Actualizado 01/05/2012 20:39 CET

Bolivia.- Morales expropia la filial boliviana de Red Eléctrica Española y ordena al Ejército que tome sus instalaciones

LA PAZ, 1 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha nacionalizado este martes las acciones que Red Eléctrica Internacional, subsidiaria de Red Eléctrica Española, posee en la Empresa Transportadora de Electricidad, y ha ordenado al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Tito Gandarillas, que "tome las instancias de la administración y operación de la Empresa Transportadora de Electricidad".

El jefe de Estado informó de que su Gobierno ha asumido esa decisión como un justo reconocimiento a los trabajadores y al pueblo boliviano, que "ha luchado por la recuperación de los Recursos Naturales y de los servicios básicos", según declaraciones recogidas por la oficial Agencia Boliviana de Información (ABI).

El presidente de Bolivia explicó que el decreto tiene por objeto nacionalizar en favor de la Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE) el paquete de acciones que posee la Sociedad Red Eléctrica Internacional en la Empresa Transportadora de Electricidad y las acciones propiedad de terceros provenientes de esa sociedad.

El Decreto Supremo 1214, por el que se ratifica la operación, reza: "Se nacionaliza la totalidad de las acciones que conforman el paquete accionario que posee la sociedad Red Eléctrica Internacional SAU, debiéndose transferir, registrar las acciones en favor del Estado Plurinacional de Bolivia bajo la titularidad de la Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE)".

Morales indicó que la decisión se corresponde con el marco general de la política de su Gobierno, dirigido a recuperar el control, administración y dirección de las empresas estratégicas. Entre ellas, la Empresa Transportadora de Electricidad.

"Es decir, para aclaración ante la opinión pública nacional e internacional, esta empresa antes era nuestra y lo que era nuestro ahora estamos nacionalizando", fundamentó.

La de hoy es la segunda expropiación que realiza un gobierno latinoamericano a una empresa de accionariado español, después de que la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, decidiera el pasado 16 de abril la expropiación del 51 por ciento de YPF, filial de Repsol.