Actualizado 31/01/2011 15:21 CET

Suspenden temporalmente la fusión de LAN-TAM porque puede crear efectos "nocivos" en la competencia

aeronave de TAM
EP

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Libre Competencia de Chile (TDLC) ha decidido paralizar temporalmente la fusión entre la aerolínea chilena LAN y la brasileña TAM, debido a la reclamación interpuesta el pasado jueves 27 de enero por la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus) alegando que la fusión "puede acarrear graves y nocivos efectos en materia de competencia", según el informe presentado por la asociación ante el Tribunal chileno.

Conadecus asegura en el escrito que "lo más importante y preocupante" es que el comportamiento de LAN frente a la competencia "no es ni ha sido el adecuado a nivel interno como externo", por lo que insta al juzgado a que sea quien determine los alcances de la fusión "previa apertura de un proceso de consulta" donde todos los actores que tengan interés puedan participar, opinar y acompañar todos los antecedentes del caso.

Tras recibir la alegación, el poder judicial ha accedido a solicitar a todos los interesados que presenten sus opiniones en torno a esta operación dentro del plazo de 30 días hábiles contados desde la publicación de la resolución en el Diario Oficial de Chile.

Por otra parte, el mismo día de que Conadecus entregó el informe al tribunal, este recibió otro documento firmado por la Fiscalía Nacional Económica de Chile (FNE) y LAN, por el que se lograba un acuerdo extrajudicial que proponían medidas de mitigación para las rutas donde tendrán concentraciones del 90% como son las de Sao Paulo, Río de Janeiro y Asunción, según informa el diario chileno La Tercera.

No obstante, la presentación fue rechazada por el TDLC debido a que ya había acogido previamente la solicitud de Conadecus.

En ese sentido, la acción de los consumidores fue recibida con "sorpresa" por LAN, donde esperaban que el acuerdo extrajudicial alcanzado con la fiscalía "blindara" la operación en un breve período de tiempo.

Debido a que el blindaje no ha sido posible, las negociaciones de ambas aerolíneas podrían retrasarse "unos ocho meses", por lo que el proceso de fusión sufrirá una ralentización o, incluso, podría frustrarse.

De esta forma, peligra la creación de la nueva aerolínea, que tendría una flota superior a 280 aeronaves que operarían en 115 destinos de 23 países.