Publicado 16/06/2020 20:16CET

El Banco Central de Brasil se reúne a partir de hoy para recortar de nuevo los tipos de interés

El Banco Central de Brasil se reúne a partir de hoy para recortar de nuevo los tipos de interés
El Banco Central de Brasil se reúne a partir de hoy para recortar de nuevo los tipos de interés - PIXABAY - Archivo

Las previsiones apuntan a un recorte de 75 puntos básicos, hasta el 2,25%

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de Brasil ha iniciado este martes su cuarta reunión del año para decidir sobre los tipos de interés del país, medidos por la 'tasa Selic', los cuales se encuentran actualmente en un 3%, para proseguir mañana con las conversaciones y emitir la decisión final, que apunta a un nuevo recorte de 75 puntos básicos, hasta el 2,25%.

En las últimas previsiones macroeconómicas del Banco Central emitidas el lunes, la entidad recogía una previsión del 2,25% en esta tasa para 2020, en el marco de la crisis económica y sanitaria generada por la pandemia de coronavirus.

En su anterior reunión, el Banco Central señaló que realizaría un último ajuste, no mayor que el actual, sujeto al escenario fiscal y la situación económica, para complementar el grado de estímulo necesario como reacción a las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19.

El consejo del banco se reúne cada 45 días para tomar decisiones de política monetaria en el país. En el primer día de reunión se realizan diferentes presentaciones técnicas sobre las perspectivas de la economía brasileña y mundial, así como el comportamiento del mercado financiero. En el segundo día, los miembros del Copom, formado por la junta directiva del Banco Central, analizan las diferentes posibilidades y definen el nuevo nivel de la 'tasa Selic'.

En la pasada reunión del 6 de mayo, el instituto emisor decidió recortar los tipos de interés de forma unánime en 75 puntos básicos para dejarlos en el nivel del 3%. La entidad explicó que la decisión se basaba en un entorno económico que necesita un estímulo monetario "extraordinariamente alto", aunque advirtió sobre las limitaciones potenciales al grado de ajuste adicional en el futuro.

"En este contexto, a pesar de la provisión adicional de estímulo fiscal y monetario por parte de las principales economías, y cierta moderación en la volatilidad de los activos financieros, el entorno para las economías emergentes sigue siendo desafiante, con salidas de capital significativamente mayores que en episodios anteriores", añadió.