Brasil.- Francia emitirá un nuevo informe sobre el accidente del vuelo París-Río de Air France el próximo 4 de mayo

Actualizado 23/04/2010 21:39:12 CET

PARÍS, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA, según sus siglas en francés), organismo encargado de la investigación del accidente del vuelo París-Río de Air France emitirá un nuevo informe el próximo 4 de mayo, una vez concluya la tercera fase de la búsqueda de las cajas negras que por el momento sigue siendo "infructuosa".

La BEA indicó que la búsqueda submarina en la zona delimitada unos 3.000 kilómetros se completará prácticamente este fin de semana. Hasta el momento, en los 2.800 kilómetros revisados no se ha encontrado resto alguno de las cajas negras del avión.

Los tres barcos equipados con sonar que participan en la búsqueda han realizado un total de 40 inmersiones en condiciones meteorológicas favorables sin obtener ningún resultado.

Según informó hoy el diario 'Le Figaro', el presupuesto para esta nueva campaña de búsqueda ya se ha agotado por lo que no está claro que continúe la búsqueda.

El secretario de Estado de Transportes de Francia, Dominique Bussereau, dijo hoy que ha pedido a la BEA que continúen con la búsqueda para tratar de localizar los restos del avión de Air France, que cayó al Atlántico el 1 de junio de 2009, y en el que murieron 228 personas, que permitan esclarecer las causas del accidente, que por el momento se desconocen.

El segundo informe de la BEA sobre el accidente recomendaba "cambiar los criterios para la certificación" de las sondas de velocidad --conocidas como 'pitot'-- de la marca francesa Thales en los A330 y A340 por otras del fabricante estadounidense Goodrich, ante las dudas sobre la fiabilidad de las mismas.

ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA ENCONTRAR LAS CAJAS.

Para Bussereau la tercera fase de la investigación, que aún no ha finalizado, supone la última oportunidad para localizar las cajas negras del avión.

La BEA dio por concluidas las tareas de búsqueda de las cajas negras el 20 de agosto de 2009, que no permitieron su localización, pero sí algunos restos del avión. En sus primeras fases, los expertos analizaron unos 1.000 fragmentos del avión.

Los trabajos efectuados con los equipos de asistencia acuática durante la segunda fase de la investigación permitieron completar la exploración en un radio de 75 kilómetros, tomando como referencia el último mensaje enviado por el aparato sobre su posición, lo que permitió encontrar trozos del fuselaje y de la cola y recuperar 51 cuerpos.

Durante estas tareas, la señal emitida por las balizas de las cajas negras no pudo detectarse. Cuando están sumergidas, emiten durante un mínimo de 30 días con una frecuencia de 36.5 megaherzios y un impulso por segundo, por lo que si están a gran profundidad los micrófonos sumergidos no captan fácilmente la señal. En la tercera fase la nueva búsqueda se realiza a 4.000 metros de profundidad.