Publicado 16/11/2015 20:52:15 +01:00CET

América Latina y Caribe, el peor desempeño exportador en 8 décadas

   SANTIAGO, 16 Nov. (Notimérica) -

   América Latina y el Caribe ha experimentado, en el trienio 2013-2015, el peor desempeño para las exportaciones regionales desde el período entre 1931 y 1933, en plena Gran Depresión, según un informe que acaba de publicar la CEPAL.

   En la edición 2015 del 'Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe' se analiza, desde la perspectiva del comercio, el contexto internacional y regional. Desde esa perspectiva, la región enfrenta el contexto económico internacional "más desfavorable desde 2009".

   Más aún, la profundización de la especialización en recursos naturales durante el ciclo de altos precios y la persistencia de una estructura productiva con reducidas capacidades tecnológicas "dificultan salir de la compleja coyuntura actual", indica el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

En este marco, la CEPAL insta a los países a promover la integración económica regional, "porque avanzar hacia un espacio integrado y con reglas comunes es indispensable para promover los encadenamientos productivos, aumentar la resiliencia del comercio intrarregional y favorecer la diversificación productiva y exportadora".

   UNA SITUACIÓN "DELICADA".

   Según el informe, consultado por Notimérica, la estructura de especialización que caracteriza a la región amplifica el efecto negativo de la caída de la demanda agregada mundial, y su dependencia de los envíos de materias primas dificulta el necesario cambio estructural hacia bienes y servicios más intensivos en tecnologías y conocimiento.

   En este contexto mundial, América Latina y el Caribe se encuentra "en una situación delicada". La desaceleración global del crecimiento se ha traducido en una caída de la demanda y de los precios de las materias primas exportadas por la región, principalmente el petróleo y los metales.

   Al mismo tiempo, la débil recuperación de la zona del euro y la desaceleración de China han afectado negativamente los envíos a esos dos mercados. Por último, el bajo crecimiento del PIB regional se ha traducido en una drástica contracción del comercio intrarregional, excepto en Centroamérica.

REDUCCIÓN DEL VALOR DE LAS VENTAS.

   En este contexto, según las proyecciones de la CEPAL, el valor de las exportaciones de bienes de la región al mundo disminuirá un 14% en 2015. De este modo, se acumularán tres años consecutivos de caídas del valor exportado, que además son cada vez mayores.

    La contracción de los envíos regionales en 2015 se explica principalmente por una fuerte disminución de los precios (-15%), que no se ve compensada por el leve aumento esperado del volumen exportado (1%).

   Por su parte, el valor de las importaciones regionales de bienes caerá un 10% según las proyecciones, producto de una reducción combinada de los precios del 8,5% y del volumen del 1,5%. Con ello, la región también completará su tercer año consecutivo de crecientes caídas de esta variable.

   Por subregiones, los mayores descensos de los precios de las exportaciones se producen en América del Sur y el Caribe, debido a su marcada dependencia de los envíos de materias primas.

   En América del Sur, la reducción de los precios estará acompañada por una leve disminución de los volúmenes exportados. Esta situación contrasta con la proyectada para México y Centroamérica, donde, si bien los precios bajan, lo hacen en una proporción mucho menor y se compensan parcialmente con aumentos del volumen, lo que atenúa las caídas del valor exportado.

   DISTINTOS DESAFÍOS.

   El informe precisa que los desafíos que enfrentan los países centroamericanos y México son distintos de los de los países exportadores de materias primas de América del Sur.

   Así, señala que los países del primer grupo han logrado insertarse de manera relativamente exitosa en las redes internacionales de producción de manufacturas, en particular las vinculadas con el mercado estadounidense.

   En consecuencia --añade-- los principales desafíos para estos países son avanzar hacia la exportación de productos manufacturados de nivel tecnológico más alto y con un mayor valor agregado nacional, así como reducir su elevada dependencia del mercado estadounidense (especialmente en el caso de México).

   Del mismo modo, la mayoría de los países del Caribe presentan una fuerte dependencia de las exportaciones de servicios como el turismo, indica el informe.