Publicado 10/12/2020 13:52CET

El Banco de México critica la nueva ley sobre divisas aprobada por el Senado y advierte sobre sus riesgos

El Banco Central de México recorta la previsión de crecimiento para México en 2019
El Banco Central de México recorta la previsión de crecimiento para México en 2019 - TWITTER - Archivo

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco de México (Banxico) ha criticado la nueva ley sobre divisas aprobada en el día de ayer por el Senado del país norteamericano, por la cual se plantea que solo billetes y monedas extranjeras podrán ser parte de las reservas internacionales, mientras que las divisas internacionales excedentes que no puedan repatriarse a su país de origen serán compradas por Banxico.

En un comunicado emitido en la madrugada del miércoles, la institución azteca ha explicado que la iniciativa propuesta por la formación Morena prevé que esto se logre "imponiendo al Banco de México la obligación de comprar esos billetes y monedas captados por la banca y que no puedan ser repatriados".

En este contexto, el organismo ha señalado que el proyecto ocasionará impactos y riesgos "sustanciales" sin cumplir el objeto que dicha iniciativa buscar lograr.

De hecho, el comunicado emitido por Banxico advierte de que las autoridades competentes en materia de prevención del lavado de dinero "coinciden en las afectaciones que el proyecto ocasionaría en los estándares que el sistema financiero debe establecer al operar con billetes y monedas extranjeros, que son considerados de alto riesgos, así como el contagio de dichos riesgos al banco central".

En concreto, el Senado mexicano reformó los artículos 20 y 34 de dicha ley, a los que añadió los artículos 20 Bis y 20 Ter en materia de captación de moneda extranjera en efectivo. Así, las divisas que podrán ser parte de la reserva será el dinero en metálico extranjero (captado por las instituciones de crédito) que no pueda ser repatriado a su país de origen.

Los billetes y monedas extranjeras excedentes que capten las instituciones de crédito serán repatriados a su país de origen, pero aquellos que no puedan repatriarse serán comprados por Banxico.

El proyecto, según sus impulsores, pretende beneficiar a la población que recibe billetes y monedas extranjeros, sobre todo de aquellos que se dedican a actividades turísticas o que reciben remesas en efectivo.

Sin embargo, la institución azteca ha puesto el foco en los riesgos que acarrearía esta iniciativa en cuanto a restricciones de otras entidades extranjeras.

"Ello podría dar lugar a que autoridades extranjeras impongan restricciones a las entidades financieras de su país y que ofrecen servicios de corresponsalía a las instituciones mexicanas para procesar la moneda extranjera que estas últimas capten, así como limitaciones a las operaciones y acuerdos celebrados con el Banco de México", ha advertido el banco central.

Asimismo, la institución azteca ha reiterado la vulneración que las normas previstas en el proyecto de decreto ocasionarían a la autonomía del instituto central y a su operativa.

En particular, el proyecto de decreto "obligaría al banco a realizar operaciones activas de alto riesgo que pueden comprometer la disponibilidad de los activos internacionales en reserva y el cumplimiento del mandato constitucional de preservar el valor adquisitivo de la moneda nacional".

La iniciativa, que se aprobó con 67 votos a favor, 23 en contra y 10 abstenciones en el Senado, ahora pasará al Cámara de Diputados.