Publicado 07/12/2013 16:50CET

ACTUALIZA 1-Negociación aduanera entre Rusia y Ucrania causa fuerte malestar en Kiev

* Rusia y Ucrania niegan un acuerdo sobre gas y aduanas

* Yanukovich y Putin mantuvieron sorpresivas conversaciones el viernes

* Oposición ucraniana planea nueva manifestación el domingo

(Añade citas y detalles)

Por Natalia Zinets y Matt Robinson

MOSCU/KIEV, 7 dic, 7 Dic. (Reuters/EP) -

- Los manifestantes ucranianos partidarios de una mayor integración de su país con la Unión Europea acusaron el sábado al presidente Victor Yanukovich de buscar sellar un acuerdo sobre aduanas con Rusia durante este mes, una acción que podría aumentar el clima de agitación que se vive en Kiev.

Un líder de la oposición ucraniana dijo que un retorno a la protección económica de Moscú podría incluso poner en peligro la unidad de Ucrania, un país de 46 millones de habitantes que es la principal ruta del gas ruso hacia Europa.

Los gobiernos de Kiev y Moscú negaron el sábado que Yanukovivh y el presidente ruso, Vladimir Putin, debatieran sobre una unión aduanera en unas conversaciones no anunciadas el viernes en Sochi.

Pero el secretismo de la reunión, sumado a la especulación de que se habría alcanzado un acuerdo, aumentó el malestar de los líderes de la oposición ucraniana, que encabezan unas masivas protestas contra la decisión de Kiev de rechazar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE).

"Cualquier firma de un acuerdo que forme una nueva Unión Soviética significa la ruptura del país", dijo a periodistas Arseny Yatsenyuk, uno de los tres principales líderes de la oposición.

Yatsenyuk, un ex ministro de Economía, acusó a Yanukovich de buscar que Ucrania selle una unión aduanera regional liderada por Rusia en una reunión entre los gobiernos de ambos países prevista para el 17 de diciembre en Moscú.

Tal movimiento seguramente alimentaría el malestar público en Kiev tras el rechazo del Gobierno al acuerdo con la UE, que ha desencadenado protestas no vistas en el país desde la Revolución Naranja de Ucrania ocurrida entre 2004 y 2005.

La crisis ha puesto de manifiesto la división entre el oeste del país, que mayoritariamente quiere unirse a Europa, y muchos en el este, que miran a Moscú como el garante de la estabilidad nacional.

El sábado, los gobiernos ruso y ucraniano negaron las informaciones de que Putin y Yanukovich hablaran en Sochi sobre unos menores precios del gas proveniente de Rusia.

"Rechazo categóricamente esta especulación", dijo el primer ministro ucraniano, Mykola Azarov, haciendo eco de un comunicado de la oficina de Yanukovich.

Azarov dijo que las conversaciones se habían centrado en la cooperación en materia de industria, aviación y energía.

En Moscú, el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, dijo a periodistas que "no se ha alcanzado ningún acuerdo final" y que las conversaciones sobre todos estos temas "seguirán a nivel técnico en el futuro próximo".

Peskov confirmó la cita entre mandatarios para el 17 de diciembre en Moscú.