Publicado 11/08/2015 19:01CET

Una biografía repasa los últimos momentos de Gustavo Cerati antes de entrar en coma

   BUENOS AIRES, 11 Ago. (Notimérica) -

   Este martes el cantante argentino Gustavo Cerati, voz del grupo Soda Stereo, habría cumplido 56 años. Casi un año después de su muerte, una nueva biografía del periodista Juan Morris repasa la vida del artista y sus últimos momentos antes de entrar en el coma que lo paralizó durante cuatro años.

   El libro, que llega ahora a las librerías, es producto de una investigación de cuatro años que arranca desde su infancia y que reúne entrevistas con sus amigos. Sin embargo, uno de los capítulos más esperados es el que describe la experiencia del cantante antes de entrar en coma.

    La biografía, que indaga en aspectos polémicos como que una negligencia médica fuera la causa del coma del cantante, no ha sido autorizada por la familia del artista, según publicó el hijo de Cerati, Benito, en la cuenta de Facebook de su grupo de música, Zero Kill. "Carece de veracidad", sentenció el joven.

   

Buenos días amigos! Queremos informarles que tengan cuidado, la biografía de GC que anda dando vueltas carece de...

Posted by Zero Kill on Domingo, 9 de agosto de 2015

   El diario 'Clarín' ha publicado un importante fragmento de la biografía del intérprete 'Persiana Americana' o 'En la ciudad de la furia' y que reconstruye las horas posteriores al concierto que Cerati dio en Caracas en 2010, cuando sufrió un accidente cerebrovascular (ACV).

   El extracto comienza el sábado 15 de mayo de 2010, media hora después de su concierto en Venezuela. Cerati llega a sacarse la tradicional foto grupal con su equipo y el sonidista, Adrián Taverna, se acerca a preguntarle algo.

   "Gustavo abrió la boca para contestarle, pero no acertó a decirle nada. Fue como si los músculos de su mandíbula no encontraran las palabras. Entonces la cámara disparó su flash y todo el equipo quedó registrado en la última foto de la gira. A su alrededor el grupo se empezó dispersar y Gustavo caminó confundido hacia su camarín".

   "Mientras lo veía alejarse, Taverna le pidió a Bernaudo que lo acompañara a ver qué le pasaba. Cuando entraron, Gustavo estaba tirado en el sillón, con el saco a un costado, la camisa desabrochada y la boca entreabierta. Pensaron que tenía un pico de presión o que tal vez le había dado un infarto. Bernaudo corrió a buscar a los paramédicos y al ratito volvió con dos chicos que no tendrían más de viente años y que al ver a Gustavo Cerati descompensado no supieron qué hacer. Charly Michel, el kinesiólogo que viajaba con el equipo, revisó qué remedios tenían los paramédicos en sus bolsos y les pidió que fueran a buscar la camilla. Gustavo se podía mover pero estaba como abrumado, lento, y no podía hablar".

   "Una hora después, cuando terminaron de hacerle los exámenes, lo volvieron a trasladar a La Trinidad. Ya había vuelto la luz y lo dejaron unas horas en observación en la guardia, pero como no presentaba ninguna mejoría ni los médicos tenían un diagnóstico de su estado, a eso de las cuatro de la mañana lo alojaron en la suite presidencial del tercer piso y llamaron por teléfono a un cardiólogo, que les dijo que recién iba a poder ir a las diez".

   "Al día siguiente, Gustavo se despertó en la clínica consciente pero confundido. El sueño no había tenido su efecto reparador y después de unas horas de inconsciencia se sintió, por primera vez, en un cuerpo que no le respondía del todo. No podía hablar y su costado derecho estaba entumecido, como si sus funciones cerebrales estuvieran replegándose de una parte de su cuerpo".

   "(...) Taverna lo sentó en la máquina donde le iban a hacer el estudio. Tenía la mirada perdida y la boca entreabierta. Después del estudio lo volvió a cargar en la camilla, lo tapó con una frazada y los enfermeros lo llevaron al cuarto piso para hacerle otro análisis. Media hora más tarde lo dejaron en la habitación y decidieron avisar a la familia. Gustavo había sufrido un ACV y su cerebro se había inflamado tanto que estaba haciendo presión contra el cráneo. Tenían que operarlo con urgencia".

  

  

CERATI, UNA LEYENDA DEL ROCK LATINOAMERICANO.

   Los inicios de Cerati en el mundo de la música fueron tempranos. Cantaba en el coro de la iglesia, tenía fijación por las guitarras y pretendía emular a sus ídolos, entre ellos, Jimmy Page o Ritchie Blackmore (Led Zeppelin, Deep Purple). También estaban entre sus influencias más directas David Bowie o 'The Police'.

   La banda de Cerati, 'Soda Stereo', como cualquiera con historia, vio pasar nombres y componentes. Empezaron como Stress los fines de semana. Y la formación tuvo diversos miembros, uno de ellos sería Andrés Calamaro a los teclados. Entonces eran conocidos como 'Proyecto Erekto'.

   Pero finalmente Cerati, junto con su amigo de la universidad Hector 'Zeta' Bosio, se unió con Charly Alberty a las baquetas para conformar 'Los Estereotipos'. Ya estaba el trío que se consolidaría como 'Soda Stereo'.

   Las canciones de este primer disco beben claramente de una mezcla en español de ritmos latinos y Ska ('Te hacen falta vitaminas' o '¿Por qué no puedo ser del Jet-set?'), de sintetizadores y un estilo que también podía semejarse a 'The Cure' y 'The Police' ('Trátame suavemente') y que elevó al conjunto a una de las bandas más importantes del panorama rock latinoamericano. Sus letras versaban sobre crítica social como el éxito que cosechó el tema '¿Por qué no puedo ser del Jet-Set?'.

   En 10 años grabarían siete discos donde se vería una clara evolución en el estilo de la banda hacia un sonido más duro y potente, cerca del punk rock que en los 90 empieza a dar salida con las bandas de Seattle como 'Soundgarden', 'Screaming Trees' o 'Alice in Chains'.

   Su último trabajo sería 'Sueño Stereo'. En 1995 la banda se despedía con un álbum que rápidamente se convertiría en disco de platino. A partir de aquí, Cerati continuó al margen del grupo. Su primera obra tras 'Soda Stereo', 'Bocanada', tiene unos rasgos más místicos, con un tono más romántico experimenta con instrumentos de cuerda y ritmos muy diversos.

   Entre 2002 y 2010 grabaría tres álbumes de estudio, 'Siempre es hoy', 'Ahí vamos' y 'Fuerza Natural', donde la experimentación del artista se hace notable sin salir del espíritu rock en sus grabaciones, se adentra en el eclecticismo con recursos de la electrónica, como puede escucharse en 'No te creo'.

   En 2007 se anunció un regreso temporal de la banda que le encumbró. 'Soda Stereo' se reunió para una gira por toda América que vendió en 24 horas 90.000 entradas y superó a los Rolling Stones y U2. Una vez terminada, el grupo ya no volvió a juntarse.

   El último trabajo que realizó antes de su enfermedad, 'Fuerza Natural', ganó tres premios Grammy Latinos. Para entonces, Cerati ya se encontraba internado por el incidente cerebrovascular que había sufrido tras su último concierto en la capital venezolana.