempo tomaban estatinas las personas con insuficiencia cardíaca, mayor era la reducción del riesgo de desarrollar cáncer. En comparación con la toma de estatinas entre tres meses y dos años, y tras ajustar los factores que podían afectar a los resultados, como la edad, el sexo, el tabaquismo, el consumo de alcohol y otros problemas de salud, si los pacientes seguían tomando estatinas durante cuatro y seis años, su riesgo se reducía en un 18%, y si las tomaban durante seis o más años, el riesgo se reducía en un 22%.

   Del mismo modo, el riesgo de morir de cáncer se reducía en un 33% y un 39% si los pacientes permanecían con estatinas entre cuatro y seis años y durante seis o más años, respectivamente, en comparación con los pacientes que las tomaban entre tres meses y dos años.

   El doctor Kai-Hang Yiu, de la Universidad de Hong Kong, que dirigió el estudio, señala que "diez años después de empezar a tomar estatinas, las muertes por cáncer eran del 3,8% entre los pacientes con insuficiencia cardíaca que tomaban estatinas y del 5,2% entre los que no las tomaban, lo que supone una reducción del riesgo absoluto de muerte del 1,4%. La reducción del riesgo absoluto de desarrollar cáncer tras seis años de tomar estatinas fue un 22% menor en comparación con los que sólo recibieron entre tres meses y dos años de estatinas", añade.

   En colaboración con la profesora Carolyn Lam, del Centro Nacional del Corazón de Singapur, y otros investigadores, el doctor Yiu analizó los datos de 87.102 pacientes de Hong Kong que ingresaron en el hospital con insuficiencia cardíaca entre 2003 y 2015.

   Se realizó un seguimiento de los pacientes hasta que se les diagnosticó cáncer, murieron o hasta finales de 2018, lo que ocurriera antes. Los pacientes fueron excluidos del estudio si tenían antecedentes de cáncer o se les diagnosticó o murieron de él en los 90 días siguientes al primer diagnóstico de insuficiencia cardíaca, si tenían VIH o si habían tomado estatinas durante menos de 90 días. Esto dejó 36.176 usuarios de estatinas y 50.926 no usuarios de estatinas para el análisis.

   Un total de 3.863 (4,4%) de los pacientes murieron de cáncer durante el seguimiento y los tipos de cáncer más comunes fueron los de intestino, estómago, pulmón, hígado y sistema biliar (hígado).

   Los investigadores también descubrieron que las muertes por cualquier causa eran menores entre los usuarios de estatinas en comparación con los no usuarios: a los diez años, el 60,5% (21.886) de los usuarios de estatinas había muerto y el 78,8% (40.130) de los no usuarios de estatinas había muerto, lo que significa que el uso de estatinas se asoció con una reducción del 38% de las muertes por cualquier causa en comparación con los no usuarios.

   Los investigadores afirman que los avances en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, que duplicaron las tasas de supervivencia a cinco años del 29% al 60% entre 1970 y 2009, se han visto contrarrestados por un aumento de las muertes por otras causas, en particular el cáncer, entre los pacientes con insuficiencia cardíaca.

   "La insuficiencia cardíaca es una enfermedad creciente en todo el mundo y las muertes debidas a otras causas no relacionadas con el corazón y los vasos sanguíneos son preocupantes --apunta Yiu--. Nuestros resultados deberían sensibilizar a los médicos sobre la creciente incidencia del cáncer entre los pacientes con insuficiencia cardíaca y animarles a prestar más atención a los resultados no relacionados con el sistema cardiovascular".

   "Además --prosigue--, nuestro estudio pone de relieve la relación entre la insuficiencia cardíaca y el desarrollo del cáncer, y proporciona información importante sobre la posibilidad de reducir la incidencia del cáncer y las muertes relacionadas con él mediante el uso de estatinas en estos pacientes".

   Considera que "deberían llevarse a cabo ensayos aleatorios para investigar más a fondo este aspecto. Además, los hallazgos, combinados con investigaciones anteriores que muestran la fuerte asociación entre la insuficiencia cardíaca y el cáncer, hacen un llamamiento a posibles estrategias para reducir el riesgo de cáncer, como el cribado del cáncer en los pacientes con insuficiencia cardíaca", concluye.