Publicado 12/08/2020 14:08CET

Arcos Dorados, la franquicia más grande de McDonald's, pierde 116 millones hasta junio por la pandemia

Arcos Dorados pierde 116 millones hasta junio por la pandemia
Arcos Dorados pierde 116 millones hasta junio por la pandemia - PIXABAY - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Arcos Dorados, la franquicia más grande de McDonald's, registró unas pérdidas netas atribuidas de 137 millones de dólares (116 millones de euros) en el primer semestre del año, en contraste con las ganancias de 25 millones de dólares (21,2 millones de euros) del año anterior, en el marco de la pandemia de coronavirus.

El consejero delegado de la compañía, Marcelo Rabach, ha explicado que si bien la pandemia supuso una interrupción "abrupta" en el negocio, la franquicia supo adaptarse rápidamente a esta nueva situación, potenciando los servicios de 'delivery' y de recogida en el establecimiento ('drive-thru').

"Tanto el 'drive-thru' como el 'delivery' experimentaron crecimientos impresionantes, generando en conjunto el 80% de las ventas generadas durante el segundo trimestre", apunta Rabach.

En total, las ventas de la sociedad que opera en varios países de América Latina y el Caribe alcanzaron los 910 millones de dólares (773 millones de euros) hasta junio, un 37,4% menos; con unos costes operativos de 994 millones de dólares (845 millones de euros), un 28,8% menos.

De su lado, el resultado operativo entró en terreno negativo durante el semestre, con unas pérdidas de 84,4 millones de dólares (71,7 millones de euros), frentes a las ganancias del año anterior de 57 millones de dólares (48,4 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de Arcos Dorados también entró en 'números rojos', con pérdidas de 14 millones de dólares (11,9 millones de euros), que contrasta con el resultado positivo de 116,4 millones de dólares (99 millones de euros) del año anterior.

Respecto a los datos del segundo trimestre, la empresa contabilizó unas pérdidas netas atribuidas de 89 millones de dólares (75,6 millones de euros); mientras que los ingresos cayeron un 59%, con 292 millones de dólares (248 millones de euros).

"Confiamos en que tenemos la mejor marca, el mejor portfolio de restaurantes y los mejores empleados y sistemas para emerger en una posición competitiva todavía más sólida de la que entramos en la crisis", subraya el consejero delegado.