Publicado 22/07/2020 14:28CET

Brasil.- Brasil comienza su reforma tributaria con la unificación de impuestos

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes
El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes - Isac Nobrega/Palacio Planalto/dp / DPA - Archivo

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Administración brasileña ha enviado la primera parte de su propuesta de reforma tributaria al Congreso Nacional, con el foco puesto en la unificación de impuestos, para simplificar los procesos tributarios y atraer la inversión internacional.

El texto enviado por el ministro de Economía, Paulo Guedes, recoge la integración de la tasa del Programa de Integración Social y de Formación de Patrimonio del Servidor Público (PIS) y el de la Contribución sobre la Financiación de la Seguridad Social (Cofins) en un nuevo impuesto de Contribución Social sobre Operaciones con Bienes y Servicios (CBS), con una tasa única del 12% para las empresas y del 5,8% para las entidades financieras.

El objetivo de esta propuesta es reducir la complejidad de la declaración de impuestos para las empresas, que gastan más de 1.500 horas al año para realizar dicha tarea, lo que es tres veces superior a la media de los países latinoamericanos, que dedican en torno a 600 horas anuales.

El secretario del departamento de ingresos federales de Brasil (Receita Federal), José Barroso Tostes, ha subrayado la "enorme simplificación" resultante de esta medida, puesto que supone unificar cinco contribuciones en una sola, lo que generará facilidades en las declaraciones, en las informaciones y en el cálculo de los impuestos.

El presidente del país, Jair Bolsonaro, publicó un mensaje en el Diario Oficial da União el martes por la noche en el que solicitaba al Congreso de manera urgente proceder con dicha reforma, que propondrá otros cambios en bases impositivas o transacciones digitales.

En concreto, el Gobierno deberá presentar dichas propuestas en el plazo de 30 días, entre las cuales, según la agencia de noticias brasileña 'EBC', se incluirá la reestructuración del Impuesto sobre los Productos Industrializados (IPI), que pasaría a aplicarse solo a un determinado conjunto de bienes, como las bebidas alcohólicas, cigarrillos o alimentos azucarados.

La propuesta del Ejecutivo también recoge un cambio en el Impuesto sobre la renta de las empresas (IRPJ), que conllevaría una reducción de la carga fiscal sobre la empresas en cuestión a cambio de la imposición de la tributación de los dividendos.

La última solicitud está relacionada con la eliminación de la contribución patronal sobre la nómina, lo que supondría, según las autoridades brasileñas, una forma de reducir el coste de contratar a trabajadores.