Argentina.- El secretario de Transportes confía en llegar a un acuerdo con Marsans por el precio de AA

Actualizado 05/09/2008 19:11:58 CET

BUENOS AIRES, 5 Sep. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El secretario de Transporte, Ricardo Jaime, dijo hoy que confía en llegar a un acuerdo con el grupo español de turismo Marsans por el precio que el Estado argentino pagará por las acciones de las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral.

Esta semana el Parlamento argentino aprobó la ley que autoriza la renacionalización de las dos compañías privatizadas en la década de los noventa, pero estableció que será el mismo Congreso el que deberá aprobar el precio que se pagará por recuperar las dos empresas.

Esa decisión se contradice con el actua acuerdo firmada entre Marsans y el Gobierno argentino que establecía que cada parte realización su valuación de las dos compañís y que en caso de no llegar a un acuerdo se buscarñia la opinión de un tercero.

Jaime dijo a radio América que el pago a Marsans se hará "con números absolutamente claros, con seguimientos a través de la sindicatura correspondiente, y con la premisa fundamental de que el usuario tenga un buen servicio".

El funcionario sostuvo que "el Tribunal de Tasaciones también fijará el valor final de ambas empresas y esto será elevado nuevamente al Congreso para que sea aprobado".

"Desde el primer día he manifestado mi optimismo por haber llegado a un acuerdo con el Grupo Marsasns, y por el respaldo parlamentario al mismo", dijo el funcionario y añadió que "el Grupo Marsans va a terminar aceptando el precio que en definitiva será puesto por los organismos profesionales y técnicos que corresponden".

La discusión sobre el valor de Arolíneas Argentinas y Austral obedece al nivel de su pasivos que suman en forma conjunta 890 millones de dólares, mientras que sus activos rondan los 700 millones, según datos suministrados por Marsans a los legisladores.

En lo que va del año, el Gobierno argentino realizó aportes a las dos empresas por un total de 400 millones de pesos (unos 90 millones de euros) para el pago de salarios, combustibles y alquiler de los aviones.