Bolivia.- Las petroleras extranjeras "inflaron" sus inversiones, según las auditorías del Gobierno

Actualizado 23/10/2006 16:01:11 CET

Aparentemente violaban contratos pero no era un fraude, porque tenían libertad para fijar precios, encontrar mercados y definir políticas

LA PAZ, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las empresas petroleras extranjeras presentes en Bolivia, incluida la hispano-argentina Repsol YPF, "inflaron" sus inversiones en el desarrollo de los campos de gas y tuvieron ganancias "millonarias" al amparo de la derogada Ley de Hidrocarburos aprobada por el Gobierno del ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada.

Así lo aseguró el ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, al dar a conocer los resultados de los informes preliminares de las 49 auditorías ordenadas por el Gobierno de Evo Morales a las petroleras, en los que, según destacó, aparecen las "irregularidades" cometidas por esas empresas en los últimos años.

Por ejemplo, mencionó que mientras el precio oficial de venta de un millón de unidades térmicas británicas (BTU) a Brasil era de 3,35 dólares, alguna petrolera exportaba sólo a 1,09 dólares. "Aunque esto significaba pérdidas para Bolivia, el combustible servía como materia prima a su compañía matriz, que así obtenía extraordinarias ganancias. Pero no había fraude, porque la ley lo permitía", indicó.

Los 49 informes preliminares entregados por las empresas auditoras a su Ministerio revelan que se han detectado en varias compañías petroleras "montos sobredimensionados" sobre inversiones realizadas en el desarrollo de los campos y que no guardan relación con la información que habían entregado a su despacho.

Así, Villegas informó de que las auditorias confirmaron que las compañías extranjeras, al amparo de la derogada Ley de Hidrocarburos, obtuvieron altas ganancias en el mercado interno, pero que el negocio externo, que tenían bajo su control, les reportó millonarios réditos, según el ministro.

"La rentabilidad fue alta. Las empresas obtuvieron en el mercado interno ganancias muy altas. Estamos hablando del 20 ó 25 por ciento de la tasa interna de retorno", señaló Villegas, quien explicó que algunas empresas, a las que no identificó, obtuvieron extraordinarias ganancias por la exportación de gas natural a Brasil y Argentina.

Según explicó el ministro, algunas compañías, cuyas matrices se encuentran en esos dos países, vendieron el gas natural boliviano por debajo de los precios establecidos en los respectivos contratos, porque la Ley de Hidrocarburos decretada por el entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada así lo permitía.

OPERATIVA.

Las auditorías revelaron pérdidas permanentes para el país, pero lo curioso es que si bien las petroleras experimentaban perjuicios por ese bajo precio, obtenían ganancias extraordinarias, "porque el gas que llevaban de aquí era materia prima para otro país y las ganancias se multiplicaban porque la empresa que compraba era la misma".

Señaló que esa operación, que aparentemente violaba los términos del contrato, no constituía un fraude para Bolivia por la simple razón de que todas las empresas tenían libertad para fijar precios, encontrar mercados y definir políticas. Recordó que la matriz de Petrobras está en Brasil y que Repsol YPF "tiene capitales españoles y argentinos" y mantenía el control de la venta de gas a este país.

Esas ventajas estaban contenidas en la Ley de Hidrocarburos que aprobó en el Congreso el Gobierno de Sánchez de Lozada, hoy prófugo de la Justicia acusado de genocidio. Otra de las irregularidades tienen que ver con las inversiones en el desarrollo de los campos petroleros y gasíferos, es decir en la perforación de los mismos.

Las auditorías verificaron diferencias sustanciales en el costo de la perforación de pozos que van desde 20 millones de dólares por pozo hasta 40 millones de dólares. "Si bien es cierto que la topografía donde están los campos podría llevar a pensar en costos elevados", pero no deberían mostrar esas diferencias extremas, sentenció.