Publicado 10/07/2015 08:29CET

Río de Janeiro realizará 45 eventos deportivos para calentar antes de los Juegos

Las medallas de Río 2016 estarán hechas con metal reciclado
FACEBOOK / RÍO 2016

   RÍO DE JANEIRO, 10 (Notimérica)

   Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 están cada vez más cerca y mientras las obras de los equipamientos deportivos avanzan el Comité Organizador realizará en los próximos meses un total de 45 'eventos test' para probar las instalaciones, prever dificultades y empezar a diseñar la logística y la organización.

   Los eventos deportivos de prueba empezarán el 15 de julio con las finales de la liga mundial de vóley en el Maracanãzinho -el anexo cubierto al estadio de Maracaná--, pero después continuarán con pruebas de remo, hípica, saltos ornamentales y gimnasia, entre otros.

   Algunos estarán abiertos al público con precios populares, y muchos de ellos, como en el caso del triatlón olímpico y paralímpico las pruebas también servirán de clasificatorias para los Juegos del año que viene, según ha explicado el director de comunicación del Comité, Mario Andrade.

   "Ningún país en la historia de los Juegos estaba totalmente preparado un año antes. Preferimos corregir los errores ahora que esperar a última hora. Los eventos test son justamente para eso", explicaba Andrade.

   Se espera que las pruebas vayan generando un clima olímpico en la ciudad, pues aparte de que para algunas pruebas se cortarán las calles, participarán en total unos 7.000 atletas, 1.400 árbitros y 12.000 voluntarios, que podrán irse preparando para el trabajo que tendrán que desempeñar el año que viene.

   Otro tipo de voluntarios son los que participarán en las ceremonias de apertura y de clausura de los Juegos, que se celebrarán en el estadio de Maracaná y que requerirán la participación de hasta 15.000 personas con ciertas habilidades artísticas, según ha explicado el director de ceremonias, Leornardo Caetano, que ha bromeado diciendo que ahora empiezan los castings del 'Factor X' olímpico.

   Desde hace unas semanas los interesados ya pueden inscribirse en la web oficial de Río 2016. Todo aquel mayor de 16 años que sea mínimamente capaz hacer acrobacias, tocar algún instrumento o patinar, por ejemplo, puede presentarse a la selección, que empezará con las audiciones en octubre.

   En marzo del año que viene, seis meses antes de la apertura, empezarán los ensayos. Para preservar el secreto del espectáculo, que cada cuatro años ven cientos de millones de personas en todo el mundo, los voluntarios tendrán que firmar un contrato de confidencialidad y ensayarán aislados en grupos, para asegurar que no saben absolutamente nada de cómo será la ceremonia, más allá de su pequeña parte.

¿DOS PEBETEROS?

   Caetano también ha explicado a Notimérica que para ensayar tranquilamente se construirá una réplica a tamaño natural del espacio del que dispondrán en el estadio de Maracaná, y no ha querido desvelar qué pasará finalmente con la llama olímpica.

   Aunque es seguro que se encenderá en Maracaná cabe la posibilidad de que haya otro pebetero en el estadio de atletismo João Havelange, para preservar la tradición de que la llama acompañe al atletismo, el deporte rey en unas Olimpiadas. "Eso ya depende del COI", ha dicho.

   Al margen de los eventos test y de la campaña para reclutar voluntarios para las ceremonias el Comité trabaja ya en los actos para celebrar que el próximo 5 de agosto faltará justo un año para el inicio de los Juegos. Ese día habrá una ceremonia protocolaria con la presidenta Dilma Rousseff y 9 de agosto un gran concierto en la playa de Copacabana.

   Días más tarde llegará a Río de Janeiro la delegación del Comité Olímpico Internacional (COI) encargada de supervisar los preparativos. Con las obras más o menos encaminadas y a buen ritmo se espera que en esta ocasión ya pueda empezar a hablarse de otros aspectos, como la recepción de los atletas o las ceremonias.

   Además, en agosto también se empezarán a emitir los dibujos animados de las mascotas Vinicus y Tom y se inaugurará en la ciudad de Duque de Caxias el gran almacén de logística, un gigantesco espacio por donde se espera que de aquí al final de las Olimpiadas pasen 30 millones de ítems, según el Comité Organizador.