México, 'repartición desigual' de la riqueza

México desigualdad
NOTIMÉRICA
Publicado 15/07/2017 7:14:38CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 15 Jul. (Notimérica) -

   México es uno de los países con mayor desigualdad de Iberoamérica. Dos terceras partes de la riqueza están en manos del 10 por ciento más rico de México y el 1 por ciento de los muy ricos acaparan más de un tercio.

   Para tener una idea, la distribución de activos totales (físicos y financieros) en las familias mexicanas es de 0.79 en el coeficiente de Gini --un indicador que toma valores entre cero y uno-- donde cero representa la ausencia de desigualdad y uno la desigualdad máxima.

   La distribución es todavía más desigual en los activos financieros: el 80 por ciento es propiedad del 10 por ciento más rico, según indica el informe 'La distribución y desigualdad de los activos financieros y no financieros en México', elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El estudio indica que si la riqueza total del país se repartiera entre todos los habitantes, a cada uno le tocarían 900.000 pesos en bienes y activos financieros. Sin embargo, la concentración de la riqueza en un grupo selecto hace que la economía del país sea de las más desiguales.

   

   Si solamente se toman en cuenta los activos financieros, hay 23.000 personas que tienen inversiones mayores a 500 millones de pesos, es decir que poseen el 80 por ciento de las inversiones en la Bolsa Mexicana de Valores.

   Aquellos que disponen de estos activos han visto incrementar su ingreso y patrimonio a un ritmo mayor que los trabajadores, cuyo ingreso y riqueza depende tan sólo de las percepciones producto de su empleo.

   En los últimos once años, entre 2003 y 2014, la riqueza del país aumentó a una tasa promedio anual de 7,9 por ciento. En cambio, el PIB tuvo un crecimiento de apenas 2,6 por ciento anual en el mismo período. "Esta disparidad entre el ritmo de aumento del producto y el de la riqueza provoca una mayor desigualdad", señala el informe.

Pero la riqueza no se distribuye sólo en las familias, sino que el total se divide entre el gobierno, empresas privadas, públicas, instituciones financieras y firmas extranjeras. En 2014, la riqueza total del país ascendió a 76,7 billones de pesos. El 37 por ciento de esta cantidad estaba en manos de los hogares; el gobierno administraba el 23 por ciento, las empresas privadas (19), las empresas públicas (9), el resto del mundo (7) y las instituciones financieras (5).

   

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies