Actualizado 01/04/2015 20:52 CET

Brasil vende estadios del Mundial por sus problemas financieros

A la venta dos estadios del Mundial de Brasil
Foto: GETTY

SAO PAULO (BRASIL), 1 Abr. (Reuters/Notimérica) -

   El estadio de Natal, escenario que acogió hasta cuatro partidos del Mundial de Brasil, está a la venta desde este miércoles debido a que la compañía propietaria tiene problemas de dinero tras un escándalo de corrupción.

   El Grupo OAS está vendiendo el estadio Dunas de Natal y además puso a la venta su participación del 50 por ciento en el estadio Fonte Nova de Salvador.

   La compañía ha tenido problemas durante meses por el impacto de una investigación de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, que debilitó el acceso de la empresa constructora a financiamiento.

   Una desaceleración económica, la austeridad gubernamental y un retroceso de la moneda local también han afectado a la compañía, por lo que el Grupo OAS anunció que vendía su participación en los estadios y otros proyectos para enfocarse en el negocio de la construcción.

   OAS gastó 591 millones de reales (unos 174 millones de euros) en reconstruir por completo el viejo estadio Fonte Nova en Salvador y 423 millones de reales (124,4 millones de euros) en el Dunas. En el estadio Fonte Nova se disputaron seis partidos del Mundial del 2014 y cuatro en el Dunas.

   El anuncio fue el último de una serie de malas noticias para el fútbol brasileño después del torneo. Anteriormente esta semana, el Esporte Club Bahia, uno de los clubes más grandes de Salvador, dijo que abandonaba sus planes de utilizar el Fonte Nova porque sentía que los propietarios no respetaban a sus aficionados.

   Otros estadios han registrado más público en conciertos y eventos religiosos que en partidos de fútbol. Además, el escenario deportivo en Cuiabá fue cerrado por problemas estructurales.

MÚLTIPLES PROTESTAS

   La Copa del Mundo provocó múltiples protestas, tanto de los propios brasileños como de los visitantes y turistas por motivos de pobreza e infraestructuras.

   Muchas personas no estaban de acuerdo, y en los medios podíamos ver la grandeza que asistía al fútbol y la pobreza que lo rodeaba.

   4.000 millones de dólares y 12 estadios después, se consideró que esas 12 estructuras masivas se iban a quedar prácticamente en desuso, por lo que dos arquitectos frances idearon una serie de proyectos y nuevas utilidades para aprovechar estos espacios.

   Sylvain Macaux y Axel de Stampa idearon el proyecto 'Casa Futebol' ('Casa del Fútbol'), mediante el cual pretendían hacer, partiendo de los estadios inutilizados a partir del Mundial, una serie de hogares para los más pobres.

   De momento, a dos de dichos estadios ya se les ha dado una finalidad: su puesta a la venta.